Con más pena, que Gloria

La nota se ha leído 2532 veces

Con toda desfachatez, los integrantes de la LXIII Legislatura Local, que ayer concluyeron sus funciones a marchas forzadas, consideraron que lograron varias reformas en beneficio de la sociedad tamaulipeca y por lo tanto merecen que sus nombres queden inscritos en una placa para la posteridad y que hoy será colocada durante una ceremonia antes de abandonar el Congreso Local.

Presumen que lograron cambios para vigilar la correcta aplicación de los recursos públicos a través de la Ley Estatal Anticorrupción, incluso realizaron una serie de foros para la creación del Sistema Estatal Anticorrupción (SEA), sin embargo no previeron los recursos necesarios que se requieren para que sea funcional y sobre todo avalaron nombramientos de amigos o servidores públicos que nada han hecho para cumplir con este mandato constitucional.

Se jactaron que por primera vez los ciudadanos podrían coadyuvar en las tareas de vigilar la aplicación correcta de los recursos públicos, pero resulta que a más de dos años de distancia de la creación del Comité de Participación Ciudadana carece de oficinas y en ocasiones sin dinero, por lo que sus integrantes deben sacar dinero de sus bolsillos para sufragar los gastos.

En ocasiones con el pretexto de legislar en contra de la delincuencia organizada en la entidad, los integrantes de la LXIII Legislatura Local cometieron excesos que fueron duramente criticados por organizaciones civiles y medios de comunicación, como la llamada “Ley Mordaza”, por medio de la cual pretendieron regular el uso de las redes sociales.

Y antes de irse, la mayoría del PAN se impuso nuevamente para dejar vigente la controvertida “cláusula de gobernabilidad” que le permite eliminar de inmediato cualquier iniciativa de la oposición, es decir en forma automática puede desechar cualquier propuesta de reforma a la constitución local en lugar de que sea enviada a las comisiones legislativas para que sea analizada y discutida por el sólo hecho de no ser suya.

Los representantes populares del XIV y XV distritos electorales con cabecera en Victoria, el priísta Carlos Morris Torre y la panista Teresa Aguilar Gutiérrez, respectivamente, en un principio hasta oficinas de gestión instalaron disque para recibir en forma directa las demandas ciudadanas, pero luego de sacarse algunas fotos, las quitaron a pesar de recibir sus nada despreciables dietas legislativas.

Algunos diputados del PAN lograron ser reelectos, como es el caso de Juana Alicia Sánchez Jiménez en Reynosa, Nohemí Estrella Leal en San Fernando y Joaquín Hernández Corres en Madero, por lo que ya no tendrán el pretexto de que no conocen el quehacer legislativo.

Hoy al medio día, se tiene programada la ceremonia de toma de posesión de la XIV Legislatura Local, que también será de mayoría panista porque tiene 22 integrantes, 21 de mayoría y 1 de representación proporcional, en tanto que Morena tiene 10 integrantes, 1 de mayoría y 9 de representación proporcional, además el PRI con 3 y el MC con 1 integrantes de representación proporcional para ser un total de 36.

El diputado Gerardo Peña Flores fue designado coordinador de la fracción del PAN, por lo que será a partir de hoy el nuevo presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso Local, además la diputada Yahleel Abdala Carmona logró el consenso de sus dos compañeros para ser la coordinadora de la fracción del PRI.

En el caso de Morena, hasta ayer por la tarde seguía una fuerte disputa por la coordinación de la fracción entre Edna Rivera López y Carmen Lilia Cantú-Rosas Villarreal, por lo que se esperaba llegaron un acuerdo para que hoy pudieran tener una representación en la Junta de Coordinación Política.

Se espera que las nuevas diputadas y los nuevos diputados cumplan sus promesas de campaña, como sería el caso de María del Pilar Gómez Leal y Arturo Soto Alemán del PAN, así como Laura Patricia Pimentel Ramírez del MC, quienes se comprometieron a solucionar en forma definitiva el abasto de agua potable para el municipio de Victoria.

Y la única solución real y efectiva es gestionar el recurso necesario para tender la segunda línea del acueducto “Guadalupe Victoria” desde la presa Vicente Guerrero hasta Ciudad Victoria, además de poner en operación el acuaférico y reparar la vieja red hidráulica para la distribución del vital líquido.

Por último, los feligreses católicos de Matamoros están de plácemes por la designación Francisco Javier Chavolla Ramos como Arzobispo de la nueva Provincia Eclesiástica de Toluca, integrada por las Diócesis de Atlacomulco, Cuernavaca y Tenancingo, que autorizó recientemente el Papa Francisco. Chavolla Ramos fue obispo de la Diócesis de Matamoros de 1991 hasta el 2003, cuando se hizo cargo de la Diócesis de Toluca.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here