Nueva dirección

0
1619

La escuela de educación superior más longeva de Tamaulipas sin duda es la que se fundó en 1888 en la capital del Estado, por el morelense Luis Puebla y Cuadra, en un modesto edificio con techo de paja, ubicado en lo que ahora es la esquina del 13 Juárez en la zona centro, se llamó El Instituto Cientí­fico y Literario de Cd. Victoria

Quienes han estudiado la historia de esta institución aseguran que el plan de estudios contemplaba entonces la educación secundaria y la preparatoria o bachillerato. Aunque unos meses después, pero ya en 1889, por decreto del gobernador Alejandro Prieto Quintero (4 de mayo de 1988 al 3 de mayo de 1896) se adiciona la formación de profesores de educación básica.

En otras palabras, por decreto del gobierno tamaulipeco, la escuela privada fundada por don Luis Puebla y Cuadra, pasa a ser propiedad del gobierno y desde entonces se conoció como Escuela Secundaria, Normal y Preparatoria, dirigida por su creador, hasta que se fue de Tamaulipas.

El maestro Don Efrén Vidal Covián Martí­nez, Cronista de Victoria, en el gobierno de don Enrique Cárdenas González (1975-1980) hizo sus indagatorias y encontró sus restos en el modesto panteón de Playa Vicente, del vecino Estado de Veracruz.

Durante décadas los tamaulipecos que deseaban estudiar más allá de la secundaria, viajaban a la capital del estado para ingresar: o la escuela Normal o el bachillerato. En el caso de seleccionar ésta última opción sabí­an que al egresar tendrí­an que seguir sus estudios fuera del Estado, generalmente viajaban al Instituto Politécnico Nacional (IPN) o a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ambos en la CDMX.

Tamaulipas fue desde 1889 un productor de profesores de primaria y aumentó el número de nuevos maestros con los egresados de la Normal Rural Mtro. Lauro Aguirre, también conocida con el nombre de la Normal de Tamatán, centro formador de maestros iniciado en el ejido Los í‰banos y llegado a la capital como Escuela Central Agrí­cola de Victoria, hacia 1933.

La Autónoma de Tamaulipas nació con un movimiento estudiantil en 1967 logrando la los decretos 145 y 146 en marzo de ese año con diez facultades, seis escuelas, cinco preparatorias, un instituto y un departamento, con una creciente población escolar, según datos del Lic. Juan Fidel Zorrilla y apunta que 1972 se efectuó la Autonomí­a Legislativa.

En la Dirección General de Educación Normal se conoció como la Normal de Victoria y la Normal de Tamatán, en la capital tamaulipeca.

La Normal Federalizada y en 1979, al celebrar el CX Aniversario de su fundación, el H. Congreso del Estado oficializó el tí­tulo de Benemérita, en reconocimiento de la trayectoria de sus maestros y egresados, distinguidos en Pedagogí­a, Didáctica, deporte, letras y desde luego el campo polí­tico.

Convertida en la Benemérita Escuela Normal Federalizada de Tamaulipas (BENFT), en la década de los años sesenta el viejo edificio de lo que ahora es La Casa del Arte, es dejado porque a gestión del gobernador Práxedis Balboa Gojón (1963 – 1969), el presidente Adolfo López Mateos (1958-1964) inaugura lo que ahora conocemos como el Centro Médico, Cultural y Educativo ALM, en la Loma del Santuario o la Loma del Muerto.

Ilustres profesores en todos los tiempos hay impartido sus cátedras y no menos egresados, encontraron la semilla inquieta de incursionar en la docencia, la psicologí­a y en muchas áreas del saber humano que han prestigiado a la institución.

En las últimas décadas maestros y estudiantes de la BENFT han llevado a escenarios internacionales resultados de investigaciones, ensayos, tesis, etc., que han valido no solo para subir puntos en la burocracia federal, sino enterar al mundo sobre ideales alcanzados, hipótesis comprobadas, puntos de vista acertados.

Son muchos los nombres de maestros de la BENFT que se siguen distinguiendo por su trabajo en el aula, que han sabido combinar con la investigación e innovación en la formación de nuevas generaciones de docentes.

Gilda Concepción Garza Contreras es el nombre de la directora que apenas la semana pasada deja el cargo y queda acéfalo para que las autoridades de Educación de Tamaulipas nombren interinamente al titular, o en su caso, convocar a un concurso -cerrado o abierto- y aparezca el nombre de quien tenga ese honor de dirigir a la BENFT.

El marco legal establece que las ausencias temporales del director serán cubiertas por el subdirector Académico, en este caso, corresponde a la Dra. Nora Imelda González Salazar, egresada de la misma institución, con estudios de maestrí­a y doctorado.

González Salazar es una investigadora de la educación primaria y normal, destacando ponencias, presentaciones de libros y artí­culos de revistas especializadas en congresos europeos, incluyendo España, Francia, Portugal, Italia, etc., lo mismo trabajos han sido presentados en escenarios del continente Americano y, desde luego, en el mismo paí­s.

La Secretaria de Educación de Tamaulipas (SET) de Mario Gómez Monroy, tiene un amplio abanico de candidatos, pero incluso el mismo titular del ramo, conoce la Dra. Nora Imelda González, pues por su trayectoria forma parte del Consejo Estatal Técnico de la Educación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here