La disculpa

0
983

El tema de hoy puede ser muy amplio para el análisis y discusión, porque debemos entenderlo como “la razón o argumento para justificar un error, una falta o en su caso, demostrar que alguien es o no culpable, o responsable de un hecho u omisión.

Entendida la idea del concepto me parece que el radicalismo social en nuestro país nunca estuvo tan señalado como en esta administración presidencial y mucha culpa de ello es del propio Jefe del Ejecutivo, aunque también sus seguidores que en todos los actos donde se involucra Don Manuel Andrés López, buscan justificación y si no la hay, provocan, agreden.

Justifico lo anterior con el tema del Gas Bienestar, cuando se sabe del aumento de su precio al 90% y los seguidores presidenciales, al no encontrar explicación lógica contestaron con un “pues que no lo compren, nadie les obliga…”

En lo que se refiere a la política exterior, Don Marcelo, no el de Tin Tan, el Canciller mexicano, hace hasta lo imposible por seguirle el paso al presidente, pese a que con Donald Trump jugó una carta muy diferente a la que ahora juega con Joe Biden, sobre todo en dos temas: los inmigrantes y los temas comerciales.

El comportamiento de México ante los vecinos del norte ha sido peligroso, no obviamos el amparo a Evo Morales -que al final salió por la puerta trasera de tierras aztecas-; o al desempeño presidencial ante la dictadura de Nicolás Maduro y el trato preferencial que hace López Obrador en favor de Cuba, Nicaragua, Bolivia, etc., me parecería pone en peligro las relaciones diplomáticas con otros países.

Desde el principio de la gestión de la ‘Cuarta T’, nos sorprendió la exigencia gubernamental de una disculpa pública a España, en los agravios sufridos por los conquistadores.

Unos, pensamos era broma; otros, que estaba muy mal asesorado; otros guardaron el respectivo silencio, ya por desconocimiento de la expresión o simplemente porque no quisieron opinar.  Hubo intelectuales que escribieron respuestas donde quedó expresada la ignorancia histórica.

En este septiembre del 2021, en medio de las celebraciones privadas del Ejecutivo federal, por los 700, 500 y 200 años (fundación de Tenochtitlan, resistencia indígena y consumación de la lucha independentista) al Papa Francisco, el argentino Jorge Bergoglio (1936), a nombre de la iglesia católica, pedió disculpas a México por los ‘pecados’ que cometió la Iglesia en la conquista española.

Al presidente López seguramente le cayó de perlas, aunque no así a la presidenta de la Comunidad Autonómica de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, quien de inmediato desde los micrófonos periodísticos concentrados en la Global Americans, en Gringolandia, reprochó al Papá Francisco la carta que envió a México con ese tema.

En opinión de la política española, mientras el Papa reconoce los abusos cometidos contra los pueblos originarios durante la evangelización española, la alta funcionaria madrileña afirmó que se trajo “…la civilización y la libertad al continente americano”.

“Un católico que habla español… -refiriéndose al Papa Francisco-, …precisamente el español, y a través de las misiones, el catolicismo y, por tanto, la civilización y la libertad al continente americano”. Dijo Díaz Ayuso.

La carta Papal llegó a México para ser leída por el Arzobispo de Monterrey, Monseñor Rogelio Cabrera López, donde destaca: “En diversas ocasiones, tantos mis antecesores como yo mismo, hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones u omisiones que no contribuyeron a la evangelización”, comentó.

Desde luego que el Presidente de México, agradeció al Papa Francisco y al vaticano y se pudo leer en un Tuit: “Conmemorar la Independencia nos recuerda la lucha por la justicia, la igualdad, la libertad, la democracia y la defensa de nuestra soberanía”.

Con los ánimos caldeados por el proceder papal y quizá por la exigencia que ha utilizado el presidente López en relación a la disculpa no emitida, la Presidenta de Madrid criticó a López Obrador, a quien señaló de querer “deshacer el legado de España” en un intento de defender el indigenismo, lo que también calificó como “el nuevo comunismo”.

Una pregunta para concluir este espacio y solo con la intención de buscar la reflexión, porque unidos infiero estamos:

¿Las relaciones exteriores de México en este sexenio (2018-2024) son tersas con el mundo o habrá que tener mucho cuidado en tiempos futuros con los acuerdos, convenios y tratados internacionales actuales y futuros?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here