Magistrados, piedra en el zapato azul

0
1088

El golpe está dado. Los magistrados Osiris Sánchez Rivas y Edgar Arroyo Villarreal,  del Tribunal Electoral de Tamaulipas, serán la “piedra en el zapato” azul en el proceso electoral en marcha. Los quisieron correr pero la Suprema Corte los ratificó este lunes.

Son los mismos que desobedecieron la instrucción de anular la elección municipal de Nuevo Laredo, en el afán de dejar como alcaldesa a Yahleel Abdala Carmona.

Los que no aceptaron a un Contralor impuesto desde el Congreso del Estado, y se rebelaron cuando les quisieron reducir de siete a un año el periodo para el que fueron electos.

Pierden el PAN y la legislatura 64 al Congreso del Estado que estuvo a su servicio. Los magistrados anularon decretos que  reformaron la Constitución de Tamaulipas y otras Leyes que ponían “a modo” el órgano jurisdiccional.

Por lo pronto el TRIELTAM se queda con cinco magistrados… Hasta nuevo aviso.  Tres de ellos serán también el “cadillo” y dolor de cabeza para que la pastora, Doña Blanca Hernández, cumpla las instrucciones que le lleguen de Palacio.

Con esta resolución se abre la chequera para que les paguen el sueldo que la mujer les tenía retenido desde octubre. Osiris y Arroyo cobrarán hasta el 2027. Ella se va antes y, en un descuido, emprende vuelo con los vientos del cambio.

Sorprendió que este lunes anduviera por Victoria el jefe administrativo de la secretaría de Economía, Héctor Martín Garza González, aspirante a la candidatura morenista al gobierno, por ser día laborable.

Lo explicó bien a los periodistas: Tiene un permiso vacacional, y alista su renuncia para el 15 de diciembre. Se dedicará de tiempo completo, dijo, a preparar su campaña que espera iniciar por Tula, cuna de la revolución en Tamaulipas y cuartel del prócer Alberto Carrera Torres.

De ahí continuará por Palmillas, tierra de Julián Villanueva, otro de los Generales revolucionarios (olvidado por el sector oficial), como un homenaje a ellos.

Esto nos recuerda que precisamente en Jaumave, en uno de los ejidos más depauperados, Enrique Cárdenas González arrancó su larga campaña por la gubernatura.

Cada quien su estilo. Manuel Cavazos Lerma quiso comenzar en el barrio Alto del Burro, en Matamoros, instalando el templete bajo el mezquite donde nació.

Y el equipo de Rodolfo González Valderrama, grupo Morena, difundió que su “gallo” va arriba en la investigación de opinión pública realizada por la Encuesta Nacional de Culturas Políticas y Democrática 2021 (ENCPD), un organismo especializado de la UNAM que se dedica a realizar estudios sobre democracia, justicia y sociedad. Se realizó en 21 municipios entre 1,600 ciudadanos.

No aparece Héctor Martín Garza González, pero este afirma que es mano con 22.7 puntos en las mediciones demoscópicas de la Universidad San Nicolás de Hidalgo, de Michoacán, cuyas evaluaciones abarcan las seis entidades en que habrá elecciones en junio.

En el cuartel azul, los comentarios se ocupan de la adhesión del “suspirante” Gerardo Peña Flores a la causa de César “El Truco” Verástegui. El círculo se va cerrando. Van en unidad con decisión local que se tomará desde Palacio.

En cuestión de horas simpatizantes del hombre de Xicoténcatl esperan la suma del segundo que alzó la mano, Jesús Antonio Nader, presidente de Tampico. Es el último para que saquen el proyecto en unidad, a menos que el CEN reserve la plaza de Tamaulipas para una mujer, en cuyo caso ¿a quién apoyar?.

La jerarquía nacional tiene atribuciones para asignar tres espacios –de las seis gubernaturas- a las damitas.

Difícil pero no imposible que los vientos le cambien a Verástegui. La candidatura prácticamente la tiene en la bolsa. Las mujeres no han crecido –o no las dejaron- políticamente lo suficiente. La candidatura será para un varón.

En el estatal de Morena se siguen metiendo zancadillas. Ahora es Jaime Oyarvides Martínez, Christian Omar Correa y Artemio Maldonado Flores contra la secretaria general Nancy Ruiz Martínez, quien cobra también como diputada.

La acusan de usurpar funciones de presidenta del Consejo Estatal, en aquella “histórica” sesión (vía distancia) auspiciada por el alcalde maderense Adrián Oseguera, para que lo coronaran prácticamente como candidato a la gubernatura.

Adrián mete o trata de meter mano en varios temas. Además de un segmento del Consejo, maneja a su antojo a varios diputados, los suficientes para “reventar” una sesión plenaria del Congreso del Estado.

Dos meses son más que suficientes para que los magistrados (ahora tres) del Tribunal Electoral de Tamaulipas resuelvan sobre el recurso ciudadano en contra de Las Chapulinas, diputadas que brincaron de Morena al PAN, para hacerlas regresar a la bancada original.

Arcenio Ortega Lozano y Erick Daniel Márquez piden llamar a las suplentes de Leticia Sánchez Guillermo y Lidia Martínez López, que no son otras que Cristina Bocanegra Jaramillo y Rosa María Zavala Balderas.

Dos meses son mucho tiempo para hacerle al enmascarado. Ya deben resolver que regresarlas a Morena sería violentar sus derechos humanos ¿qué esperan?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here