Horacio Ortiz también tiene sus cuentas congeladas

0
1039
Que estuviera remodelando y extendiendo a dos terrenos adicionales su residencia, en la colonia «Los Leones» de Reynosa, me generó dudas sobre la condición de «nuevo rico» del presidente del Supremo Tribunal de Justicia de Tamaulipas.
Que simultáneamente estuviera remozando las oficinas de su Notaría Pública, me pareció una señal clara de que la abundancia de dinero era una realidad para el abogado Horacio Ortiz Renán.
Enterado de que los mandos del Poder Judicial, tanto estatales como federales, tienen salarios de escándalo, por abundantes, no di crédito a las versiones que me compartían para fundamentar la opinión, de varios interlocutores conocedores del mundo del litigio, de que Horacio Ortiz Renán es un corrupto.
Supe que en otro tiempo laboró en un juzgado como Secretario de Acuerdos y que fueron épocas muy lucrativas para una pequeña mafiecilla que ganaron fortunas, en dólares, con el robo de «casos» a los abogados litigantes que hacían el trabajo y que en vísperas de darse a conocer las sentencias, eran desplazados por abogados recomendados por las autoridades de los juzgados, disfrazando de este modo el cobro de «moches» para fallar a favor del cliente.
Hasta ese momento, para mí, era justificable el «tren de vida» que lleva el abogado Horacio Ortiz Renán. Ampliar su residencia y arreglar sus oficinas, se puede solventar con los ingresos que percibe como Jefe de uno de los Poderes del gobierno de Tamaulipas.
Lo que de plano ya no me cuadra es la versión de que Horacio Ortiz Renán, su esposa y su hijo, tienen las cuentas congeladas y que el monto del dinero que hay en esas cuentas supera los ochenta millones de pesos, una cifra que excede, por mucho, lo que puede ahorrar con el salario suyo y el de su hijo, que fue regidor del Ayuntamiento de Reynosa.
El asunto de las cuentas congeladas está sujeto a confirmación. El tema de la ampliación de su mansión en la colonia más lujosa de Reynosa, y de las oficinas de su Notaría, me consta y es fácil verificarlo con una visita al sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here