Pensiones y salarios mínimos.

La nota se ha leído 2736 veces

El Senador Américo Villarreal Anaya, dice que la cancelación de las UMAS para el cálculo de las pensiones de los trabajadores, fue algo que se resolvió vía jurisprudencia por la gestión de los Senadores del partido que representa, el de Regeneración Nacional.

Como ya lo habían exteriorizado los dirigentes del Sindicato nacional e trabajadores de la Educación estatal y nacional, Rigoberto Guevara Vázquez y Alfonso Cepeda Salas, de manera respectiva, la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene que ver con la querella interpuesta por los trabajadores a efecto de quitar las UMAS y dejar que el lenguaje para las pensiones sea el de los salarios mínimos, desde el momento que, los trabajadores siempre aportaron en salarios mínimos al Fondo de Ahorro que sirve de base para el pago de las pensiones a los trabajadores federales.

Total que, ahora el éxito alcanzado con la demanda ante las autoridades Judiciales del país, tiene más actores que los abogados de los sindicatos de trabajadores federales, aunque, en el terreno de las realidades, nunca se supo que los Senadores de ningún partido estuvieran metidos en lograr que el asunto de los salarios y las pensiones se resuelva con salarios y no con Unidades de Medida y Actualización que son una referencia económica que sirve para determinar las cantidades de los pagos de obligaciones previstas en las Leyes Federales y las disposiciones jurídicas que de ellas emanen.

Quizá haya que decir que, tras el cálculo de las pensiones en UMAS bajó el ingreso de las personas jubiladas, del 2016 para acá, cuándo se des indexó el salario mínimo y el cálculo de las pensiones se fue a UMAS, las personas jubiladas dejaron de percibir entre dos mil 500 y tres mil pesos, si la pensión promedio era de cinco veces el salario mínimo.

No puede negarse que los Senadores hayan intervenido, pero, lo hicieron más los abogados de los sindicatos de trabajadores federales y también de los obreros, porque la misma situación que se vivía con los pensionados del ISSSTE, acontecía con los del Seguro Social, así que, los beneficios con la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la nación, tiene contentos a los pensionados ya quienes están en el proceso de obtener esa prestación.

Sólo para dimensionar el tamaño del logro para desplazar las UMAS y que volvieran los salarios mínimos para al cálculo y pago de las pensiones, del 2016 al 2018, la diferencia entre ambos valores fue de entre siete y ocho pesos, misma que se amplió a partir de este año, por el aumento en los salarios mínimos que fue acordado por el presidente de la República, Don Andrés López Obrador ya que, llevó a los casi 14 pesos con 50 centavos.

De acuerdo a los cálculos de los contadores que saben de esto de los salarios y las pensiones, el valor mensual de una pensión promedio de cinco veces el salario mínimo, equivalía en UMAS a 12 mil 673 pesos con 50 centavos, en tanto que, en salarios mínimos es de 15 mil 402 pesos, es decir, dos mil 728 pesos con 50 centavos más

Datos de la Encuesta Nacional de Ingreso en los Hogares, más de tres millones de personas recibieron ingresos por pensión o jubilación en el 2018, así que, el paso de salarios mínimos a UMAS en el pago de las pensiones, tenía en serios problemas a los pensionados ya que, de la noche a la mañana con eso de la desindexación de los salarios, los afectaron feo.

Se supone que a la de ya, se recuperarán las afectaciones de los salarios y hasta podría suceder que, el menos en el caso del ISSSTE, les retribuyan un porcentaje alto de aquello que dejaron de percibir, cuándo tuvieron la extraña idea de llevarse entre los pies la medida de salarios mínimos para pagar las pensiones, que estaban siempre estuvieron basadas en las aportaciones en salarios mínimos y el cálculo para la asignación de las mismas, en el momento que los empleados llegaban a los 30 años de servicio, se hacía con la misma moneda, es decir, salarios mínimos.

El profesor Rigoberto Guevara Vázquez, dirigente de la Sección 30 del SNTE, fue muy claro y oportuno, porque el mismo día que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió la con Jurisprudencia la demanda de los trabajadores federales, dio a conocer que se habían liberado de las UMAS y que, el cálculo y pago de pensiones, sería de nuevo mediante salarios mínimos.

El punto es que, las pensiones y su cálculo en salarios mínimos de nuevo, parece bandera de muchos, pero, fue tarea de pocos.

En el escenario mexicano, defender aquello que es una garantía laboral, porque se contribuyó a ella, fue una gran determinación, porque de los casi 10 millones de personas de más de 65 años que hay en el país, dos millones y medio no tienen pensión, cuatro millones y medio la tienen no contributiva, es decir, que son atendidos mediante programas de alcance social de los Gobiernos y solo unos tres millones tienen pensión contributiva, es decir, que se la ganaron porque ahorraron para cuándo cumplieran 28 años en las mujeres y 30 en los hombres, pudieran retirarse de la vida laboral con una pensión digna.

 

Los otros.

En el IMSS, institución consentida del presidente de la República, Andrés López Obrador, en asuntos de salud, ya anunció que tendrá para el 2020 casi 13 mil millones de pesos para infraestructura  y equipamiento de sus unidades médicas y más de tres mil 500 millones de pesos para contratar más personas del área médica y paramédica, a fin de cubrir las necesidades de los derechohabientes.

El Director del Instituto, que vino a Tamaulipas hace unas semanas y visitó las Unidades Médicas Rurales de Tula, Hidalgo, San Carlos y Soto la Marina, tendría que hacer una serie de consideraciones para que, de los recursos para el 2020 haya una buena cantidad de recursos para esos tres rubros, que, mucha falta hacen en la entidad, no de ahora, sino desde hace mucho tiempo, porque Delegados Regionales del IMSS han pasado y pocos fueron sus logros para mejorarlos.

Aunque todavía falta para definir las titularidades de las Comisiones Legislativas en el Congreso del Estado, habría que anotar algunas posibilidades reales de los Legisladores, el Diputado Florentino Sáenz Cobos, podría ser el responsable de la Comisión de Desarrollo Rural, la Diputada María del Pilar Gómez Leal, sabe de asuntos relacionados con Estudios Legislativos y también de Asuntos Municipales.

El Diputado de Madero, Joaquín Hernández Correa, buscará quedarse con la Comisión de Auditoría Superior del Estado, porque ya la  tuvo el trienio pasado.

Se ha especulado que la Diputada de Reynosa Juana Alicia Sánchez Jiménez, podría quedar en la de Gobernación, el Diputado de Matamoros, Héctor Escobar Salazar, apunta derecho a la Comisión de Educación, porque fue Secretario del ramo en la entidad. La diputada de Nuevo Laredo, pero, plurinominal, Yahleel Abdalá Carmona, sabe de Asuntos Fronterizos porque estuvo en eso en la Cámara de Diputados Federal.

Arturo Soto Alemán, Diputado por el Distrito sur de Victoria, podría ser nombrado presidente de la Comisión de Finanzas, Planeación, Presupuesto y Deuda Pública, en tanto que, en la Comisión de Gobernación ven al Diputado Alberto Lara Bazaldúa y en asuntos de Desarrollo Industrial y Comercial, consideran al Diputado de Nuevo Laredo, Manuel Canales Bermea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here