Agobia crisis a negocios

1021

A tres semanas del inicio del año, los dueños de negocios que proveen a la población de alimentos y servicios vieron con tristeza que no pueden sostener los precios de los productos que elaboran y ponen a disposición de sus clientes y debieron de comenzar una especie de justificación con ellos para tratar de explicar porque aumentaron los precios y saben que la economía de las familias no está para ello debido a la crisis que vive la nación.

Solo por ejemplificar con un tipo de negocio aquello que sucede en la generalidad, hay la versión de propietarios de panaderías en esta capital, las que, dicho sea de paso, están en un gran momento de ventas como consecuencia de las bajas temperaturas registradas en los últimos días y que prevalecerán por unos más, así que, tienen que pagar al precio que sea muchos de los insumos requeridos para la elaboración del pan, cualquiera que sea su tipo.

El duro golpe a la industria de la panificación fue asestado con el aumento al precio del aceite, manteca y harina que son las materias primas, aumento que ya no pudo amortiguarse con los precios que tenía el producto hasta la segunda semana de este mes y tuvieron que impactarlo en el costo al consumidor.

Ellos, los empresarios de la panificación no querían, en ninguna circunstancia, aumentar los precios, pero, dicho por dos de ellos, no les quedó de otra que hablar con sus clientes para expresar su sentimiento de culpa por afectar la economía de sus familias. Obvio la idea esencial es no perderlos como clientes, aunque la realidad es que, como consumidores todos los mexicanos están decepcionados del gobierno de la República porque la cuesta de enero y de febrero es mucho más pesada de aquello que se esperaba.

El punto es que, para cualquier lado que se voltee, pagar más por los insumos, termina por cargarle la mano a los consumidores y estos, sin poder hacer nada deben de renunciar a comprar las cosas que requieren para que sus hogares funcionen bien, situación esta que jamás será reconocida por los responsables de la crisis que agobia a negocios y a la población.

Se demuestra una vez más que la postura expresada por partidos como el Revolucionario Institucional en su publicidad política en la que señala la existencia de una gran crisis económica, ya que el aumento de precios en la canasta básica impacta en las finanzas de los hogares y genera inflación, es correcta y que, por desgracia el esquema seguido en materia financiera no permite ver ni recuperación ni solución.

Los otros.

En el Ayuntamiento de Ciudad Victoria hubo reporte de los 100 días de administración que lleva el alcalde Eduardo Gattás Báez, quien día a día se esfuerza al máximo para convencer a la gente de que trabaja con pasión por los habitantes de la capital.

Queda claro que durante este lapso ha andado en las calles de la ciudad y de las comunidades para encontrarse con los ciudadanos y que le vean, sin presencia y sin inversiones que valgan la pena la expectativa de los ciudadanos que decidieron cambiar de partido en las elecciones del año pasado se frustrará.

Todo porque cambio, aquello que se diga cambio todavía las mayorías no lo aprecian y mientras no haya claridad para la inversión pública de gran calado, se mantendrá la idea de que las promesas dominan sobre la ejecución de compromisos.

Al interior del Ayuntamiento hubo gran conformidad por los resultados de quienes están al frente de la administración de la ciudad, se dijeron que van muy bien y que seguirán trabaje y trabaje para mejorar la calidad de vida de los habitantes, el asunto que al exterior el reporte del alcalde no tuvo eco.

Por otro lado, este fin de semana en el Congreso del Estado, los Diputados del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, insistieron en    que su autoridad está por encima de la del Gobernador de la entidad, por ello determinaron que las placas no deben de pagarse y que el Fondo de Capitalidad tiene que ser entregado al Ayuntamiento de Ciudad Victoria para que puedan contar con recursos que les permitan llevar a cabo las obras que requiere en todos los sectores para mejorar su condición de ciudad capital.

Desde luego la esperanza del Tesorero del Municipio, Luis Carlos Cisneros Gómez, tiene cruzados los dedos y puesta la esperanza en los Diputados del PMRN, para que puedan sacarle una buena lana a la Secretaría de Finanzas en la que despacha la contadora María de Lourdes Arteaga Reyna, una vez que el veto a los acuerdos de los Diputados se supere.

En el terreno de los hechos, los presuntos logros legislativos de los Diputados del partido Regeneración, no tienen convencidos a los ciudadanos, así que, por si o por no, la generalidad está lista o en proceso de aceptación del pago de las nuevas placas y convencidos, además, en el caso de Ciudad Victoria que la administración del municipio se quedará con las ganas de tener unas decenas de millones de pesos por el Fondo de Capitalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí