“Rasurado” el presupuesto federal 2020

0
2187

Le dimos una “checadita” al presupuesto federal para Tamaulipas en el ejercicio 2020 y el panorama no es muy alentador.

Por ejemplo, se suspendió la construcción de las unidades familiares del ISSSTE en Dí­az Ordaz  y Jiménez.

En cuanto a Pemex, tampoco habrá gasto para la remediación del suelo en instalaciones de Reynosa y la Cuenca de Burgos, y cero para la construcción de la  planta de “aguas amargas” en la refinerí­a de Madero.

Respecto a los presupuestos del 2019 quedó suspendió también el proyecto de ampliación del Cefereso de Matamoros, esto en las asignaciones de la Secretarí­a de Gobernación.

Cero lana para el dragado y mantenimiento de canales en Boca Ciega, Laguna Madre, municipio de San Fernando. Igual para la SCT en la continuación de las carreteras de Estación Manuel, Aldama, Soto la Marina y hasta Rayones, que ya lleva avances por etapas. Tampoco para la supercarretera de Victoria a Monterrey, ampliada a cuatro carriles.

Son varios los rubros donde sí­ hay autorización pero vienen disminuidos. Por ejemplo en el Fondo de Fomento Municipal, se reducen 11.8 millones de pesillos, que significan al menos 2.1 por ciento.

Otros ejemplos: En 2019 Doña Fede le otorgó a Tamaulipas 295.5 millones de pesillos del Fondo de Extracción de Hidrocarburos. Para el 2020 viene “seco”, sin billetes.

Por el Fondo de Fiscalización y Recaudación, en el presente año nos tocaron 843.6 millones; para el siguiente en ceros.

La participación por autos nuevos (ISAN) en el 19´ llegaron casi 355 melones; cero para el año que entra y así­ sucesivamente.

Viene “rasurado” el Programa de Abasto Social de Leche a cargo de Liconsa. Disminuye en un 25.7 por ciento, en tanto que se pierden los 20.8 millones para el fortalecimiento de la calidad educativa.

Los proyectos de inversión de Comunicaciones y Transportes  ven reducidos en un 36.8 por ciento, de mil 48 millones a 686, en cuanto a conservación de infraestructura de caminos rurales y carreteras alimentadoras, estudios y proyectos de construcción y ampliación.

No hay lana para las instalaciones de la capitaní­a de puerto en Matamoros, que era un proyecto en marcha.

Respecto a Medio Ambiente y Recursos Naturales, cero fondos para modernizar el canal alimentador de la unidad de riego El Carmen-San Juan, en la zona norte, ni para la modernización mediante block y concreto hidráulico, del canal principal de las unidades de riego en Oyama y Marroquí­n, ambas del municipio de Hidalgo.

Por cuanto al Seguro Social, ni quinto para la construcción del Hospital General de Tampico, ni las unidades de Medina Familiar de Dí­az Ordaz y Villa Aldama.

Este mismo lunes el PRI de Tamaulipas convocó a rueda de prensa para rechazar el PEF. Consideran que la reducción en casi el 60 por ciento del gasto para infraestructura de agua potable , alcantarillado y saneamiento, es un atentado a nuestro derecho humano al vital lí­quido.

Se entiende que enterada de los números, encabezó la conferencia la diputada federal emanada el tricolor tamaulipeco, Mariana Rodrí­guez Mier y Terán. Calificó el PEF como “el peor en la historia de México” que nos afectará a Tamaulipas sobre todo por los recortes al campo, seguridad pública y atención a migrantes.

Al decir suyo, el proyecto de egresos fue diseñado y autorizado por funcionarios de la secretarí­a de Hacienda, quienes lo entregaron a Comisiones del Congreso y estas lo llevaron al pleno, en un acto que debió estar en manos de los legisladores.

Total que por todos lados hay protestas en contra del presupuesto pejista. Lo menos que se dice es que fue pensando en la generación de votos y no en el desarrollo del paí­s.

Aparte, mire usted que se reunió el pleno del Consejo General del IETAM y no asistieron los representantes de cinco de los siete partidos polí­ticos. Solo el panista Samuel “El Oaxaco” Cervantes Pérez y Luis Alberto Tovar Núñez de Movimiento Ciudadano. Como que ya no les interesa.

Se hicieron la pinta Arcenio Ortega Lozano, del PT; Gonzalo Hernández Carrizález, de Morena; Denisse Mercado Palacios, del Verde Ecologista; Julio César Martí­nez Infante, de PRD y Alejandro Torres Mansur, del PRI. Desde luego que ni falta hicieron, no tienen derecho a voto, solo voz y por lo general permanecen mudos.

Cuando está por cumplirse le primer año de ejercicio de López Obrador, el cotidiano El Universal publicó una encuesta sobre las preferencias partidistas y mire que hay novedades: Morena ha perdido 20 puntos.

Según el “Ave de mal agí¼ero”, Alejandro Rojas, quien se encuentra en Nuevo Laredo, esos puntos significan 10 millones de votos menos; “vamos en caí­da libre, directo a la derrota en el 2021”, declaró y publicó en redes.

Según el diario, en marzo un 51.9 por ciento de los ciudadanos estaban dispuestos a votar por Morena; en junio la cifra bajó al 40 por ciento y a noviembre el 36.3. Van hacia atrás.

Aparte del desgaste del poder, hay el sentimiento de que el señor López ha cometido errores y omisiones garrafales. Abrió varios frentes de batalla que, al final, lo podrí­an hundir a mitad del sexenio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here