Así o más claro

La nota se ha leído 983 veces

Al menos en el tema de los migrantes que son retornados o repatriados por las autoridades migratorias de los Estados Unidos, evidencia que no es tanta la coordinación que existe entre el Gobierno de la República y la administración estatal. 24 oficios enviados al Gobierno Federal, Instituto Nacional de Migración e incluso, la Secretaría de Gobernación, dan cuenta de que entre las dos instancias de gobierno, no solo cada quien trabaja por su lado, sino que pareciera que del tema migratorio, paso a lo político. En el peor de los casos, como lo expusiera el Secretario General de Gobierno CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS los más perjudicados van a ser los tamaulipecos. Lo que anticipo en su momento, hoy es una realidad; 16 casos de covid-19.  De ellos seis son de Honduras, cuatro mexicanos (ninguno de ellos de Tamaulipas) tres de Cuba, y uno de Camerún como otro proveniente de Guatemala. Desde luego que si bien hasta ahora 15 de ellos se encuentran aislados, atendidos por personal de la Comisión Estatal para la Prevención de Riesgos Sanitarios está brindándoles atención, mientras tienen el contagio. El problema pudiera decirse que está controlado, aunque por el contacto que tuvieron con los demás migrantes y personal de la Casa del Migrante en Nuevo Laredo, el número puede aumentar. Y qué lástima que en medio de una pandemia, que ha cobrado vidas y ameritado una inversión de recursos sin precedente, por cuestiones políticas cada una de las instancias de Gobierno esté trabajando por su lado. De hecho, GLORIA GARZA JIMÉNEZ Subsecretaria de Legalidad y Servicios Gubernamentales de la Secretaría General de Gobierno confirmó que todo lo que se ha invertido para atender el tema migratorio, ha sido por parte de la administración estatal. En otras palabras, que el Gobierno Federal no ha respondido con dinero ni menos con la atención de contribuir para retornar a sus lugares de origen, a todos aquellos migrantes que son prácticamente expulsados por las autoridades migratorias de Estados Unidos. Éste y otros temas, sin lugar a dudas que tienen más tintes políticos que coordinación entre las dos instancias de Gobierno. Representa una lucha de poder a poder y es una clara evidencia de que si bien, las relaciones entre la Federación y el Estado no están rotas, en ese camino van. Primero fue el Insabi, ahora es el migratorio. Y como lo dijera VERÁSTEGUI OSTOS, los más perjudicados de todo esto serán los tamaulipecos. Lo comentamos en anteriores ocasiones, todo es producto de una lucha por el poder político, que sin duda alguna se va a reflejar, en las elecciones del 2021, donde los partidos en el poder, es decir el PAN y Movimiento de Regeneración Nacional, va a pretender obtener o retener la mayoría legislativa, para de ahí, imponer y decidir sin necesidad del resto de las fuerzas políticas.

Los manchados

Nos preguntaron opinión, acerca de la propuesta que hiciera el presidente de México ANDRÉS MANUEL LOPEZ OBRADOR en torno a su eventual revocación de mandato. Desde luego que la iniciativa tiene su grado de atrevimiento, porque AMLO sabe, está seguro y consciente, que si lo somete a consulta se mantendrá en el poder el resto de su sexenio. Es cierto que a raíz de múltiples decisiones, el grado de aceptación de LÓPEZ OBRADOR ha caído en su popularidad. Empresarios, industriales, comerciantes y hasta quienes confiaron en ANDRÉS MANUEL ya piensan de una manera diferente y serían los primeros en negarle el apoyo en la consulta que todavía está en veremos. Sin embargo, el grueso de los que simpatizan, identificados como “chairos”, o los beneficiarios de becas, entre otros como los “ninis”, serían los primeros  en respaldar a AMLO. El presidente sabe que contra todo lo que se diga y escriba, sigue teniendo el respaldo de un amplio sector de los mexicanos, no en vano se atreve a promocionar la revocación de mandato e incluso, adelantarse a los tiempos. De hecho, restregaría en su cara a los conservadores, el resultado de la encuesta, que lo mantendrían por el resto del sexenio y más aun, se fortalecería en la presidencia. En fin.

Deja un comentario