Lucha por las nominaciones

La nota se ha leído 857 veces

En medio de una fuerte oleada de rumores acerca de que había sido cesado por no poder solucionar los conflictos con campesinos en el norte de la entidad, el doctor Felipe Garza Narváez anunció que renunciaba a la Delegación de la Secretaría de Gobernación (Segob) a fin de no tener ningún compromiso que le impidiera buscar una nominación para poder contender en las elecciones del 2021.

El ahora exfuncionario federal podría ser el candidato de Morena a la diputación federal por el V Distrito Electoral Federal con cabecera en Victoria, ya que ha sido una de sus metas personales poder estar en la tribuna de la Cámara de Diputados, además de tener la honrosa distinción de haber sido en tres ocasiones representante popular por el XIV distrito electoral bajo las siglas del PRI.

Garza Narváez podría ser abanderado de otro partido político en caso de que su nominación en Morena se complique a causa de la intrincada lucha interna que hay en esta organización creada por Andrés Manuel López Obrador, en especial por el reparto que se dará para respetar la equidad de género.

En una situación parecida se encuentra la activista Reyna Garza Hinojosa, quien ahora bajo las siglas del PVEM pretende ahora ser candidata a la diputación federal por el V Distrito Electoral Federal, pero en cada una de sus incursiones ha fracasado rotundamente, como sucedió en pasadas elecciones del 2018.

Aunque argumenta que le fueron robados más de 60 mil votos en la pasada contienda federal, lo cierto es que se ha convertido en toda una “chapulín” que va saltando de partido en partido sin lograr tener el apoyo ciudadano para obtener un cargo de elección popular.

Si bien es cierto que el ahora diputado local con licencia Arturo Soto Alemán ha mantenido fuera de los reflectores, no se descarta la posibilidad de que este preparando el terreno para ser el candidato del PAN a la diputación federal del V Distrito Electoral Federal, luego de que logró obtener un holgado triunfo en el 2018 para llegar al Congreso Local, sobre todo cuando “la caballada está muy flaca” en el blanquiazul de Victoria.

Si bien es cierto que la lucha por las nominaciones apenas empieza, no debemos olvidar que a más tardar el próximo 13 de noviembre las dirigencias de los partidos políticos deberán de comunicar a las autoridades electorales el método a utilizar para la selección de sus candidatas y candidatos.

Por otra parte, pero sin dejar el tema, causó mucha inquietud el proyecto de sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) que ha circulado en redes sociales porque plantea cancelar la elección de la dirigencia nacional de Morena y posponerla hasta después de las elecciones del 2021.

El proyecto de sentencia, elaborado por el magistrado presidente del TEPJF, Felipe Fuentes Barrera, dice que: “Se revoca el proceso de renovación de dirigencia en el partido a través del método de encuesta llevado a cabo por el INE, ya que los lineamientos y la convocatoria han presentado errores y omisiones que no garantizan equidad para los militantes”.

El diputado federal Mario Delgado Carrillo, uno de los contendientes por la dirigencia nacional de Morena, luego de enterarse del proyecto de sentencia cuando se encontraba en Reynosa, de inmediato advirtió que “el TEPJF perdería su prestigio” en caso de tumbar el método de la encuesta abierta que se inició el 2 de octubre y concluirá el próximo 8 de octubre.

Por su parte, el también diputado federal Porfirio Muñoz Ledo Lazo de la Vega, convocó a la militancia de Morena a seguir presionando para que no se tumbe la encuesta abierta luego de enterarse que se había suspendido la sesión del TEPJF donde se discutía si se cancelaba o no.

De hoy a mañana, los integrantes del TEPJF deben tomar una decisión, pero en caso de que la sentencia sea cancelar la encuesta se perderían los 20 millones de pesos que ha gastado el INE para organizar la consulta, sin dejar de contar el multimillonario gasto que han hecho los contendientes, sobre todo Delgado Carrillo que debe todavía explicar donde fue a parar el presupuesto de 444 millones de pesos que ha tenido la fracción de Morena en la Cámara de Diputados.

En otro tema, el Acuerdo para la Reactivación Económica de México, que ayer se suscribió entre el presidente López Obrador y dirigentes empresariales fue calificado como decepcionante por expertos financieros, debido a que sólo se concretaron 39 proyectos de inversión en infraestructura de los 105 que se habían propuesto para agilizar la recuperación de empleos.

Aunque el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelí, anunció que se analizarán otros proyectos para la generación de energías limpias, no convenció a los expertos financieros que temen la política restrictiva impulsada por la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle García, quien ha pretendido cancelar varios programas de inversión en energía solar y energía eólica.

Por último, el presidente López Obrador no le gusto nada el artículo editorial del Financial Times que lo califica como el nuevo líder autoritario de América Latina, incluso el rotativo británico argumenta que “cuando un presidente exige lealtad ciega a sus colaboradores y seguidores”, así como también “cuando pide el voto popular para enjuiciar a sus predecesores”, entre otras verdades que nadie puede negar ante el “mesías tropical”, como le dice el escritor Enrique Krauze.

Deja un comentario