“Quédate en México”

0
1088

Hoy se reanuda el programa “Quédate en México” con el que Estados Unidos enviará a nuestro país los migrantes que tramitaron una visa humanitaria y esperan que las cortes federales les concedan asilo en la unión americana, cuyo proceso legal tardará varios meses, incluso años, según especialistas en torno al fenómeno de la migración en Latinoamérica.

          El pasado 2 de diciembre los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador acordaron la reanudación del programa “Quédate en México”, también conocido como Protocolo de Protección al Migrante (MPP por sus siglas en inglés), por el que los solicitantes de asilo de otros países, permanecerán en territorio mexicano en espera de la respuesta de las cortes federales de Estados Unidos.

          Y aunque el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubón, rechazó en diversas ocasiones que México se convertiría en lo que se denominó como “Tercer país seguro”, es decir que recibiría a los miles y miles de migrantes mientras que se autorizaban o no sus solicitudes de asilo en los Estados Unidos, finalmente cedió por “razones humanitarias”.

          El programa “Quédate en México” se había implementado con anterioridad por el ahora expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, luego de que su amigo López Obrador se echó para atrás de permitir que México se convirtiera en el “Tercer país seguro” para albergar en forma temporal a los miles de migrantes que han solicitado una visa humanitaria en la unión americana.

          La amarga experiencia que vivieron miles de migrantes entre el 2017 y a principios del 2021 con la implementación del programa “Quédate en México, permite señalar que se provocará nuevamente una crisis humanitaria en caso de que no se destinen los recursos necesarios para instalar albergues en condiciones higiénicas, como sucedió durante la administración de Trump y de López Obrador.

          Muchos temen que se vuelvan a repetir los dramas que vivieron miles de migrantes en el campamento de Matamoros, ya que estuvieron por más de 20 meses en condiciones de hacinamiento y precariedad en espera de una respuesta de las cortes federales de Estados Unidos.

          El 23 de diciembre del 2019, Jill Biden, esposa del entonces aspirante a la candidatura demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, visitó el campamento de migrantes en Matamoros, acompañada por el Obispo de Brownsville, Daniel Flores, a fin de entregar tamales a poco más de 2 mil personas que se encontraban en el lugar.

          La visita de Jill Biden en aquella ocasión propició que luego a través del MPP se les permitiera esperar en Estados Unidos la respuesta de las cortes federales acerca de su solicitud de una visa humanitaria.

          Joe Biden desde el primer día como presidente de los Estados Unidos suspendió el programa “Quédate en México” impulsado por Donald Trump desde enero del 2019, sin embargo, logró enviar a más de 60 mil indocumentados a México para esperar sus citas ante jueces migratorios.

          En febrero del 2021, la administración de Biden permitió la entrada a Estados Unidos de migrantes bajo el MPP, incluso en junio del mismo año, el Departamento de Seguridad Nacional puso fin en forma definitiva el programa impulsado por Donald Trump.

          Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos le ordenó a la administración de Joe Biden cumplir la orden de un Juez Federal de Texas para reestablecer el programa “Quédate en México.

          Se espera que la reanudación del programa “Quédate en México” sea totalmente diferente luego de que el presidente Joe Biden se comprometió a canalizar los recursos necesarios para que los migrantes que envíen a partir de hoy vivan en albergues con todas las medidas higiénicas necesarias, incluso de habla de que el primer paso será la vacunación en contra del Covid-19 para evitar el contagio en los campamentos.

          Vamos a ver si en realidad hay un verdadero cambio a favor de los migrantes que serán enviados por el programa “Quédate en México, por lo que hay que estar muy pendientes sí las organizaciones como la Casa del Migrante en Nuevo Laredo, Senda de Vida en Reynosa, San Francisco de Asís en Matamoros, entre otras que hay en Tamaulipas, reciben los apoyos necesarios para cumplir con esta loable labor humanitaria.

          Por otra parte, luego de que el diputado federal Gerardo Flores Peña se sumó a la búsqueda de la nominación del PAN a la gubernatura de César Augusto Verástegui Ostos, mejor conocido como “El Truco”, ya nadie duda que el todavía Secretario General de Gobierno se convertirá en el candidato del blanquiazul a la contienda electoral del 2022 en la entidad.

          Y más ahora que la dirigencia nacional del PAN, que preside Marko Cortés Mendoza, decidió ceder la nominación del candidato al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

          La decisión de Cortés Mendoza aleja la posibilidad de que se concrete una alianza con el PRI y el PRD en Tamaulipas, según varios militantes del PAN que temen una campaña de desprestigio por las relaciones que ha tenido “El Truco” a lo largo de su carrera política.

          Esperaban que la dirigencia nacional del PAN abriera la posibilidad de que la militancia tamaulipeca decidiera quién debería ser el candidato a la gubernatura, puesto que creen que Jesús Nader Nasrallah tiene más méritos y mejor proyección personal que el todavía funcionario de la administración estatal.

          En contraste, reconocen que Verástegui Ostos ha sabido “tejer fino”, ya que ha logrado incorporar de nueva cuenta a distinguidos panistas que se habían alejado por diferencias con el mandatario estatal, como es el caso de Norma Leticia Salazar Vázquez, exalcaldesa de Matamoros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here