Indí­genas mayas rompen barreras y emprenden en sector turismo

0
4268

Por Carlos Trejo Serrano

México.- Sí­ es posible emprender y hacer lo posible para competir con las grandes empresas, comenta Mario Tuzmai, un indí­gena bilingí¼e hablante de maya y español.

Mario y otros ejidatarios del municipio Temozón, una pequeña localidad situada a 13 kilómetros al nor-oriente de Mérida, Yucatán, vieron hace casi 20 años una oportunidad de negocio turí­stico al radicar cerca de la zona arqueológica Ek Balam.

En aquel entonces eran muy pocos los beneficios que la comunidad indí­gena obtení­a de ese centro arqueológico, aunado a que habí­a preocupación por lo incierto que resultaba la siembra temporal de maí­z, la principal actividad de la región.

«Vimos que con el cambio climático no es segura la cosecha de cada año. Si no llegaba la lluvia y no habí­a una buena temporada, pues a veces no habí­a maí­z en la tierra del campo», cuenta a la agencia de noticias Notimex.

Ese momento obligó a Mario y sus allegados a organizarse para conformar una cooperativa, porque encontraron en el turismo un complemento a sus actividades laborales y decidieron darle forma al parque ecoturí­stico Uh Najil Ek Balam (La casa del Jaguar).

El lugar lleva consigo el nombre de Ek Balam (Estrella Jaguar), una ciudad maya que tuvo su máximo desarrollo durante los periodos Clásico tardí­o y terminal, y que posiblemente fue sede del reino de «Tlalol».

Pero la intención no sólo era la de tener una fuente de recursos económicos, sino también ofrecer una oportunidad de empleo a quienes migran a Cancún u otros lugares para conseguir una mejor calidad de vida, apunta.

El centro turí­stico forma hoy parte de las 186 empresas integradas en la Federación Indí­gena Empresarial y de Comunidades Locales de México, dirigida por Cecilio Solí­s desde hace más de cuatro años.

Las compañí­as están localizadas en al menos 22 estados de la República, pertenecen a 33 pueblos indí­genas diferentes y dan empleo a más de tres mil personas en los rubros de transporte, artesaní­as, servicios turí­sticos, productos agropecuarios y del bosque, joyerí­a, textiles y otros.

Para Mario, de 47 años de edad, mantener viva la lengua maya le da un «gran valor» como emprendedor porque «es nuestra tarjeta de presentación» para los turistas nacionales y extranjeros que arriban a Temozón, y le hace frente al riesgo que la podrí­a llevar a desaparecer.

«Tiene un valor muy importante para nuestra comunidad maya y nos permite compartir nuestra cultura, tradiciones y comida. Todo es un engranaje que se está haciendo parte de nuestra actividad», acentúa.

Y es que hoy el grupo de mayas ha puesto en marcha una serie de tours para exponer a quienes llegan la riqueza que guarda la cultura maya, desde su origen, la milpa tradicional, hasta cómo hacen tortillas a mano y los bordados.

Mario aprendió en casa y desde muy pequeño la lengua, en la actualidad no sólo la comparte a niños y jóvenes, sino que también aprenden inglés y francés para atraer una mayor cantidad de visitantes y lograr comunicarse mejor con quienes llegan del exterior.

«El camino ya recorrido también nos remarca el gran aprender de nuestro andar, pero todaví­a podemos mejorar más. Necesitamos actualizarnos para competir con las grandes empresas, pero también ofrecer un servicio de mayor calidad», añade.

En México existen 25 millones 694 mil 928 personas que se reconocen como indí­genas y, de ellas, 7.4 millones son hablantes de una de las 68 lenguas indí­genas del paí­s, según el Instituto Nacional de Lenguas Indí­genas (Inali).

El maya es la segunda lengua más hablada en el territorio mexicano, al contar con 859 mil 607 personas, sólo después del náhuatl, que suma un millón 725 mil 620 hablantes.

Este 21 de febrero es el Dí­a Internacional de la Lengua Materna, proclamado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (Unesco), porque la diversidad lingí¼í­stica se encuentra cada vez más amenazada.

En ese sentido, se estima que cada dos semanas, como promedio, una lengua llega a extinguirse y se lleva todo un patrimonio cultural e intelectual.

Con información de Notimex

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here