Navidad y candidatos

0
2051

En la antesala de la Navidad quedó echada la suerte para los ciudadanos de Tamaulipas, quienes, el cinco de junio del año venidero tendrá dos opciones para decidir quien debe suceder al actual Gobernador de la entidad.

La disputa más cerrada por la nominación era en el Partido del presidente de la República, don Andrés López Obrador, el Movimiento de Regeneración Nacional, porque llegaron a manifestar su intención de ser aspirantes a la candidatura para el gobierno más de 35 personas, porque llegaron a sentirse identificados con la convocatoria realizada por el comité nacional.

En el terreno de la realidad, solo cinco estuvieron, si a acaso seis estuvieron en las preferencias de los simpatizantes del partido del gobierno Federal, el Senador Américo Villarreal Anaya, el Delegado de los programas federales, Rodolfo González Valderrama, el reynosense Héctor Garza González, el exdelegado José Ramón Gómez Leal, la exdiputada Olga Sosa Ruiz y al último la exalcaldesa de Reynosa Maki Ortiz Domínguez.

El esto, es decir, unos 30, solo tuvieron el sueño de ser aspirantes, porque al final de cuentas el comité nacional que tiene a su cargo Mario Delgado Carrillo, ni por enterado se dio respecto a la movilización que traían unas tres decenas de personas ilusionadas por la claridad con la que se comunicaba que cualquier tamaulipeco podría registrarse para ser candidato y aunque no lograron nada, cierto es que, cumplieron una función, hacer ver a propios y extraños que el PMRN logró muchos registros, por tanto, concluyeron que tiene arrastre en la entidad.

Este es el lado de los retadores para la elección del primer domingo de junio venidero, pero, del otro se encuentran los que defenderán el triunfo alcanzado hace casi seis años y que dio lugar a la transición política, porque el PAN superó al PRI en las urnas en un escenario en el cual el matamorense Baltazar Hinojosa Ochoa, estaba más que listo para ser gobernador de la entidad.

Jamás esperó perder la elección, pero, los votantes le dieron una gran sorpresa, porque se sumaron al proyecto del panismo y contar lo esperado, se llegó el tiempo de la transición política por la que lucharán con todo quienes detentan el poder político de la entidad y todo hace ver que su abanderado será el secretario General de Gobierno, ingeniero César Verástegui Ostos, quien, respaldado por un movimiento social en asenso es el mejor posicionado de los panistas que también buscan llamar la atención del comité nacional, a efecto de que sean tomados en cuenta para la definición de la candidatura.

A juzgar por este nuevo escenario político, el de la Navidad, la lucha en las campañas y en las urnas será entre los dos elementos más vistos, Verástegui Ostos y Villarreal Anaya, quien protagonizarán una lucha electoral amplia y en caso de que hubiera otros candidatos entre ellos el del Partido Movimiento Ciudadano, Arturo Diez Gutiérrez, la verdad de las cosas es que no dará pelea, porque el voto quedará entre los prospectos de las dos coaliciones.

En cuánto el Senador que ya ganó una elección al PAN, la del 2018, cuando su adversario fue Ismael García mismo que despacha como Senador de primera minoría, una vez que pida licencia para convertirse en el candidato oficial del Partido Regeneración, dejará su lugar al suplente Faustino López Vargas. Por cierto, éste último fue uno de los más de 30 aspirantes que respondieron a la convocatoria de Mario Delgado para ser candidato a gobernador.

No se le hizo, pero, será Senador de la República, porque el titular sí la pegó y será el adversario del ingeniero Verástegui Ostos en las campañas proselitistas que se realizarán por allá a principios del mes de abril y concluirán los últimos de mayo venidero.

Las mediciones de la opinión pública realizadas por ambos casi candidatos, resultan a favor de cada cual en las encuestas que llevan a cabo, de ahí que, mientras están fuera de foco las encuestas neutrales, las lecturas que se hagan sobre la disputan en las urnas, serán bajo la responsabilidad de quienes hagan los juicios, ya que, una cosa son los escenarios previos a la nominación y otros muy diferentes aquellos que habrá durante las contiendas.

Verástegui Ostos defenderá contra viento y marea la transición que logró su partido, el PAN en el 2016 y su trabajo en las bases debe basarse en la generación de intensión de votos de los ciudadanos con un registro de alta fiabilidad y con blindaje partidista para que, a la hora de sufragar no les vayan a salir con que tuvieron miedo de que les quieten los programas sociales a ellos o sus familiares no desactivan su respaldo al PAN.

Por su lado, el PMRN, con la candidatura de Villarreal Anaya, llega en calidad de retador por el triunfo y en una entidad como Tamaulipas, en donde este partido no tiene estructura, ni dirigentes y mucho menos simpatizantes, la estrategia a realidad implica una gran profundidad de cada actividad planeada para llevarse a cabo.

Debe quedar claro que esta entidad no tiene semejanza alguna con la Ciudad de México que es regeneracionista y fue izquierdista en el pasado reciente, mucho menos se parece a las entidades del sureste mexicano y tampoco es de las neo izquierdistas solo porque disfrutan llevar la contraria a los grupos que detentan el poder.

En la antesala de la Navidad de 2021, los habitantes de Tamaulipas tienen ya aclarado el panorama para el 2022, habrá dos coaliciones la nueva izquierda y la derechista, por tanto, a partir del mes de febrero en que podrían sumarse los candidatos independientes que logren pasar los requisitos establecidos en la Ley Electoral, podrán bosquejar el destino de su voto en las urnas el domingo cinco de junio próximo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here