Tiene cara de buena gente… 

0
781

Ciudad Victoria es tierra de fe y esperanza, de gente buena, creyente en un ser supremo, en la justicia divida.

Buena parte de las familias victorenses han crecido comulgando en el catolicismo, unos han emigrado a otros cultos, pero la gran mayoría, aunque no asista cotidianamente a la iglesia, continúa creyendo en la fe católica.

Hoy la iglesia católica está de fiesta en la capital tamaulipeca, el Papa FRANCISCO ha tenido a bien designar a Monseñor, OSCAR EFRAIN TAMEZ VILLARREAL, como nuevo obispo de la diócesis de Ciudad Victoria.

Monseñor OSCAR EFRAIN se convierte en el quinto obispo en esta comunidad diocesana creada desde 1964 y, aunque sus últimos estudios los realizó en Italia, no desconoce las necesidades de Ciudad Victoria pues es originario del vecino Estado, de Nuevo León.

En redes sociales el nuevo Obispo dirigió emotivo mensaje a los victorenses e inmediatamente la gente lo comenzó a compartir y a hacer comentarios dándole la bienvenida, deseándole el mejor de los éxitos, incluso se vieron oraciones encomendándolo a DIOS.

Tiene cara de buena gente, dicen algunos de los comentarios que se ven en redes sociales donde le dan la bienvenida a Monseñor OSCAR EFRAIN y la verdad es que si, además, por su mensaje, se ve la intención de practicar el evangelio no solo en la Iglesia sino que saldrá a la comunidad a que gente lo vea y lo sienta de carne y hueso no como una figura que cuando se veía en público solo era para malas noticias en una familia.

Eso es bueno, que vaya en busca de las almas perdidas, que la iglesia católica siga siendo un remanso de paz no solo bajo sus techos sino sobre todo lo que protege de acuerdo a nuestras creencias.

Y que quede claro, la Iglesia católica no es solo para que las damas de la vela perpetua vayan a comulgar sus pecados o asistan santuchos cotidianamente, como dijera la abuela, a comer santos para hacer diablos, el catolicismo, aunque cuestionado en algunos de sus representantes, como sucede en la mayoría de los cultos de credo también hay que decirlo, es mucho más que un edificio a donde se acude para escuchar misma.

En estos tiempos difíciles la gente necesita tener fe, creer en algo, sentirse reconfortado y los clérigos deben asumir su responsabilidad, no es solo ser el jerarca de la iglesia católica en la comunidad, es convertirse en guía de los sacerdotes y que estos a su vez, como pastores, no solo sermonen sino que transmitan paz, enseñen a la gente a rezar, bendecir y sobre todo ayudar al prójimo, organizarlos y apoyarse para el desarrollo cuando sea necesario.

En fin, la situación es que luego de que Don ANTONIO GONZALEZ SANCHEZ se retirara de la diócesis por motivos de edad, la Iglesia católica en la capital tamaulipeca ya tiene nuevo Obispo, el Papa FRANCISCO designó a Monseñor OSCAR EFRAIN TAMEZ VILLARREAL para que dirija el catolicismo en estas tierras.

Los creyentes de la fe católica aplauden la designación y le dan la bienvenida al nuevo obispo de la diócesis de Ciudad Victoria quien, con buen principio, a su llegada envió mensaje a la comunidad victorense la cual le respondió con agrado y es que, la verdad, aparte de sus ecuánimes palabras tiene cara de buena gente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here