Los que van a perder en 2021

La nota se ha leído 1029 veces

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Muy madrugador Don Luis René “El Cachorro” Cantú Galván, dirigente estatal del PAN, al solicitar con días de anticipación su reconocimiento como partido para la cita del seis de junio en las urnas.

Dicen que no por mucho madrugar amanece más temprano pero le quiere ganar tiempo al tiempo, o como afirma el adagio popular, “al que madruga Dios lo ayuda”. Tenía hasta el 30 de septiembre para presentar los papeles del partido. Se ve que tiene ganas de entrarle ya.

Entre paréntesis, “Cachorro” es el suplente del diputado Gerardo Peña Flores, casi seguro candidato para la presidencia de Reynosa. Si el titular se va, a Luis no le conviene asumir y dejar el guayín a medio río.

Embozados (cubrebocas) como lo requiere la época, él y su secretaria general Mariela López Sosa llegaron a las oficinas del jefe del IETAM, Juan José Lupe Ramos Charre, a entregar documentos.

Lo raro es que el Instituto no haya implementado un mecanismo para recibir solicitudes por vía electrónica, acorde a la emergencia del virus, como lo quiere hacer con los candidatos. No hay necesidad de exponer a la gente a contagios.

Observando el panorama electoral, la verdad es que los tiempos se adelantan en comparación con elecciones pasadas. Más bien no se adelantan, es el ajuste para que los comicios sean el primer domingo de junio, y no en julio como se acostumbraba.

Veamos.

En 2018 las precampañas se realizaron entre el 13 de enero y once de febrero, por 30 días.

Las campañas del 14 de mayo al 27 de junio, un promedio de 45 días (en ayuntamientos hay variación según el número de habitantes de cada municipio). Las votaciones el primer domingo de julio.

Decíamos que se adelantan: Las precampañas del 21 de diciembre al 31 de enero, algo así como 40 días. Las campañas del 17 de abril al dos de junio.

Ya lo dice la Ley. Lo que pasa es que los transitorios de la misma homologaron con fechas federales. En adelante siempre serán en junio (si no hay otra reforma en los siguientes años).

En la praxis viene siendo lo mismo puesto que los partidos no hacen precampañas. Como se manejan a “dedazo puro” no necesitan internas. Hacen la faramalla de procedimientos democráticos para caer en un solo aspirante.

Eso aquí y en China se le llama “dedazo”. Ciertos hacen votar a la militancia por un solo interesado en una sola urna. No hay democracia y menos en los “chiquillos”, aquellos cuya clientela es menor.

No habrá mucho cambio en los partidos viejos, los tradicionales. De los nuevos no se sabe nada. El INE no les ha dado el visto bueno.

Mire usted, en 2018 jugaron nueve partidos. De ellos mordieron el polvo el Verde Ecologista, del Trabajo, de la Revolución Democrática, Nueva Alianza y Encuentro Social. La guillotina alcanzó a cinco por falta de clientes a nivel México o en el Estado y, de paso, el erario se quitó una sangría permanente.

La tendencia es que seguirán en lo mismo, volverán a perder aun cuando se asocien con los “grandes”. Lo malo es que vienen otros con las mismas uñas en ristre y no para hacer trabajo.

Para 2021 pudiera salvarse el Movimiento Ciudadano que ya camina al lado de a Acción Nacional. El PRD ni por eso, ya no sirve ni para “quitar” votos (primero al PAN y ahora a Morena).

Son los mercenarios de la política que cada que hay elecciones provechan para llevarse un billete a la bolsa. Viven del subsidio “más algo” más para legitimar al partido dominante en turno. Ayer fue el PRI, hoy es el PAN.

El clásico ejemplo son el Verde, MC y PT que por años subsistieron como satélites del tricolor. Ahoga cabalgan con el grupo azul. No la quieren brincar sin huarache.

En 2019 (plurinominales) se dio la primer gran rasurada a los vividores. Solo alcanzó tajada Movimiento Ciudadano de Gustavo Cárdenas Gutiérrez. Cosecharon poco más de 30 mil votos, algo así como el 3.5 por ciento de la votación, y cosecharon un escaño en el Congreso Local.

Resultado de su alianza con el PAN un año antes, los emecistas gozan del presupuesto de Aldama. Con ello Jorge Luis González Rosales tiene garantizada la reelección.

Los demás le dijeron adiós a la beca en el Poder Legislativo. No reunieron el tres por ciento de la votación total que exige la Ley. Es la tendencia para junio del año venidero.

Menos la harán solos como el Verde Ecologista, cuyo bisoño gerente, Ricardo Gaviño Cárdenas, anunció con mucho orgullo que su única alianza será con los ciudadanos.

Solo hay una pregunta sin respuesta ¿con qué fuerza llegarán a Tamaulipas los “nuevos” que autorice el Instituto Electoral?. Entre ellos los dos que auspician sendas corrientes de los maestros, uno de Elba Esther Gordillo y el otro del SNTE oficial.

A estas alturas de la tarde no se esperan sorpresas. Tampoco triunfos de los independientes a menos que el “sistema” los infle con billetes para sepultar a alguien de casa.

El resumen es que para el 21 de diciembre, si exponerse a multas y sanciones, los actores partidistas podrán perfilar o “destapar” a sus posibles abanderados. Eso está a la vuelta de la esquina. Un mes menos que hace tres años.

Informes de la reunión de la Conago con el Presidente en San Luis Potosí, hablan de un ambiente muy convulsionado. Es indudable que se están dando los equilibrios de poder. A su manera, cada quien cosecha votos para el 21´.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here