Más  “ovejas negras” del corral panista

La nota se ha leído 862 veces

Resuelto el asunto de Victoria, el PAN Tamaulipas necesita voltear la vista hacia otros municipios para seguir tapando “baches” políticos, generados por alcaldes corruptos e irresponsables.

Evidente que no fue difícil deshacerse de la rémora en la capital, y si hay la voluntad política de pavimentar el camino en los 43 municipios rumbo al seis de junio del 2021, otros “peces”  pueden caer o ser “jalados” por la Fiscalía Anticorrupción para generarle “imagen” al partido.

Hay varias “ovejas negras” en el corral panista.

Muy cerca de la capital, Casas, se da un cacicazgo que dio sus primeros pasos y, si lo dejan, hará morder el polvo al grupo azul en los comicios que vienen. Lo lidera un muchacho de nombre Arturo Barrón Perales, alcalde en el 2016-18, a quien se le dio oportunidad de dejar como sucesora a su hermana Janet Elena.

El poder bajo el trono es Arturo, residenciado en ciudad Victoria y que utiliza al ayuntamiento como su “juguetito nuevo” y fuente de divisas.

Hoy quiere volver al ayuntamiento –o de perdido diputado por el distrito 16- y anda metido en la grilla con el visto bueno de su carnalita, y el repudio no solo del síndico y mayoría de los regidores, sino de la comunidad entera.

Ya solo falta que se traigan a la otra hermana, Karina, quien vive en Nuevo León, donde fue diputada local.

Hace meses lo miembros del cabildo Víctor Bazaldúa Cruz, Francisca Pérez Escobedo, Juana María del Refugio Quintanilla Mata, Trinidad Armijo Flores, Fabiola Marlén Hernández y Reynaldo Crespo Saldierna, pidieron desconocer a Janet por manejar las finanzas públicas como si fuera  negocio familiar.

Por igual, el PAN no las tiene consigo en Gómez Farías, otro municipio donde galopa  la corrupción alentada por el alcalde Francisco López Reyes. Junto a su familia son los proveedores del ayuntamiento.

Hay un encono social hacia los panistas porque tampoco han podido solucionar, en cuatro años, el problema del agua en Loma Alta, la comunidad más poblada de Farías.

Lo que más hondo ha calado, es que un hijo del jefe edilicio, Apolonio, volcó en una camioneta cuando en estado de ebriedad se dirigía en horas de la noche a ciudad Victoria. Fallecieron dos jóvenes, cuyas familias no recibieron ni una disculpa por parte del presidente.

Como “Pancho” ya tiene una reelección, debe retirarse, pero insiste en dejar sucesor que le proteja sus correrías. Tiene más puesto que un calcetín a su socio y tocayo Francisco Castro López.

Muy difícil que vuelva a ganar el partido si no toman medidas urgentes. Las tachas son demasiadas, a menos que… El “sistema” mande al bote al hoy dueño del presupuesto y autor de las pillerías.

En Tula ya van dos administraciones al hilo (una de dos y otra de tres años) y, el ciudadano común, ya no soporta más a otros Toño “Láminas” Leija Villarreal y  Lenín “Hermano Lelo” Coronado Posadas.

Como Lenín es solterito –y ni señales de alguna primera dama-, el DIF es dirigido por su hermanito Milton. Manejan la administración a control remoto desde la capital.

La ciudad más antigua de Tamaulipas convertida en una “Sodoma y Gomorra”.

Los negocios los “arma” Juan Andrés Díaz Cruz, quien fue el instrumento de Acción Nacional en 2018  para volver a ganar la plaza.

En lugar de mandar al bote a Juan Andrés por sus transas, la nomenklatura lo premió con una regiduría para su esposa Lucía Báez Martínez.

Conocidos como Los Hermanos Lelos, ya “trabajan” en la reelección del jovenazo.

Padilla, en manos de Eduardo “Lalo” Alvarado García desde hace cuatro años, es otro de los municipios donde los “ingenieros electorales” de Acción Nacional necesitan tomar decisiones urgentes, antes que el malestar ciudadano llegue a niveles de rencor.

Alvarado ya fue alcalde en ocasión anterior. Acumulará ocho años para octubre del 2021. Todo un cacicazgo.

La inconformidad se gesta al interior del grupo panista. Si desde Victoria deciden prolongar el poder de “Lalo”, los azules del grupo dominante, liderados por Absalón de los Reyes Garza, se irán por otro partido.

Originario de Hualahuises, N. L., el ya tres veces alcalde siempre ha estado en la controversia y el escándalo, comenzando con el lema de la administración, que podría ser anticonstitucional: “Construyendo Padilla, en Dios haremos proezas”.

Quiere ahora dejar a su hermana Leticia como sucesora. Al igual que en Tula, a falta de una esposa por ser “solterito”, ella es la presidenta del DIF y trae la caja de las galleas bajo el brazo.

Estas son, entre otras,  las “ovejas negras” a las que necesita poner atención el partido. No gozan de buena reputación y, como en Victoria, han perdido la confianza de los ciudadanos.

Se sabe que los de Acción Nacional han tomado ya algunas decisiones, no obstante que tienen pendientes los municipios asignados a las mujeres. Deberán postular mitad y mitad.

Antes de irnos, hay urgencia por nombrar a la nueva alcaldesa de Victoria. Instalado el periodo ordinario de sesiones del Congreso, por la tarde se reunió la Comisión de Gobernación para darle curso. El pleno se reunirá el viernes a las ocho de la noche para la última palabra y tomar su protesta a Pilar Gómez Leal como sucesora de Xicoténcatl González Uresti.

Deja un comentario