Programa para mujeres sin programa

0
1695

El programa del Instituto Nacional de las Mujeres fue confeccionado, terminado y firmado a fines de mayo pasado por ello aparece publicado en el Diario Oficial de la Federación de este 17 de junio de 2020 y tiene su base en el Plan Nacional de Desarrollo que prevé la adopción de los compromisos para promover, respetar, proteger y garantizar el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y las niñas bajo el esquema de la igualdad de género.

El Instituto busca que no haya discriminación, vela por la igualdad de oportunidades, el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres orientadas a su participación en la polí­tica, cultura, economí­a y la sociedad de la nación, que está implí­citas en la planeación y conducción de las actividades de acuerdo a objetivos, estrategias y programas establecidos en la Ley General de Planeación.

Además, la Ley Federal de las entidades Paraestatales, como es el Instituto Nacional de las Mujeres, apunta en u Artí­culo 48 que los programas constituyen compromisos en términos de metas y resultados que deben proponerse y medirse, de ahí­ que el programa formado por Nadine Flora Gasman Zylbermann presidente del INMUJERES y Miguel íngel González Muñoz, Coordinador de Asuntos Jurí­dicos plasma objetivos y estrategias prioritarias.

Para la elaboración del programa de trabajo, el Instituto llevó a cabo consultas mediante foros a mujeres del paí­s en los cuales se habló de forma generalizada sobre la falta de reconocimiento al trabajo de ellas y de la importancia que tiene reconsiderar el nuevo papel que juegan en el desarrollo y crecimiento de la sociedad, sobre todo la incorporación al mercado laboral que, dicho sea de paso, aún es limitativo respecto a la igualdad que debe existir con los varones.

El análisis que resultó de la situación de las mujeres en el paí­s tras la realización de más de 32 foros, el Instituto apunta a la determinación de que sean ellas las protagonistas de los cambios requeridos en la sociedad y considera que será la integración sin diferencias con las masculinidades como pueda avanzarse con certeza en la igualdad que promueven las leyes y que exigen las mujeres.

El programa de trabajo de INMUJERES señala como prioritaria la inclusión de la perspectiva de género, como ya se hace en las acciones de casi todas las instancias gubernamentales y sobre todo porque la Ley a favor de las mujeres da al Instituto las herramientas necesarias lograr la promoción, comprensión y utilización de este enfoque en cada acción que lleven a cabo.

También se habla en todos lados de la famosa transversalidad, es decir, que las dependencias de la administración pública coincidan con las determinaciones de la Ley de las Mujeres en pro de la igualdad y que, el seguimiento y la revisión del presupuesto público , así­ como la producción de información estadí­stica e indicadores con perspectiva de género sean instrumentos que permitan hacer compresibles y medibles las brechas de desigualdad y el impacto de las acciones públicas sobre ellas.

Los objetivos a que hace alusión el Programa Institucional de INMUJERES, son tres, Coordinar y promover la implementación de la polí­tica nacional en materia de igualdad entre mujeres y hombres para contribuir a una mejor calidad de vida, a la justicia y a una vida libre de violencia para mujeres y niñas.

Otro objetivo es orientar y fortalecer el quehacer público y privado para lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres y uno más que se refiere a impulsar cambios culturales que favorezcan el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres y su liderazgo como protagonistas del desarrollo y acoras claves para la mejorí­a del paí­s.

Para llevar a la realidad los objetivos se plantan estrategias y acciones puntuales por ejemplo, la primer estrategia prioritaria se reviera a impulsar los mecanismos institucionales a nivel nacional que fomenten la igualdad entre mujeres y hombres y la erradicación de la violencia contra mujeres y niñas. Esta estrategia tiene cinco acciones puntuales.

La estrategia dos se refiere a promover ví­nculos de colaboración entre los poderes de la Unión órdenes de gobierno, sociedad civil, la iniciativa privada y la academia para fomentar el cumplimiento de la polí­tica de igualdad entre mujeres y hombres. Para ello la publicación del Diario Oficial de la Federación señala siete acciones puntuales.

La estrategia tres dice que debe de proporcionarse asesorí­a a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, autoridades estatales, municipales y de los sectores social y privado en materia de igualdad entre mujeres y hombres, con cinco acciones y la estrategia cuatro considera apoyar la formulación de programas, medidas y acciones que contribuyan al cumplimiento del Programa integral para erradicar la violencia contra las mujeres, con siete acciones puntuales.

Una estrategia prioritaria más es la que prevé desarrollar instrumentos técnicos para apoyar la transversalidad de la perspectiva de género, otra de fortalecer la acción de las instancias de las mujeres en las entidades federativas y municipios en eso de la igualdad y otra más proveer de cursos, materiales educativos y herramientas para la certificación que apoyen la capacitación del personal de los sectores que participen en la implementación de la polí­tica en materia de igualdad.

Dos estrategias más son la generación de datos e información estadí­stica, diagnósticos, desarrollo de sistemas de información, estudios y publicaciones que provean de información que de cuenta de la situación de las mujeres y promover la participación polí­tica de las mujeres para contribuir al principio de paridad establecido en la Ley.

El programa Institucional a favor de las mujeres, tiene que releerse y estudiarse a fondo, para establecer con claridad que hará la Federación y que, a través de ese documento firmado por la presidenta del INMUJERES, Nadine Gasman Zylbermann, quiere que otras dependencias, las entidades y la sociedad quieren que hagan para ellos decir que cumplieron con las estrategias y sus acciones puntuales.

Al final de cuentas la mejor lectura de la igualdad de género y la paridad, se concretará al asunto de que los partidos polí­ticos dejen que en el 50 por ciento de los cargos de elección hay mujeres, aún en demérito de la votación, porque no siempre la cantidad de votos corresponde ni a la realidad polí­tica de las regiones ni a la que, los propios partidos tengan.

Es mucho ruido y palabrerí­a en un programa con presupuesto que no considera metas numéricas puntuales, pero, que aspira a, en el mismo tenor de la palabrerí­a, una gestión participativa que promueva el compromiso del funcionariado del Instituto con la misión de la institución, la honestidad y la austeridad fomentando el diálogo y la participación efectiva de las organizaciones de mujeres y feministas en su diversidad y la colaboración interinstitucional e intersectorial

—————

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here