Sin excusa ni pretexto

La nota se ha leído 964 veces

El grado de credibilidad de la Unidad de Inteligencia Financiera restará o se fortalecerá, producto del resultado del trabajo que realice. Su titular RAÚL RAMÍREZ CASTAÑEDA ha dado muestra del poderío indagatorio, que ha dado pie para que algunos se encuentren prófugos de la justicia pero otros estén privados de su libertad. Son presuntos culpables, a los que RAÚL los ha definido o catalogado como “de cuello blanco”, que han utilizado cargos públicos para enriquecerse de manera ilícita o bien, prestarse para cometer tropelías en el ejercicio de la función pública. Entre estos hay ex funcionarios del Gobierno, pero también funcionarios de algunos ayuntamientos. RAÚL ha dicho que el trabajo de inteligencia, puede iniciar desde una simple denuncia en redes sociales, pero que también se le puede dar seguimiento a las que son evidenciadas y difundidas por medios de comunicación, es decir, prensa escrita, la radio, la televisión e incluso portales informativos en internet. Por tanto, es de esperar que la Unidad de Inteligencia Financiera haya iniciado indagatorias sobre todo lo que se ha dicho, denunciado y evidenciado en la administración de XICOTENCATL GONZÁLEZ URESTI, ya sea para confirmar la existencia de empresas que han facturado al Ayuntamiento de Victoria, pero que están boletinadas por el Servicio de Administración Tributaria, en el sentido de que representan un fraude, porque si bien cuentan con razón social y domicilio fiscal, físicamente se trata de oficinas o inmuebles abandonados, en lugares por demás escondidos y donde por ende, no hay empresa, servicios ni trabajadores. Y don RAÚL no tendrá excusa para encausar a la Unidad de Inteligencia Financiera, para simple y sencillamente decir que GONZÁLEZ URESTI no presenta ese tipo de negociaciones con empresarios “de cuello blanco” o bien, para deducir que el tesorero JOSÉ ALFREDO PEÑA se presta a ese tipo de trafiques. Y es que, al final de cuentas, por quien se iría la justicia es precisamente por quien firma o avala los pagos y no tanto por el que los autoriza. Lo último que se ventiló por el alcalde XICOTENCATL tiene que ver con la firma de contratos por “asesorías”, cuyos pagos ascienden a casi cinco millones de pesos, a una empresa que no tiene domicilio fiscal. Se trata de Taller Visual S.A. de C.V. con la que se celebró tres contratos entre 2018 y 2019. Lo anterior lo difundió un matutino en la Capital del Estado, donde revela también que en base al padrón de proveedores, esa empresa tiene su domicilio – supuestamente – en la delegación Benito Juárez en la Ciudad de México, pero que al momento de acudir al sitio y constatar con los vecinos, dieron a conocer que ahí no hay ninguna empresa establecida. Por eso decimos que la Unidad de Inteligencia Financiera estará en condiciones de aumentar o disminuir su grado de credibilidad, dando seguimiento a esta y otra serie de denuncias que se han ventilado a la opinión pública, sin que hasta ahora, alguien se haya preocupado por confirmar o desmentir el supuesto. Y don RAÚL no tendrá pretexto ni justificación para evitar involucrarse en un hecho, en el que hay el uso de recursos públicos, si se toma en cuenta que en lo que difundió el matutino en Victoria se hace acompañar de fotografías y copias que amparan las cantidades con los supuestos servicios ofrecidos al Ayuntamiento de Victoria. Lo anterior es apenas una muestra, de un sinfín de situaciones que se han dado a lo largo del periodo que GONZÁLEZ URESTI tiene como alcalde de Victoria, pero que insistimos, nadie se ha tomado la molestia de desmentir, negar o desechar, pero también, de por lo menos iniciar una investigación. Y es que, al Auditor Superior del Estado JORGE ESPINO ASCANIO no se observa ninguna intención de escrudiñar sobre este caso, no de hoy, sino desde hace meses, vaya usted a saber por qué. En cualquier circunstancia, en las diferentes actividades que se realizan, los resultados hablan del trabajo realizado. En fin.

Deja un comentario