Vente Xico no te quedes…

0
782

El Contralor del municipio SERGIO ESTRADA COBOS ha demostrado tener más pantalones que el Auditor Superior del Estado JORGE ESPINO ASCANIO.

Y es que, a diferencia del ente fiscalizador, el Contralor del municipio está más interesado en dar respuesta a la observación realizada al Ayuntamiento por parte de la Auditoría Superior de la Federación, en relación a casi siete millones de pesos que andan volando y documentación comprobatoria que por razones desconocidas no está en el municipio y podría encontrarse por ahí guardada.

Es decir, SERGIO está haciendo lo que simple y sencillamente no hizo ESPINO ASCANIO.

Por ello el Contralor adelantó que citará al ex tesorero JOSÉ ALFREDO PEÑA RODRÍGUEZ y el ex director de Administración ARNULFO TORRES VILLARREAL, ambos en el gobierno de XICOTÉNCATL GONZÁLEZ URESTI.

El enjuague de quienes pudieran tener la culpa, está en las dos administraciones municipales, es decir la de GONZÁLEZ URESTI como también, de PILAR GÓMEZ LEAL.

Y si bien premiaron al primero con una Subsecretaría en Salud, la segunda también recibirá un agradecimiento al incursionar con un cargo similar en la administración estatal, tentativamente en la Subsecretaría de Legalidad y Servicios Gubernamentales, puesto que dejó vacante la ahora magistrada del Poder Judicial del Estado GLORIA GARZA JIMÉNEZ.

La solución al problema es muy simple pero lo han complicado las mismas partes involucradas, al no presentar documentación comprobatoria de los 6.7 millones de pesos que supuestamente se utilizaron para la compra de medicamentos.

¿Dónde está la documentación? Hasta donde se sabe, no la dejó GÓMEZ LEAL y posiblemente ni GONZÁLEZ URESTI.

Mejor hablemos de la Contralora MARÍA DEL CARMEN CEPEDA HUERTA, quien todo parece indicar que dejó o dejará el cargo en la administración estatal, tras dos años de un “intenso” trabajo.

CARMEN asumió el 20 de noviembre de 2019, en sustitución de MARIO SORIA LANDERO que prefirió regresar a la administración de sus negocios que seguir siendo titular de un área en la que le restaron poder de mando y toma de decisiones.

A la dama poco se le veía en la torre Bicentenario y si llegaba, lo hacía al mediodía a sus oficinas.

De hecho, aducen sus propios trabajadores que había asuntos u oficios que se le tenían que llevar a la Contralora hasta la Ciudad de México, donde también tenía oficinas, en lugar de acudir a las que le asignaron en la Capital del Estado.

Todo parece indicar que finalmente se quedará trabajando en el centro del país. En fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here