Afectaciones del Covid-19

La nota se ha leído 1248 veces

Una verdad irrefutable es que en distintos contextos la pandemia del COVID-19 ha hecho estragos. Desde luego el primero es el de la Salud Pública y como colaterales la economía del mundo, ninguno en especial, todos de una forma u otra nos hemos visto lastimados por la poca actividad económica en todas las áreas.

En el campo de la medicina, los hospitales, clínicas y centros de salud están saturados y si bien es cierto hay muchos enfermos, también lo es por el afán de controles sanitarios y hasta los pacientes tienen que esperar en la vía pública, solo para que sean valorados… Otros murieron ante la mirada atónita de familiares y curiosos. En el caso de traer síntomas mínimos del Coronavirus, entonces son remitidos a áreas u hospitales destinados para atenderlos.

En el mismo contexto de la Salud Pública, el mundo de la salud ha protestado insistentemente por la falta de insumos básicos para atender a los pacientes contagiados y tan es así que hace falta conocer las estadísticas oficiales y no oficiales del personal de salud que ha fallecido por esta causa: cumplir con su deber profesional y laboral.

El aspecto político no es ajeno al problema, particularmente en las medidas preventivas, la asignación de presupuestos y recursos que debieran destinarse al combate a del virus.

Lamentable pero real, en el mundo se conocen posturas de unos y otros funcionarios frente a la pandemia. Creen o no en este fenómeno. Pero hay más… como en todo, surgen políticos o familiares de éstos que se valen del cargo para hacer negocios sucios, fraudulentos, con la salud y hasta con la muerte de los demás.

En la educación aparentemente “todo bien”, salvo la disminución de la matrícula de alumnos que, sobre todo en las escuelas privadas bajó sensiblemente, porque no se dio en la proporción que se esperaba.

Hago énfasis en los conflictos que se reportan por este problema al que llamaría La Educación Pandémica en México, porque, si el ciclo escolar pasado concluyó hasta con entusiasmo, se debió al de maestros y gran apoyo de los padres de familia, porque a los ‘cerebros del sexenio’ fue muy pobre. La razón simple: ‘no dieron pie con bola’

Este ciclo escolar 2020-2021, casi al término de la semana de inicio, se reciben reportes sobre la pésima conectividad de Internet y no solo porque ‘la red se cae’, sino porque hay constantes altibajos de velocidad y desconexión.

Algunos sectores socioeconómicos presentan problemas por las transmisiones de televisión pues en lugar de estudiosos de la pedagogía, las y los modelos que imitan a los docentes, quizá siguen un guion no revisado por maestros y terminan por caer en repeticiones y contradicciones… y así salen al aire.

Javier Poza, conductor de espectáculos del Grupo Fórmula Noticias entrevistó, en su programa matutino, a una renombrada gimnasta, quien fue contratada para dar una clase de Educación Física y ella, con la limpieza de su intención, dijo ante los micrófonos que no es maestra de E. F., pero que enseñó a los niños ejercicios que les ayudaran a ejercitarse, pero además no corrieran peligro de lastimarse. ¿Y el programa de la SEP?

Adiciono, una sola televisión en un hogar con varios escolares representa conflictos grandes porque se ha dado el caso que en el mismo horario hay clases de bachillerato,

primaria, secundaria y hasta preescolar. Es cierto que hay repeticiones, pero usted seguro es padre de familia y entiende el panorama que algunos viven.

La educación superior no es la excepción, incluso algunos hablan de educación clasista por la condición o exigencia de acceder a las clases por medio de la computadora, Tablet o por lo menos de un celular con internet.

Es cierto que estudiantes foráneos no pagan la renta de los departamentos, cuartos o viviendas que tenían en la ciudad sede de sus estudios, por lo que es un ahorro, pero si el lugar de residencia es en la zona rural, es muy posible tengan problemas de para conectarse a sus clases virtuales.

Otra verdad: no han faltado los estudiantes (¿escuelantes?) que aprovechando la Pandemia del COVID-19 y antes de concluir la primera semana de clases, ya están preguntando a sus maestros ¿cómo le hacen? Porque no tienen compu, porque no tienen internet.

El término de escuelantes se nace de un trabajo de investigación educativa del Mtro. Domingo Reyna Rodríguez (+) que señala a esos muchachos que se inscriben y simulan desde asistir a clase, hasta ‘cumplir’ con las exigencias de sus profesores. Lamentable, se amparan de ‘su pobreza’ y el espíritu de auxilio de otros.

La realidad cruda es que egresan de la educación superior sin preparación, sin una capacitación mínima porque terminaron una carrera de favor, representando una realidad ficticia para ellos mismos, aunque el sistema ayudó.

Escuché o leí, que el negocio de los políticos era mantener a los pobres, porque así se siguen generando más programas de “ayuda a los que menos tienen” “A la población tercermundista”.

¿Dónde quedó aquello de ‘Ayúdate, que yo te ayudaré’?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here