Encuestas: Saber primero quién la pagó

La nota se ha leído 930 veces

Las encuestas o sondeos demoscópicos no deciden una elección y menos si benefician a quienes las pagan, como es el criterio generalizado entre quienes nos dedicaron al análisis político.

Apenas comienza el proceso y el “calorcito” empieza a darse por el lado de los sondeos, preferencias e intención del voto.

La última publicada –que se refiere a las principales ciudades de Tamaulipas (y de México)- es una investigación de TResearch, misma que pronostica la victoria de Morena en los municipios más poblados desde Nuevo Laredo hasta Tampico..

Menos de 15 días antes llamó la atención una de Massive Caller en que señalaba el triunfo del PAN en por lo menos Tampico.

Lo que pasa es que los negocios dedicadas a eso, violan la Ley y dejan en la indefensión a quienes tratamos de saber, antes de ver los resultados, quién paga.

En su mayoría se pasan la reglamentación por el arco del triunfo. Que se sepa, en Tamaulipas nadie ha sido sancionado por ese motivo.

Antes de realizar trabajos, o incluso hasta cinco días posteriores a la publicación, los autores tienen la obligación de informar al Instituto Electoral (IETAM) sobre: Quién ordenó la investigación, el que la realizó, el o los patrocinadores y el mero “paganini”, el que soltó el cheque.

También las fechas en que se hizo el levantamiento de la información, población objetivo, frase exacta de las preguntas y por ciento de quienes se negaron a opinar.

En ocasiones estos datos vienen en “letra chiquita” y escapan al escrutinio de los ciudadanos.

Por costumbre, cuando leemos una encuesta sobre intención del voto, lo primero que buscamos es el nombre del pagador. Lo demás es secundario.

Tampoco significa que todas deban ser “a pedido”. Pudiera ser que una empresa la financió de su presupuesto, lo cual también debe apuntarlo. No es delito, solo evitar que se engañe a la gente.

Vemos en redes presuntos trabajos demoscópicos de muy dudosa procedencia. Dudamos de todas a menos que se demuestre lo contrario.

No es por menospreciar el método, pero eso de hacer “encuestas” por redes genera más desconfianza que certidumbre. No hay  método científico como para darle validez. Se presta para la manipulación.

Parece que al árbitro local (OPL) le hace falta más energía, iniciar de inmediato juicios sancionadores, que es lo que alcanzan quienes no acatan el reglamento. La cárcel de hasta tres años es para aquellos que difundan en la veda de los tres días previos a la elección.

Por ejemplo, en 2018 el Instituto Electoral de Chiapas multó con 200 mil a Massive Caller por infracciones a la  normatividad electoral

Poco antes, en 2015, el impreso La Opinión de Poza Rica recibió una multa de más de 70 mil varos (firme) por difundir, “sin dar aviso”, sobre preferencias rumbo a las diputaciones federales y proceso local.

Tienen que correr avisos, por lo menos. No se puede permitir el engaño de la gente.

En Tamaulipas son menos los juicios a medios de comunicación.

Tema aparte, se les acabaron las vacaciones a los diputados locales y este jueves deberán regresar a la chamba. Es el segundo y último año de su ejercicio. La beca fue por dos años (fuera de aquellos que alcancen la reelección a la que tienen derecho).

Alrededor de las diez y media de la mañana sesionará por última vez la Comisión Permanente y se instalará el pleno. Está prevista la asistencia del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, como cada vez que se da este tipo de eventos.

Precisamente el ejecutivo estará cumpliendo el uno de octubre sus primeros cuatro años de ejercicio. Le queda un tercio. Si la está haciendo bien, le irá bien a su partido en las elecciones del 2021. Si no alcanza las votaciones deseadas deberá reinventar su gestión para llegar con mejor esperanza a su propia sucesión en 2022.

Las instalaciones legislativas ya fueron desinfectadas. Recuérdese que varios diputados fueron víctimas del coronavirus, aunque difícilmente se contagiaron en Palacio, sino en los recorridos que traen por sus distritos ya sea en plan de reelección o precampaña rumbo a las alcaldías.

Ahí por diciembre, cuando no sea antes, varios pedirán licencia para aspirar a ediles. Si les va bien ya no volverán. Si pierden regresarán al recinto.

No siempre los que se van alcanzan la victoria. El caso más sonado es el de Carlos García González, quien fue pastor de la anterior legislatura. Mordió el polvo en Matamoros. No le fue tan mal porque alcanzó la secretaría de Desarrollo Económico.

Tiene sesión este martes el Instituto Electoral. Van a empezar a fluir los centavitos del Gobierno del Estado para los hermanos Pineda Morín,  gerentes del PES en su reinvención pejista. También hay sesión al día siguiente, 30 de septiembre a las 11:00 horas..

El Gobernador Francisco García se concentró este lunes en Reynosa. Ahí fue la conferencia de prensa mañanera que empieza a hacer tradicional. Visitó el Complejo de Seguridad Pública que está casi terminado. También el Centro de Convenciones que anda en un 65 por ciento de avance.

Buena pregunta la de algunas damitas en redes ¿entre mujeres no vale la violencia política de género?. Dos diputadas locales del PAN se le fueron a la yugular a su ex compañera federal Nohemí Alemán Hernández, por haberse incorporado a MORENA, y no pasa nada.

La “lincharon” en redes y como si nada. De haber utilizado un varón el mismo lenguaje (de carretonero, suele decirse) que Juana Alicia Sánchez y Roxana Gómez, las féminas ya lo estarían cocinando en leña verde.

 

Deja un comentario