La herencia

0
795

Imagino que el lector identifica el significado del título y estará de acuerdo con quién escribe, que no todas las herencias son de riqueza material, financiera, cultural, intelectual y hasta políticas.

Precisamente he de referirme en este espacio a la herencia política, económica y social que recibirán los miembros del Cabildo victorense, que en un par de días recibirán de sus homólogos que dejan el cargo por mandato constitucional.

En la capital de Tamaulipas se van dos síndicos, 21 regidores y una presidenta municipal… entre todos se cuentan 13 mujeres y 11 varones (24), y que por lo menos 23 gozaron de las mieles del presupuesto municipal por tres años, porque es justo reconocer que María del Pilar Gómez Leal, siendo diputada local, fue propuesta como sustituta del alcalde electo, Xicoténcatl González Uresti, el 1 de octubre del pandémico 2020 por el Cabildo de Victoria, para ocupar la Presidencia Municipal Sustituta.

Pese a las presiones presupuestales a Gómez Leal no le fue posible congraciarse con la muy lastimada ciudadanía y perdió la posibilidad de su reelección contra Eduardo Abraham Gattás Báez (1967) del partido del presidente de la República.

Sin temor a error, la herencia maldita que Eduardo ‘Lalo’ Gattás Báez recibirá, es muy nociva para la ciudadanía y su imagen está muy comprometida con la sociedad victorense que espera no a un político más, no a un bailador de zumba o caminante sin rumbo, espera a un comprometido con su palabra.

Gattás Báez recibe de herencia victorense, miles y miles de baches urbanos y en este paquete hay otros tantos baches rurales. Forma parte de esta herencia, toneladas y toneladas de basura, dispersa por las calles, callejones, avenidas y bulevares, que no solo están en las esquinas, sino a mediación de calles que igualmente se elevan las pilas de bolsas y desechos domésticos, no solo que lastiman visualmente la capital, sino han formado focos de infección muy severa, sobre todo para los adultos mayores e infantes.

Se anunció a una persona muy mayor de edad y con antecedentes en el cargo que se propuso como gerente de la COMAPA-VICTORIA y ese también es uno de los retos que se aceptó en las urnas para enfrentarlo… no para estar enterado y culpar a otros de la ineficiencia del servicio, sino para solucionar esta deficiencia.

No se limita solo la falta de suministro del vital líquido, sino la queja ciudadana señala las múltiples fugas de agua potable por distintos y muy abundantes rumbos de la capital victorense; además de las fugas de aguas negras que han provocado enfermedades en varios sectores y que todo eso se factura para los victorenses.

Son más los temas propios de la capital del estado y es relevante la inseguridad, el desempleo y hasta el subempleo que escasea; el alumbrado público y por favor: Dejen como está la Av. Francisco I. Madero, mejor identificada como el 17, porque es hasta tradición que cada alcalde modifica esta importante vía y ahí invierten millonadas de pesos, sin necesidad, solo la egolatría de su ‘firma’.

Eduardo Gattás Báez ha tenido tiempo suficiente para diseñar su plan municipal de gobierno, partiendo no solo de lo que conoció y reconoció en su campaña como candidato, sino con lo que cuenta y pudiera contar como primera autoridad del municipio.

La herencia que menos quisiéramos heredara este ayuntamiento, empezando por la presidencia, es la de otras administraciones, como las mentiras, las falsedades, los pretextos y hasta las omisiones a los comentarios mediáticos y de las redes sociales.

Por favor, que el nuevo alcalde no caiga en el tonto error de ‘poner a las órdenes’ de los victorenses un número telefónico ‘directo’ como lo han hecho otros, porque esos trucos publicitarios ya los conoce la ciudadanía y no quisiéramos, quienes amamos a Victoria, que empiecen los recordatorios familiares.

Cierro el espacio de hoy, con la reflexión sobre la celebración de los 700, 500 y 200 años que a nivel nacional y a todo lujo se hizo en el majestuoso escenario de la Plaza de la Constitución, en ése patio extraordinario del Palacio Nacional, residencia oficial de la 4T.

¿Cuál fue la inversión general de la celebración, entre luces, vestuario, escenografía, transportación, tecnología, transmisiones, música, salarios, maquillistas, etc., etc., para el espectáculo privado de la presidencia y sus invitados especiales?

Bendita austeridad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here