¿Alianza? Para qué

0
951

Desde luego que la asistencia de algunos cuadros del PRI, a la convocatoria de las organizaciones que conforman el proyecto “TODOS por Tamaulipas”, le preocupa al presidente del Comité Directivo Estatal, EDGAR MELHEM SALINAS.

La asistencia de los ex diputados del PRI FLORENTINO AARÓN SÁENZ COBOS y de ALEJANDRO GUEVARA COBOS a las organizaciones que apoyan al Secretario General de Gobierno CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS en su intención de buscar la precandidatura del PAN a la gubernatura del Estado, intranquiliza al presidente del CDE del PRI.

Y no es para menos.

Sin embargo, MELHEM SALINAS poco o nada puede hacer por retenerlos e incluso, impedir que ellos y otros pudieran hacer lo mismo en los próximos días, semanas o meses, si se toma en cuenta que son decisiones personales, tanto de TINO  como de GUEVARA COBOS.

Lo de TINO no es una novedad, aunque si la de ALEJANDRO.

¿Expulsarlos del PRI?, desde luego que tampoco sería la solución, porque pudieran estarlo haciendo como personas y no como militantes del Revolucionario Institucional.

Es decir, no es una decisión fácil.

Por eso resulta incongruente la postura que asume LUIS ENRIQUE ARREOLA, al estar cuestionando la forma de dirigir, la postura y el trabajo realizado por MELHEM SALINAS al frente del PRI, sin medir los resultados.

Para muchos, entre esos LUIS ENRIQUE, les resulta por demás fácil criticar, cuestionar, reprochar y señalar lo que consideran como errores y desaciertos, cuando ni siquiera se han acercado para proponer.

La llegada de EDGAR MELHEM  a la presidencia del CDE del PRI no ha sido fácil y más, cuando asumió a la dirigencia de un partido que por principio de cuentas no disponía de recursos, pero si elevadas multas y deudas que se tenían que pagar a trabajadores, proveedores, INE e Ietam.

Entró a un escenario por demás desalentador, con escasas posiciones políticas en alcaldías, diputaciones locales y legisladores federales.

En el peor de los casos, ante un gobierno emanado del PAN que por años los ha pisoteado, quitándole lo poco que alcanzó a tener. ¿Una alianza con ellos? No es cualquier cosa.

Sin embargo, tan solo en esta última elección concurrente, el PRI empezó a recuperar terreno, con triunfos en alcaldías y diputaciones locales, sean de mayoría o de representación proporcional.

Cuenta con síndicos y regidores en cada uno de los 43 municipios de la entidad.

Y si bien no es lo que se quisiera o lo que merece el PRI, al final de cuentas, el logro lo hizo de manera independiente, sin coalición.

De hecho, una parte de la gente que votó por el PRI, no está de acuerdo en que haga alianza con el PAN.

Y aunque el Comité Ejecutivo Nacional del PRI diera el aval de ir en coalición con el PAN y el PRD, MELHEM SALINAS tendrá que ser respetuoso de la decisión del militante.

Por eso decimos que la labor de un presidente, como la de EDGAR MELHEM, no es fácil, porque además del trabajo y dar resultados, tiene que lidiar y tolerar a quienes lo critican, a los que no aportan, ni proponen, y menos se suman al trabajo. En fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here