El “descontón”, como estrategia

La nota se ha leído 885 veces

Se ha vuelto costumbre el “descontón”, como estrategia para negociar los contratos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que encabeza Manuel Bartlett Díaz, puesto que hace poco más de un año también freno la construcción y operación de ductos de gas natural que ejecutaban empresarios nacionales y extranjeros, como acaba de ocurrir con el llamado “Golpe Eléctrico” a través de la publicación del acuerdo para la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

          Ayer como ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador cambio las reglas para la inversión y operación con el pretexto de acabar con los abusos de inversionistas a través de supuestos contratos leoninos, sin embargo no logró cambios sustanciales en los contratos para lograr ahorros en las finanzas públicas, sino por el contrario se gasto más a fin de asegurar el abasto del gas natural.

          Además puso en peligro la entrada en operación del gasoducto Texas-Tuxpan que tuvo una inversión de 2 mil 500 millones de dólares, ya que después de intrincadas negociaciones con los representantes legales de las empresas IEnova y TC Energy se logró su funcionamiento para abastecer de gas natural en diversas zonas del país.

          Ahora con el “Golpe Eléctrico” pretende también cambiar las reglas de inversión y operación con las empresas generadoras de energías limpias, es decir energía eólica y solar, como es el caso de la empres “Eólica Tres Mesas” que se encuentra desarrollando varios parques en Tamaulipas.

          A propósito, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca anunció a través de redes sociales que emprenderá la defensa legal de las plantas de energía eólica que se construyen en la entidad, puesto que podría perder cerca de 3 mil 500 millones de dólares que se invierten en 15 proyectos.

          El mandatario estatal aclaró que 11 de los 15 proyectos están listos para entrar en operación, en cuya infraestructura eléctrica se hizo una inversión de poco más de 2 mil 300 millones de dólares, además de una fuente importante de empleos directos e indirectos en la entidad.

          Incluso, se podrían cancelar 4 proyectos energéticos que estaban por arrancar con una inversión de mil 200 millones de dólares, que se dejarían de invertir en nuestra entidad.

          De regreso con el llamado “Golpe Eléctrico”, el presidente López Obrador dijo ayer en la conferencia matutina en Palacio Nacional que: “defenderá en tribunales el criterio del actual gobierno”, por lo que nuevamente se espera una intrincada lucha para lograr la libre competencia en el sector eléctrico del país.

          Y aunque usted no lo crea, el político tabasqueño dijo está a favor de la generación de las energías limpias y renovables, además negó que no habrá expropiación, ni estatismo, ni nacionalización de la industria eléctrica.

          Lógicamente nadie le creyó, por lo que los representantes de las empresas generadoras de energías limpias y renovables se preparan para dar una dura lucha en los tribunales, más ahora que el Juez del Primer Distrito en Materia de Competencia Económica y Telecomunicaciones, Rodrigo de la Peza López Figueroa, concedió otros tres amparos en contra de las medidas arbitrarias de la CFE.

          La acometida en contra de las empresas generadoras de energías limpias ha estado a cargo de la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle García, quien por más que se esfuerza no logra convencer a nadie de que el acuerdo sólo busca garantizar el abasto oportuno de la energía eléctrica durante la crisis sanitaria por el coronavirus en el país.

          Hasta el momento no ha dicho nada el titular de la CFE, pero no hay duda de que este nuevo “descontón” a los empresarios en el sector energético tiene el sello de Bartlett Díaz, sobre todo ahora que lo invade la rabia y frustración luego que fue descubierto el negociazo de su hijo León Bartlett Álvarez con la venta fraudulenta de ventiladores para las clínicas y hospitales del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que atienden pacientes con coronavirus.

          Por otra parte, no hay duda de que los legisladores de Morena buscan distraer la atención de la sociedad mexicana que se encuentra alarmada porque la curva de contagios y decesos por el coronavirus no se aplana, como afirmó recientemente el presidente López Obrador, puesto que ayer durante la sesión de la Comisión Permanente se presentó la iniciativa para desaparecer los fideicomisos.

          Entre los fideicomisos que se buscan extinguir por instrucción del presidente López Obrador, destaca el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), que se utiliza para auxiliar en forma inmediata a la población que han sufrido la pérdida de sus bienes materiales por temblores, lluvias, huracanes, entre otros.

          El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, fue uno de los primeros en criticar la desaparición del FONDEN, ya que resulta irresponsable dejar sin el apoyo económico a las familias que sufren los embates de la naturaleza, además de inhumano porque dejará en el desamparo total a las víctimas.

Correo electrónico: jagovea_53@Yahoo.com

Deja un comentario