Confianza de AVA y la tragedia en bancada de morena

800

Me hago la pregunta que, en la práctica, es la que tiene que plantearse, no solo Armando Zertuche Zuani, el psicólogo pastor del rebaño legislativo, sino que también Américo Villarreal Anaya como precandidato del partido, igual el delegado partidista. Y la respuesta debe llevarlos a tomar medidas, quizá no inmediatas, pero si acordes con la estructura y funcionamiento de MORENA. ¿Son vicios de origen? ¿Deben iniciar, digamos, a cerrar puertas y ser más estrictos en la admisión de sus miembros?

La actitud de Nancy Ruiz Martínez, su postura, es un reto a la congruencia de ideas y comportamientos. Afirma dos cosas: que ya no es parte de la bancada de MORENA, que es legisladora sin partido; pero que, ¿Qué cosas?, sigue perteneciendo al partido. Es un malabarismo sin sentido y, carga la culpa, a que el líder congresal da instrucciones que no atienden a las políticas del partido, pero si, de plano electoreras: piensa como el PAN, la iglesia, en eso del matrimonio igualitario.

GOBIERNO LEGISLATIVO.

En un núcleo de ciudadanos, sobre todo periodistas, hay la teoría de que el gobierno actual tiene negociada la gubernatura. En lo personal, me resisto a creer que si MORENA está convencida del triunfo, haga acuerdos en los oscurito. Por otra parte, el gobernador acaba de aseverar que no, no van a negociar la gubernatura. Con estas premisas es cuando, de plano, nos preguntamos: ¿Qué sucede con los políticos de MORENA? ¿Acaso no hacen ensayos de prospectiva sobre los diversos escenarios políticos?

¿Preguntarse, por ejemplo, que sucedería con el gobierno legislativo si pierden la mayoría simple? Hay reglas establecidas: por ejemplo, si la mayoría es simple, tiene el gobierno legislativo, pero no puede hacer reformas constitucionales, porque se necesita una mayoría calificada. En la práctica MORENA ha perdido a 4 legisladores; 2 en forma real y los otros dos en la práctica legislativa, que se están acostumbrando a votar en contra. Se nota que hay una estrategia gubernamental para minar la fuerza morenista: de mayoría simple, pueden pasar a una minoría real.

LA CONFIANZA DE AMERICO.

La actitud, el comportamiento, de Américo Villarreal Anaya es de absoluta confianza en su triunfo electoral. Confianza que nace, entiéndase, del resultado de las distintas encuestas que lo ubican en una posición de triunfo. Lo peor que le puede suceder, es que se pierda la elección; y lo otro, es que gane, pero que tenga a un Congreso en contra… sin contar que el Poder Judicial estatal está completamente dominado por el actual gobierno. ¿Podrá cambiar Magistrados? Sí, pero tienen que ser aprobados por el Congreso Local.

Es una simple especulación que puede convertirse en realidad. Y los que manejan a MORENA, los interesados en el fortalecimiento del partido, no pueden ni deben soslayar lo que puede suceder. No hacerlo, obvio, es correr riesgos innecesarios, claro, siempre y cuando se pueda enmendar la plana. Ello conlleva, necesariamente, en poner orden en el liderazgo congresal. Los que se han ido, lo hicieron argumentando, incongruencias en el mismo.

LA TRANSFORMACION DE TAMAULIPAS.

Los ciudadanos tamaulipecos observamos el comportamiento de los integrantes de MORENA y recordamos como, una y otra vez, nos han ofrecido que la 4T va a llegar a Tamaulipas; cuando se conocieron los resultados de la elección de diputados locales, pusieron las campanas a repicar con gritos de que ya llego la 4T a Tamaulipas. Sin embargo, los hechos nos dicen lo contrario: y han sido, ellos mismos, los morenistas, los que dan muestras de que estamos lejos, aún lejos, de que llegue a Tamaulipas.

Victoria está destrozada y los diputados de MORENA no tienen capacidad para convertir en realidad lo que aprobaron: el fondo de capitalidad para Victoria, fue un buen intento para que la 4T llegue a Victoria; aprobaron eliminar el emplazamiento, y nada, sigue pues. Todo porque el gobernador no está de acuerdo y, entiéndase, la bancada de MORENA no tiene capacidad para negociar, acordar con el poder, están a un duelo de poder y, los hechos indican, van perdiendo las vencidas… y lo pierden porque son morenistas, diputados de su partido, que prefieren estar con el enemigo. Todo, afirman, por darle las contras al líder congresal.

ACABAR CON EL ENEMIGO.

El arte de la guerra, incluso hasta Maquiavelo lo recomienda en El Príncipe, a enemigo si lo atacas, tiene que ser para acabarlo, de tal suerte que ya no te haga daño; dejarlo herido, advierte, deja viva la oportunidad para que se recupere, se defienda y te acabe. Y en este sentido, Francisco García Cabeza de Vaca ha sorteado los embates de la federación, ya hasta AMLO se toma fotografías con el gobernador… y de remate, acaba de advertir: que no va a negociar la elección de gobernador.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí