Felipe: ¿Un Bróker polí­tico en gobernación?

0
2167

El  anglicismo se usa generalmente en el ámbito de la economí­a. Sin embargo, durante las últimas décadas  de la polí­tica en México, el advenimiento de una partidocracia  que suele  requerir  de  una arquitectura de acuerdos y puentes de entendimiento, ha traí­do consigo  la figura de los  negociadores  del poder, cuyas habilidades personales,  los llevan a buscar  la conciliación, en aquellos temas, donde hace falta, puntualizar las afinidades, y minimizar las discrepancias

En Tamaulipas, la llegada  de Felipe  Garza  Narváez, a la oficina de  Gobernación fue hasta cierto punto, repentina. Y más aun la imagen donde rindió protesta, en un despacho sin las fotografí­as  del gobernador, ni del Presidente de la república. Justamente el despacho de un hombre en soledad, que escribirá informes, para  el obradorismo, pero supervisados por el cabecismo.

O sea, Felipe, prestó juramento con la mano derecha, pero  esta a su vez,vigilada por una izquierda que la observó desde su posición inmóvil.

Lo que vimos, fue un espacio, en el cual, de manera solitaria, y por demás discreta,  el Director de la dependencia en la zona centro-noreste,  Cuauhtémoc Villarreal Cantú, le  parafrasea  al odontólogo tamaulipeco, el acostumbrado protocolo, que concluye con un: “Si no lo hicieres, que la nación te lo demande”. Pero…¿quien se lo reclamará a Felipe? La nación obradorista o la nación cabecista tamaulipeca? He ahí­ el detalle.

La historia  de  FGN  con el régimen de la 4T, al cual ahora sirve, nada menos que en un área  de información y análisis  de la polí­tica interior tamaulipeca,  está  llena de cosas raras. Primero, en la antesala de la elección presidencial, vemos a un  Felipe Garza, moverse en pos de la candidatura a  senador. No lo consigue, pero tampoco le preocupa, ni tampoco se afilia a  MORENA, tal  como se lo habrí­an pedido, algunos de sus contactos en este partido.

Durante todo este tiempo, Felipe  se maneja como  aspirante externo, y lejos de andar mendigando  lo que coloquialmente  se conoce como un “hueso”, en el nuevo gobierno federal, el polí­tico  ex priista que se jacta de conocer todo el estado y  de tener contactos con la clase polí­tica del pasado y con la actual, algo así­ como un puente, entre el viejo PRI  y los vientos  de cambio, así­ como con personajes de MORENA,  se  siente seguro de si mismo. Y les advierte a los morenistas, que, si no le dan un espacio, seguramente lo encontrará  en el espacio azul, pues  el gobernador es su amigo.

Para llegar a este punto, ya anteriormente, habí­amos  visto a  Garza Narváez, en un evento público, en la capital del estado,  firmar un documento de compromiso por la democracia, con el entonces candidato a la Preasidencia  Andrés  Manuel  López  Obrador.

O sea,  la principal cualidad de  Felipe, es que tiene el don de la ubicuidad, y que  igual se puede sentar a dialogar  con tirios o con  troyanos. Es un hombre  sin camisetas ,  que no  es dado al enfrentamiento, y por lo tanto le resulta  natural ir de una  trinchera a otra, como una especie  de médico  de la cruz roja, atendiendo a diferentes bandos de combatientes,  y  manejándose  con  neutralidad. ¿En este caso, lo logrará?

Sobre todo, en la etapa actual, donde vemos  a un gobierno estatal  y a una federación  protagonizar  un  diferendo que está a  la vista de todos.

En este sentido, la pregunta es: ¿Qué papel  va a jugar Felipe? ¿A quien va a servir..?  ¿A melón o a sandí­a? Habrá espacio en gobernación para  que un Garza Narváez, ducho en la habilidad de la diplomacia polí­tica  y la institucionalidad, pueda ejercer su función y dejar contentos  a los dos poderosos  caballos del poder, que compiten ya desde ahora , en el handicap  del 2021, cuyo fondo, es el 2022?

Felipe  es el nuevo Delegado de Gobernación. No queda claro que es lo que va a hacer ahí­, pero  una de sus tareas  seguramente es  la de enviar  informes pormenorizados de  como va la entidad. Un informe que será enviado a  su superior  Olga Sánchez  Cordero, y que muy probablemente será  tomado en cuenta por una cadena de mandos,cuya desembocadura final, es el primer despacho de Palacio Nacional.

Si Felipe  es amigo  del Gobernador Garcí­a  Cabeza  de  Vaca  y es un servidor  público, al servicio de  la 4T que lidera  AMLO, su trabajo en Gobernación,   más que como  un contrapeso, se ve como un elemento que buscará abrir espacios de negociación  y de diálogo, entre ambos niveles de gobierno.

¿Será el nuevo enviado de Bucareli, un broker polí­tico, un negociador, para abrir espacios de dialogo, donde antes no los habí­a? Queda claro que, tiene cualidades para ello, pero…logrará imponer su lógica de paz, en un ambiente de guerra?

Mencionamos lo anterior, porque, el arribo de Felipe  a Gobernación, se observa también como un logro del gobernador  tamaulipeco, mismo que, habrí­a  visto con buenos ojos, el arribo de un personaje, como Felipe Garza, todo caballerosidad  y prudencia. Aunque, en tiempos  de lucha por el poder, no se sabe, hasta donde pueda estirarse la liga.

Garza Narváez,  de manejarse con  habilidad, podrí­a ser un eficaz mensajero entre ambas esferas del poder tamaulipeco y obradorista. Dependerá de que se maneje con toda independencia, porque finalmente, Felipe  parece no tener dueño polí­tico. Pero sí­ tiene un patrón presidencial, al cual le debe rendir cuentas.  Aunque también un mandatario estatal que lo ha tratado bien, y le ha brindado su amistad. Y que se disgustarí­a seriamente, si FGN lo traiciona.

Si las circunstancias  lo presionan, y le exigiesen una definición, para que lado va a jalar Felipe..?  Es cierto que el puede alegar que le interesa Tamaulipas, pero sobre nuestro estado, actualmente hay dos visiones de gobernar. ¿Con cual de las dos se alineará? ¿O acaso será suficientemente hábil, para sacar provecho de esta posición de interlocutor, y fortalecerse  como un polí­tico ambidiestro, capaz de batear igual con la izquierda que con la derecha?

Mientras conocemos el desenlace de esta historia, las opiniones están divididas: hay quienes creen que la llegada de Felipe al cargo actual, es una clara señal de que, los astros se le están alineando al gobernador, para que retenga el poder de la gubernatura en el 2022.

Pero, para otros, el arribo de FGN,  obedece  a una señal interna, donde uno de los grupos  que actualmente buscan  la candidatura a la gubernatura MORENA, está ganando la partida.

Ese grupo, puede ser el de los  alcaldes. Un poderoso grupo morenista  que, se apresta a dar la batalla, y que como el ave que canta, aunque la rama cruja, seguramente sabe lo que son sus poderosas alas.

Sobre  el origen del nuevo cargo que desempeñará  Garza  Narváez, hay  varias versiones, aunque la más socorrida, es que,  contó con el apoyo  de  Renato Molina, un operador muy cercano a las confianzas de Andrés  Manuel  López  Obrador.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here