Cenizas

La nota se ha leído 758 veces

El título de hoy me hizo recordar algunas melodías, de diferente género, exitosas como la que inmortalizó Gabriel Siria Levario, mejor conocido como Javier Solís (1931-1966). Aunque para relacionar el título con el tema de hoy, bien pudiera ser las Cenizas de Malú, madrileña cantautora, cuyo nombre real el María Lucía Sánchez Benítez (1982)

La letra de Cenizas de Malú, dice “Se nos escapó, el cielo entre las manos, como la emoción, del último verano. Sé desdibujó,  el mapa de tus labios, la historia de este amor
ya es árbol quemado. Ya no hay salvación, ni oxígeno para este cielo, pero sé muy bien
que sola también puedo.”

Precisamente cenizas y árboles quemados, fue lo quedó en el lugar donde cayó el meteorito, ahora victorense, que la noche del martes arribó desde el cielo neolonés y texano para llegar a tierras cuerudas.

La tumba del meteorito ha sido visitada por cientos de personas y entre ellas autoridades que han acudido para inspeccionar el lugar donde se supone se estrelló y desintegró el cuerpo celeste.

Diferentes corresponsales de prensa se han trasladado al Ejido Lázaro Cárdenas, Mpio. de Victoria, para levantar la nota periodística y enviarla a su casa editorial, vigilados en todo momento por elementos de Protección Civil, Bomberos y personal policiaco.

Cenizas de árboles quemados, pasto y hierba chamuscada, fue lo que se encontró.  Incluso durante varias horas fue penetrante el molesto olor a humo, al grado que por instrucciones de Protección Civil Tamaulipas se acordonó la zona, pues no faltó el ‘vivo’ que se quiso llevar un recuerdo.

Varios victorenses, la noche del martes pasado, por redes sociales reportaron insistentemente la caída de múltiples fragmentos en el trayecto hasta el impacto del meteorito. Los que dicen que saben que seguirán cayendo meteoritos, aunque no será en el mismo sector, pero la limpieza y claridad del cielo permitirá percibir la lluvia de estrellas.

Octubre es prácticamente el mes perfecto para mirar en toda su magnitud el cielo que nos cobija, sobre todo para apreciar la lluvia de estrellas como dracónidas y Oriónidas, que tendrán una duración de varias semanas y hasta el 21 de diciembre.

En el mismo tema, Cenizas, pero en otro contexto, he de referirme a lo que quedará de programas sociales de otros sexenios, que, según la percepción de la 4T se prestó para cometer fraudes y otros actos deshonestos porque no llegaban los beneficios a quienes más los requerían: corrupción vil.

En Cenizas quedarán 109 fideicomisos porque los representantes legislativos de la federación, votaron reformas de ley porque parten de igual número de iniciativas enviadas desde el Ejecutivo Federal y que ahogan a muchos sectores que se beneficiaban.

La primera parte de las votaciones legislativas ya se arregló en San Lázaro con los diputados federales, ahora el camino es la Cámara Alta o de Senadores, que seguro ésta votará en el mismo sentido, por eso los mexicanos pronosticamos la desaparición del Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, para empezar.

Discusión de 17 horas ininterrumpidas en el pleno de la Cámara de Diputados llegó a la conclusión de aprobar con 226 votos a favor, 173 en contra y una abstención porque saliera del presupuesto el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN). Que conste: 226+173+1= 400, lo que significa que hubo ausencia de 100 diputados, a quienes pagamos muy buenos salarios.

También prácticamente de un plumazo desaparece el Fondo de la Financiera Rural, los Fideicomisos de Centros de Investigación, el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento y el Fideicomiso Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, entre otros.

Seguro que muchos votantes que contribuyeron para la llegada a Palacio Nacional del presidente López Obrador (2018-2024), ahora se coscorronean porque dijeron adiós al Fondo para el Cambio Climático, el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral para Víctimas, el Fondo de Apoyo Social para ex Trabajadores Migratorios Mexicanos, el Fondo Metropolitano y el Fondo Minero.

La discusión sobre estos temas se puso seria, hasta hubo toma de tribuna, insultos, resbalones, etc., pero en la noche del miércoles y madrugada del jueves, el registro contempló que en el pleno cameral aceptó, solo 16 de las 398 reservas presentadas para modificar el dictamen.

Desde luego que los Morenos propusieron doce de los cambios aprobados, entre los cuales destacan los de etiquetar expresamente los 68 mil millones de pesos de los fideicomisos liquidados parta atender la pandemia de covid-19, así como para estabilizar el balance fiscal del gobierno federal.

Cenizas… no solo la canción, también es lo que dejó el meteorito victorense y el alto aroma a quemado de los 109 fideicomisos ‘tatemados’ por la bancada de color serio, muy serio: el guinda y sus seguidores.

 

Deja un comentario