Convocatoria de la COPARMEX

La nota se ha leído 1168 veces

Una vez más el sector empresarial busca que el presidente Andrés Manuel López Obrador deje atrás la tacañería que lo ha caracterizado y apoye la cruzada para salvar más de un millón de empleos que están en peligro de perderse en el sector formal a través de incentivos fiscales a las micros, pequeñas y medianas empresas en lugar de ofertar créditos que se entregarán hasta mayo.

          En esta ocasión la convocatoria surge de parte de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), que preside Gustavo de Hoyos Walther, quien se ha caracterizado por lanzar críticas fuertes en contra de la administración del presidente López Obrador.

          La primera convocatoria de sumar esfuerzos la hizo el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que preside Carlos Salazar Lomelí, quien había mantenido una relación respetuosa y cordial con el Jefe del Poder Ejecutivo Federal, pero luego de desechar las propuestas del sector privado se rompió la comunicación y hasta se registró un fuerte distanciamiento.

          Ahora nuevamente la iniciativa privada convoca a López Obrador ha trabajar unidos en favor de México, por lo que a través de la Coparmex propone destinar la cantidad de 96 mil 844 millones de pesos para instaurar el “salario solidario” que evitaría el cierre de empresas y el despido de trabajadores.

          De Hoyos Walther explicó que en el “salario solidario” participaría la administración de López Obrador para que junto con el sector patronal se paguen los salarios de los trabajadores, luego de que los negocios cerraron sus puertas o bajaron las ventas por seguir las indicaciones de prevención para evitar el contagio del coronavirus, por lo que no hay liquides para completar la nómina.

          Desde la vez pasada la iniciativa privada comenzó a trabajar en un plan económico financiero para evitar el cierre de las micros, pequeñas y medianas empresas, pero en esta ocasión la Coparmex convocó a los trabajadores para que juntos hagan el esfuerzo de no cerrar los negocios.

          Aunque se ve muy difícil que López Obrador acepte la convocatoria de la iniciativa privada, no hay que descartar la posibilidad de que el tabasqueño cambie de parecer ante la crítica situación que enfrenta la economía de México, luego de que las calificadoras Standar & Poor´s, Fitch Ratings y Moody´s rebajaron la capacidad crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

          El caso de Pemex ayer se agudizó luego de que el precio internacional del petróleo se derrumbó, ya que la mezcla mexicana paso de 16.54 a 14.35 dólares por barril que hace incosteable la producción del hidrocarburo en el país.

          De nada sirvió la reducción de la producción del hidrocarburo mundial que se acordó en la reciente reunión de la OPEP, debido a que en lugar de mejorar el precio internacional del hidrocarburo se desplomó porque sigue baja la demanda y la reserva petrolera de Estados Unidos sigue intacta.

          Además, el número de contagios y muertes por coronavirus ha crecido en forma exponencial en el país, cuyo hecho lamentable pone en jaque a López Obrador, quien deberá cambiar de actitud para evitar la debacle pronosticada de la economía de nuestro país.

          A propósito, la titular de la Secretaría de Salud en Tamaulipas (SST), doctora Gloria Molina Gamboa, dio a conocer en conferencia de prensa que el número de pacientes por coronavirus llegó ayer a 201 en nuestra entidad.

          Exhortó a la sociedad tamaulipeca a quedarse en casa para evitar que crezca el numero de personas contagiadas por el coronavirus, luego de que la semana pasada, es decir el 13 al 19 de abril, se pasó de 36 a 124 casos comprobados por los estudios de laboratorio.

          De igual forma, el número de muertos por el coronavirus se duplicó en la última semana, puesto que paso de tres a seis de personas que fallecieron a pesar de la atención prestada en los centros hospitalarios de la entidad.

          No se descarta la posibilidad de que se tomen medidas más extremas para evitar que siga creciendo el número de contagios y muertes por coronavirus en la entidad, como sucede en Jalisco y Michoacán.

          En el caso de Jalisco, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez anunció que establecerá retenes a la entrada de las carreteras del estado para verificar que los visitantes no estén infectados, sobre todo aquellos que proceden de la Ciudad de México, en donde se da el mayor número de contagios.

          En tanto que el gobernador Silvano Aureoles Conejo de Michoacán, firmó un decreto que hizo el aislamiento obligatorio para toda la ciudadanía, puesto que únicamente podrán realizar actividades necesarias, como comprar alimentos y medicinas, además de restringir la libre circulación en la entidad.

          En fin, se espera que en Tamaulipas no se llegué a esos extremos, sin embargo resulta necesario insistir en que se deben extremar las medidas sanitarias de prevención para evitar la propagación del coronavirus en la entidad.

Correo electrónico: jagovea_53@yahSoo.com

Deja un comentario