Galletas Nader

0
3454

La etapa para definir a las candidaturas de la sucesión gubernamental 2022, entra en su recta final y, en consecuencia, las cosas se ponen interesantes y peliagudas al interior del PAN y MORENA.

Mientras que JUAN JOSÉ RAMOS CHARRE, Presidente del IETAM, espera que EDGAR MELHEM SALINAS, JUAN CARLOS ZERTUCHE ROMERO y demás dirigencias partidistas, determinen el procedimiento de selección para las candidaturas, registren los convenios de las coaliciones anunciadas y sus Plataformas Electorales, la atención del auditorio tamaulipeco está puesta en las tres pistas principales: guinda, verde y azul.

MORENA: Los tiempos que contiene la Convocatoria, así como las reglas a seguir, anticipan desgaste para quien encabeza las preferencias electorales, el senador AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, por el fuego amigo que recibe y recibirá, de los alfiles de RICARDO MONREAL ÁVILA.

Con todo y que ERASMO GONZÁLEZ ROBLEDO, LALO GATTAS BÁEZ, CARMEN LILIA CANTÚROSAS VILLARREAL, OLGA SOSA RUÍZ, JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL y demás liderazgos regionales de la nomenclatura guinda, cerraron filas junto con AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, los misiles que sigue lanzando ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, no se detienen.

El último lo dirigió en contra de JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL, por el hecho de anunciar su registro a la convocatoria interna, pidiéndole no equivocarse y declinar a favor de RODOLFO GONZÁLEZ VALDERRAMA.

Aquí radica el principal escollo que debe salvar la dirigencia de MORENA: el fuego amigo lanzado por el suplente del senador MONREAL ÁVILA, puede fracturar al obradorismo tamaulipeco y alejar la posibilidad de una alternancia guinda en la elección de 2022, favoreciendo la continuidad del PAN.

PRI: También la dirigencia estatal tricolor, se encuentra bajo fuego amigo, en donde EDGAR MELHEM SALINAS, resiste los embates de LUIS ENRIQUE ARREOLA y ALEJANDRO GUEVARA COBOS, a los que se ha sumado la Secretaria General del CDE, MAYRA OJEDA CHÁVEZ.

La clave para entender las andanadas que recibe MELHEM SALINAS, está en los 132,390 votos que el PRI obtuvo, en la elección de las 22 diputaciones de mayoría relativa de 2021.

MARIO DELGADO CARRILLO, dirigente nacional de MORENA, anuncia que van en alianza con el PT, PVEM y Nueva Alianza, para las seis gubernaturas que estarán en juego el próximo año.

Trasladando este anuncio, a la suma de los votos obtenidos en la elección de las 22 diputaciones de mayoría relativa, por MORENA, PT y el PVEM, arrojan 621,919 sufragios, haciendo una diferencia de 108,740 votos, respecto a los 513,170 cosechados en solitario por el PAN.

Pero como los 132,390 votos del PRI, vencen a la diferencia que MORENA y sus aliados tienen sobre el PAN, hacen que EDGAR MELHEM SALINAS, se encuentre bajo la presión de sus correligionarios, que están a favor de una alianza para apoyar a la candidatura de Acción Nacional, particularmente la de CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS.

EDGAR MELHEM SALINAS, dice estar a favor de una coalición, siempre y cuando los candidatos sean JESÚS NÁDER NASRRALLAH o ENRIQUE CÁRDENAS DEL AVELLANO, en lo que parece un juego de vencidas, hacia afuera y adentro del partido que encabeza.

PAN: La tercera pista del escenario político sucesorio, tiene tintes parecidos con la de MORENA: una candidatura que une al panismo, genera empatía al exterior y avanza construyendo estructura en el estado, como la de CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS, equivalente a la del senador VILLARREAL ANAYA, enfrenta la resistencia del alcalde jaibo, JESÚS NADER NASRRALLAH, que sería el RODOLFO GONZÁLEZ VALDERRAMA, para la sucesión guinda.

Sin duda alguna, NADER NASRRALLAH ha sido un buen alcalde, pero en su principal fortaleza radica también su principal debilidad: durante los últimos tres años, se ha dedicado en cuerpo y alma a ejercer su mandato, en los 72 kilómetros cuadrados que abarca el municipio de Tampico, muy distante de lo que sucede allende las fronteras jaibas.

Mientras que, durante los últimos cinco años, CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS ha estado al pendiente de lo que sucede en los 80,249 kilómetros cuadrados, que comprenden los 43 municipios de Tamaulipas.

JESÚS NADER NASRRALLAH, puede argumentar que, durante el Siglo 21, de la alcaldía de Victoria salió EUGENIO HERNÁNDEZ FLORES a gobernar a Tamaulipas, lo cual es muy cierto.

Pero hoy las condiciones políticas son muy distintas a las de hace 17 años y, sobre todo, la candidatura de NADER NASRRALLAH no tiene ni de chiste, el carisma que tuvo la de HERNÁNDEZ FLORES.

En 2004, Tamaulipas tenía un gobierno unificado, con el PRI al frente de los Poderes Ejecutivo y Legislativo, con TOMÁS YARRINGTON RUVALCABA, ejerciendo el poder a plenitud y con una oposición (PAN) que no representaba un peligro para la sucesión gubernamental.

Hoy tenemos un escenario inédito de gobierno dividido, en donde MORENA tiene mayoría en el Poder Legislativo y amplias posibilidades, de provocar la segunda alternancia gubernamental en Tamaulipas.

Así, en este complicado escenario sucesorio para el PAN, las fortalezas que tiene la candidatura de CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS (unidad del panismo, control de la estructura y poder de convocatoria hacia afuera), la hacen más rentable en las urnas, que las galletas que NADER NASRRALLAH pueda meterle a su proyecto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here