El Truko muestra bíceps

0
1328

Además de ser un reconocido cardiólogo, senador responsable y un hombre disciplinados y de metas muy claras, AMÉRICO VILLARREAL ANAYA es un avezado alpinista, con experiencia en montañas como el Kilimanjaro, según platican sus hermanas MÓNICA SOCIL y ORALIA MARGARITA.

Viene a cuento lo anterior, porque una parte de la nomenclatura de MORENA, se dio cita en el EVEREST el sábado pasado, para pactar un acuerdo de no agresión, uno más, esta vez derivado de los acontecimientos ocurridos, en una barbería de San Pedro Garza García, Nuevo León.

Subieron al Hotel EVEREST, los liderazgos regionales más importantes del obradorismo tamaulipeco, como ADRIÁN OSEGUERA KERNION (Madero), ADRIANA RODRÍGUEZ LOZANO (Matamoros), OLGA PATRICIA SOSA RUÍZ (Tampico) y MARÍA GUADALUPE COVARRUBIAS CERVANTES (con un lugar preponderante en la nomenclatura guinda), entre otras y otros.

Ajeno a los golpes bajos, FELIPE GARZA NARVÁEZ, difunde su plataforma política, alejado de posturas que incidan en la división.

Lo mismo ha hecho AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, quien ese día estaba en su oficina del senado, preparando el cierre del periodo legislativo, porque durante el receso, buscará refrendar su posición de puntero en las encuestas, para ser el candidato de MORENA en la sucesión gubernamental de 2022.

No está demás decir, que el senador ha sido muy respetuoso de las reglas y del aspirantado, durante el proceso para elegir a la candidatura, que buscará la segunda alternancia en el Poder Ejecutivo.

Igualmente, ERASMO GONZÁLEZ ROBLEDO se ha dedicado a organizar y defender el proyecto del Presidente LÓPEZ OBRADOR en Tamaulipas, tal y como lo hizo en las elecciones pasadas, apoyando a la dirigencia nacional de MARIO DELGADO CARRILLO, y ser un factor de unidad hacia el interior de la nomenclatura de MORENA.

A diferencia de ALEJANDRO ROJAS DÍAZ DURÁN, quien abiertamente ha cuestionado la solvencia del aspirantado que busca la candidatura, excepto RODOLFO GONZÁLEZ VALDERRAMA, haciendo efectivo el dicho de que, el mejor enemigo de un moreno, es otro moreno.

Pero, a raíz del evento de San Pedro Garza García, el suplente de RICARDO MONREAL ÁVILA, apaciguó en buena hora la hostilidad de su discurso.

Pues bien, mientras que en MORENA la energía de sus principales liderazgos se gasta en apagar infiernitos y en cicatrizar quemaduras internas, en el PAN la candidatura de CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS cabalga, literalmente, en caballo de hacienda, sumando y multiplicando apoyos por Tamaulipas.

Justo el sábado pasado, cuando en el EVEREST tenía lugar una intentona más, en busca de evitar cuarteaduras en la nomenclatura guinda, en Reynosa VERÁSTEGUI OSTOS mostraba el músculo embarnecido de su proyecto.

Alrededor de 15,000 personas, convocadas por la organización civil Todos por Tamaulipas, que dirige RICARDO GAVIÑO CÁRDENAS, se reunieron en el Lienzo Charro Los Tamaulipecos, para manifestar su apoyo y adhesión al proyecto que encabeza CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS.

Aquí estamos los que buscamos una sociedad mejor, los que estamos a favor de las grandes causas, los que estamos a favor de Tamaulipas, manifestó en el micrófono JONATHAN TREVIÑO ZORRILLA.

Que quede claro: para alcanzar este anhelo, nos necesitamos todos, unidos, solidarios y convencidos de que juntos somos más fuertes, afirmó quien fuera candidato del PRI a la diputación federal por el Distrito 9, en donde perdió el panista GERARDO PEÑA FLORES, frente a la candidata de la Coalición Juntos Haremos Historia, CLAUDIA ALEJANDRA HERNÁNDEZ SÁENZ.

Ayer, CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS, sostuvo un encuentro con alrededor de 15 personas, integrantes de la clase política y de la sociedad civil, de los municipios de Tampico y Madero, que le solicitaron abanderar sus causas.

Dos caras de la misma moneda sucesoria: MORENA tratando de apaciguar el fuego amigo y CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS, sumando adhesiones de la sociedad civil y de distintas expresiones políticas, convocadas por Todos por Tamaulipas, organización que preside RICARDO GAVIÑO CÁRDENAS.

Así concluye noviembre: con la nomenclatura guinda metiéndose zancadillas, AMÉRICO VILLARREAL ANAYA acatando las reglas y marcando distancia del fuego amigo, mientras que, el proyecto de continuidad en el gobierno de CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS, se expande a lo largo y ancho del territorio tamaulipeco, generando una percepción de unidad y fortaleza.

En el PRI, el ex diputado y ex dirigente estatal, RAMIRO RAMOS SALINAS, no quita el dedo del renglón, en su legítima aspiración de ser el candidato de su partido, a la gubernatura de Tamaulipas.

Mientras son peras o manzanas, respecto a la alianza con el PAN, desde sus redes sociales, quien fuera presidente de la JUCOPO en la LXII Legislatura, que también integraron ERASMO GONZÁLEZ ROBLEDO, OLGA PATRICIA SOSA RUÍZ, RICARDO RODRÍGUEZ MARTÍNEZ y LALO HERNÁNDEZ CHAVARRÍA, entre otros, el neolaredense difunde su plataforma electoral y nos dice estar preparado para gobernar.

ARTURO DIEZ GUTIÉRREZ NAVARRO no se queda atrás, y se mantiene al pie del cañón emecista, reuniéndose por aquí y por allá con distintos grupos de la sociedad civil, mientras que JUAN CARLOS ZERTUCHE ROMERO, se dedica a renovar la estructura estatal de MC, con miras a la elección de 2022.

Sin posibilidades de ganar, la candidatura de DIEZ GUTIÉRREZ NAVARRO tendrá como atractivo, saber a cuál de las dos opciones principales, CÉSAR VERÁSTEGUI OSTOS o AMÉRICO VILLARREAL ANAYA, le resta votos, y si superará los 84,736 sufragios, que GUSTAVO CÁRDENAS GUTIÉRREZ, estableció en la elección gubernamental de 2016.

Claro está, siempre y cuando DANTE DELGADO RANNAURO, no suscriba una alianza y mantenga su candidatura hasta el 5 de junio de 2022.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here