Fenómenos naturales

La nota se ha leído 851 veces

Ayer escribí que una de las cosas bellas de la vida es la convivencia estudiantil, del ambiente universitario, porque la juventud sana, sigue siendo inquieta, propositiva, emprendedora y contagiado de estos elementos anuncié el III Congreso de Comercio y Negocios Internacionales, organizado por la Facultad de Derecho Victoria, dirigida por el Dr. Armando Villanueva Mendoza, para este 8 y 9 de octubre, a partir de las 9:00 de la mañana.

La coordinadora del Programa Educativo en la Licenciatura de Negocios Internacionales, la Mtra. Iris Yadid Godina Muñoz, es la promotora de este congreso que tienen como finalidad cumplimentar la formación académica de los estudiantes contrastando la teoría del aula y práctica real.

En el tema central, le comento que desde el martes pasado se anunció la llegada, por el hermoso e incomparable Mar Caribe, del Huracán Delta. Los que saben, aseguraron impactaría muy fuerte en la zona de la Rivera Maya, entre Playa del Carmen y Cancún.

Quizá lo que nunca imaginamos es que hubiera tanta gente en ese destino turístico de Playa, porque no hay números oficiales o extraoficiales de organizaciones de comerciantes. Es decir, nadie ha dicho esta boca es mía. Aunque videos de caos se han transmitido del aeropuerto de Cancún por querer salir de allá y el desorden en algunos albergues que se instalaron fuera del área turística.

El fenómeno natural identificado como “Delta”, venía con categoría 4. Aclaro no es política o referencia a la 4T. Aunque bajó a 2, con solo tocar el Caribe mexicano, pero que pegó un gran susto a los aburridos y tradicionales connacionales que no aguantan el confinamiento sanitario y se fueron a Cancún y la Rivera Maya para turistear, aunque fueron sacados de sus lujosos hoteles para remitirlos a los albergues habilitados para el fin, pues el peligro fue amenazante.

Hasta el cierre de esta columna ninguna autoridad federal o estatal, señalan un número aproximado de turistas que se encuentran en aquella península y seguro la razón es porque el fenómeno meteorológico sigue mojando la región.

La amenaza ahora es que la fuerza de los vientos lo saque de la península yucateca y lo lleve al Golfo de México, donde se espera retome velocidad y vuelva a la categoría 4 que perdió y los que saben, afirman que de seguir la trayectoria que han calculado, impactará para el fin de semana otra vez en los estados Unidos.

Los dormidos

En un cambio de tema, pero dentro del mismo contexto natural, le comento que mientras algunos habitantes del noreste mexicano empezaban su sueño reparador, otros se distraían viendo una película o Netflix, la televisión o hasta ‘noviando’, otros sin tener que hacer miraban el romántico cielo de octubre.

A eso de las once la noche, mientras algunos ronquidos retumbaban los vidrios mal puestos del cuarto donde dormía sin micrófono el más pesado de la familia, una luz muy brillante en el cielo, iluminó la noche.

La Revista Forbes Digital publicó “La noche de este martes, habitantes de la Ciudad de Monterrey y el estado de Tamaulipas, reportaron la caída de un impresionante meteorito, el que impactó en tierras ejidales de Ciudad VictoriaTamaulipas. El sorprendente cuerpo celeste generó una estela que iluminó el cielo en el noreste de México. Pues varios usuarios reportaron a través de redes sociales el avistamiento.”

Desde luego que la influyente publicación no fue la única en informar sobre el hecho, pues en medios locales se hizo el escándalo y las redes sociales han mostrado imágenes y testimonios del lugar donde terminó de estrellarse el fenómeno natural.

Don Pedro Granados Ramírez, titular de Protección Civil Tamaulipas, confirmó la caída del meteorito y su impacto registrado alrededor de las 23:00 hrs., en la zona ejidal de Lázaro Cárdenas, municipio de Victoria, ubicado apenas a unos 5 kilómetros al norte de la capital tamaulipeca.

Otras publicaciones nacionales aseguran que videos con Smartphone y de la compañía Webcams de México, dejan testimonio del momento en que el astro envolvió el cielo, iluminando la noche en zonas cercanas al Cerro de La Silla en Monterrey, pero también habitantes de otros municipios del mismo Nuevo León y en estados vecinos como Coahuila y hasta algunas ciudades de Texas, Estados Unidos, reportaron el fenómeno.

Deja un comentario