China entra en la carrera por conquistar Marte con su primera misión, Tianwen-1

0
3080

China entró hoy de lleno en la carrera espacial por la exploración y conquista de Marte al lanzar con éxito la primera sonda que llevará al planeta rojo su primera misión de exploración, la sonda espacial Tianwen-1, que tiene como objetivo orbitar, aterrizar y explorar su superficie.

China Lanzó el dí­a de hoy al espacio la primera sonda que quiere llevar a Marte para orbitar el planeta rojo y posteriormente aterrizar en él y explorar su superficie, según las imágenes retrasmitidas por la televisión estatal CGTN.

Este lanzamiento se produjo a las 12:41 hora local (04:41 GMT) en el cohete trasportador «Larga Marcha 5-Y4»,  desde el centro espacial de Wenchang, en la provincia insular de china de Hainan, situada en el sur del paí­s.

Según la cadena CGTN, se espera que la sonda llegue al planeta rojo en febrero de 2021 tras un viaje «de seis a siete meses».

La primera misión de exploración de China a Marte, Tianwen-1, tiene como objetivo orbitar, aterrizar y explorar su superficie, y obtener datos de exploración cientí­fica sobre el planeta rojo.

El nombre proviene del poema «Tianwen», cuyo significado se podrí­a traducir como «Preguntas al cielo», escrito por Qu Yuan (alrededor del 340 a.C. al 278 a.C.), uno de los más grandes poetas de la China antigua, recoge la agencia estatal Xinhua.

De llegar a tener éxito se convertirá en la primera misión de este tipo en orbita en Marte al primer intento.

El año pasado, China comenzó a realizar experimentos para preparar el descenso y aterrizaje de la sonda, misión cuyo éxito supondrá un «logro sin precedentes»  según lo menciono el entonces Administrador Nacional del Espacio de China.

El aterrizaje es el mayor desafí­o al que se enfrentará la misión, según comentó recientemente a Xinhua el experto Bao Ming, de la Academia China de Ciencias Sociales, y constará de un proceso con cuatro etapas de siete a ocho minutos de duración en total.

El lanzamiento forma parte de los planes del paí­s de avanzar en la carrera espacial, y llega después de que el paí­s se convirtiera en el primero en lograr aterrizar en la cara oculta de la luna en enero de 2019.

China entró hoy de lleno en la carrera espacial por la exploración de Marte al lanzar con éxito la primera sonda que llevará a Marte para orbitar el planeta en febrero de 2021 y, en mayo de ese año, aterrizar en él y explorar su superficie.

Según la televisión estatal CGTN, el lanzamiento se produjo a las 12.41 hora local (04.41 GMT) en el cohete transportador «Larga Marcha 5-Y4» -primera vez que se usa esta quinta serie de vehí­culos en una misión práctica-, desde el centro espacial de Wenchang, en la provincia insular china de Hainan, situada en el sur del paí­s.

Unos 36 minutos después, la nave fue enviada a la órbita de transferencia Tierra-Marte; se espera que la sonda, de unas cinco toneladas de peso, alcance el campo gravitatorio del planeta rojo en febrero de 2021 tras un viaje «de seis a siete meses» y de entre 55 y 400 millones de kilómetros.

El portavoz de la misión, Liu Tongjie, explicó que se estudiarán la morfologí­a, la estructura geológica, las caracterí­sticas del suelo, la distribución del agua congelada cercana a la superficie, la composición y las condiciones climáticas de esta superficie, la ionosfera atmosférica, así­ como los campos magnéticos y la estructura interna del planeta.

TODAVíA QUEDA LO MíS DIFíCIL

De tener éxito se convertirí­a en la primera misión de este tipo en orbitar, aterrizar y explorar Marte al primer intento, afirman los encargados del proyecto.

En 2011, China y Rusia enviaron la sonda Yinghuo-1 (Yinghuo, “fuego desconcertante”, es el nombre que los antiguos astrónomos chinos dieron al planeta rojo) para orbitar en Marte, pero la nave no consiguió salir de la órbita terrestre y finalmente cayó al océano Pací­fico.

En este caso, aunque China presume de que es su primera misión independiente a Marte, el proyecto contó con la participación de la Agencia Espacial Europea y de los centros espaciales de Francia, Austria y Argentina.

El aterrizaje es el mayor desafí­o al que se enfrentará la misión, según comentó recientemente a Xinhua el experto Bao Ming, de la Academia China de Ciencias Sociales, y constará de un proceso con cuatro etapas de siete a ocho minutos de duración en total en el que la sonda deberá bajar de 20.000 kilómetros por hora a cero.

UNA SONDA EN í“RBITA Y UN ASTROMí“VIL EN LA SUPERFICIE

Tras entrar en la órbita marciana, la sonda se mantendrá en ella entre dos y tres meses, en los que empleará una cámara de alta resolución para identificar posibles zonas de aterrizaje, algo que está previsto para el mes de mayo del año que viene.

Según Liu, la zona más probable para el “amartizaje” será en la zona sur del planeta, en una llanura conocida como Utopia Planitia que no ha sido investigada por otros paí­ses y que podrí­a ser la costa de un antiguo océano o lago.

Si el aterrizaje tiene éxito, un astromóvil (un ‘rover’, en inglés) se desplegará para llevar a cabo tareas de exploración cientí­fica durante unos 90 dí­as marcianos, equivalentes a unos tres meses en la Tierra.

Este vehí­culo, que aún no ha sido bautizado, pesa unos 240 kilos y cuenta con seis ruedas y cuatro paneles solares que le permitirán moverse a unos 200 metros por hora sobre la superficie del cuarto planeta del Sistema Solar.

De tener éxito, se tratarí­a del quinto ‘rover’ desplegado en Marte, después de los cuatro enviados por Estados Unidos.

Mientras tanto, el orbitador, que está diseñado para estar activo en torno a un año marciano (unos 687 dí­as terrestres), actuará como punto de comunicación con el astromóvil mientras también lleva a cabo sus propias tareas.

fuente: vanguardia.com.mx

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here