Jesús Nader olvidó sus transas

0
1297

Muy tranquilo, en dominguito, “El Arabe” Nader se reunió en el sur, en el único municipio donde han oído hablar de él, para anunciar que está listo para registrarse como precandidato del PAN al gobierno.

Anda muy quitado de la pena, como que se le olvidaron las transas que cometió como delegado del IMSS –denunciadas por José Julián Sacramento Garza, senador de su propio partido-, o las que se le atribuyan en el primer trienio como presidente de Tampico.

Y se le olvidó, o trata de ocultar preocupación, la demanda por actos anticipados de campaña por la gubernatura, uso de recursos públicos y publicidad personalizada que una ciudadana presentó en el IETAM-TRIELTAM el fin de semana.

Lucero Guadalupe Ornelas Puga, de ciudad Victoria, dice que, mientras en el puerto hay grandes problemas, El Arabe anda “de turista” por la frontera, en específico Reynosa.

Lo malo es que lo hace en horario laboral, argumentando que va a “promocionar” turísticamente a Tampico, como lo hizo además en Matamoros.

Quiere utilizar el mismo cuento de Eugenio Hernández Flores, siendo alcalde de la capital, cuando arrancó su precampaña con el dicho de difundir los atractivos del “Corazón de Tamaulipas”. La “pegó” porque fue el candidato de Tomás Yarrington a sucederlo.

Por lo pronto Nader ya se pasó por el arco del triunfo el llamado del jefe del IETAM, Lupe Ramos, de no violentar la Ley cayendo en precampañas no autorizadas. Eso es hacer futurismo y no engaña a nadie.

Las tales precampañas arrancan hasta el dos de enero, casi dentro de dos meses. Para entonces podrá soltarse la melena, y pedir licencia a la alcaldía por aquello del posible uso de fondos públicos en su proyecto personal.

Si en el Tribunal Electoral se suman los magistrados disidentes del PAN, le pueden sacar un dolor de cabeza a Don Chucho. Los celestes ya no son mayoría en ese órgano.

Puede salir de su rincón en el sur, pero los fines de semana, cuando se entiende que descansa, aunque los funcionarios públicos lo son de tiempo completo.

Conocido también como “Chucho”, fue delegado del IMSS entre el siete de mayo del 2008 y el 15 de mayo del 2013, en que lo renunciaron.

Célebre aquella denuncia que presentó en su contra el entonces senador Sacramento Garza, para enviar exhorto al gobierno federal en que se pidió la inmediata destitución del delegado del IMSS por una serie de transas que enumeró con precisión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here