Recuperación hasta el 2025

La nota se ha leído 1321 veces

Todas las instituciones financieras coincidieron en señalar que la recuperación de la economía mexicana se dará hasta el 2025, es decir un año después de que concluya la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyo pronostico se reforzó con el análisis que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) acerca de que el Producto Interno Bruto (PIB) registró una caída de -18.7% durante el segundo trimestre del año, la mayor baja de la historia.

Aunque los indicadores señalan una ligera recuperación por la reactivación de ciertas actividades productivas durante julio, el Banco de México (Banxico), que preside Alejandro Díaz de León Carrillo, prevé que la economía mexicana sufrirá un retroceso del -12.8% en el 2020.

El pronóstico de Banxico se basa ante la incertidumbre financiera que hay en torno a la crisis sanitaria del coronavirus en el país, pero también porque el gobierno federal no ha apoyado con recursos extraordinarios a los estados que han enfrentado con recursos propios la atención a los pacientes contagiados en centros hospitalarios exclusivos por la pandemia.

A propósito, las diputadas de distintos partidos políticos ya se cansaron de solicitar al presidente López Obrador que se otorgue durante tres meses un “ingreso básico vital” por 3 mil 700 pesos mensuales a todas las personas que han perdido sus empleos a causa de la suspensión de actividades durante la emergencia sanitaria del coronavirus.

Esta propuesta buscaba beneficiar al menos a 11 millones de personas que han perdido sus empleos por la contingencia, por lo que se requiere realizar una reasignación presupuestal por más de 123 mil millones de pesos, dijeron desde mayo pasado las diputadas Laura Rojas Hernández del PAN, Lorena Villavicencio Ayala de Morena, Martha Tagle Martínez de Movimiento Ciudadano y Verónica Juárez Piña del PRD.

Resulta contradictorio que el presidente López Obrador presuma que como nunca antes las grandes empresas cumplen con sus impuestos, como fue el caso de Fomento Económico Mexicano, S.A. (FEMSA) que pago 9 mil millones de pesos el 29 de mayo pasado y no haga nada para apoyar a las personas sin empleos, como propusieron las diputadas de distintos partidos políticos.

De regreso a la recuperación económica para el 2025, no hay duda que el pronóstico de las empresas financieras resulta desalentador porque se perdió en lo que va de la administración del presidente López Obrador el avance logrado en los últimos 30 años, cuya situación se agravó con la pandemia del coronavirus.

Desde la clausura de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) hasta la cancelación de la planta de la empresa Constellation en Mexicali después de las consultas propuestas por López Obrador, se generó la desconfianza de inversiones a tal grado que en el primer semestre del año se fugaron inversiones extranjeras por más de 15 mil 500 millones de dólares.

Y más cuando, la Secretaría de Energía (Sener), en encabeza Rocío Nahle García, decidió cambiar las reglas para la generación de energías limpias para tratar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que conduce Manuel Bartlett Díaz, recupere el monopolio del servicio eléctrico en el país.

Además, la producción de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ubicó un millón 595 millones de barriles diarios durante el pasado mes de julio, una caída anual de 4.5% respecto al mismo mes de 2019, cuando se logró un millón 671 mil barriles diarios, cuya baja fue la peor en las últimas cuatro décadas.

El panorama no es nada alentador para pensar en una pronta recuperación de la economía mexicana, sobre todo por la falta de un programa efectivo de inversión pública que logre la reactivación económica en la industria y en el campo, sin embargo el grueso del presupuesto público se en ayudas económicas para fomentar la dependencia de las clases más necesitadas y casi nada para invertir en el desarrollo del país

Por otra parte, la primera etapa de la gira de trabajo del presidente Andrés Manuel López Obrador por Tamaulipas fue, como dice el viejo refrán: “sin pena ni gloria”, ya que en Matamoros sólo entregó diversas obras por casi 500 millones de pesos, pero no se reunió con empresarios y campesinos que esperaban hablar con él para expresarle en forma directa sus necesidades.

Acompañado por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Román Meyer Falcón, el presidente López Obrador se concretó en decir que la reunión no debió de realizarse porque todavía estamos en la etapa de la pandemia.

Expresó que regresaría para estar cerca de la gente, luego de reconocer que había diversos grupos sociales que deseaban reunirse con él, pero nada que resultara importante destacar de su presencia en Matamoros.

Se espera que hoy en Reynosa, en donde se realizará la mañanera, el presidente López Obrador hable acerca del reto que cómo piensa acelerar la recuperación de la economía mexicana durante su administración, en lugar de esperar que llegue el 2025 para que la situación mejore en nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here