Endurecerán regulación de casas de empeño, para prevenir abusos y lavado

La nota se ha leído 1327 veces

Profeco señala que prepara modificaciones para cerrar el paso a personas que han sido procesadas por delitos financieros, patrimoniales y de delincuencia organizada, reforzar la prevención de lavado de dinero y aplicar sanciones más fuertes si incumplen la ley

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) analiza reforzar la regulación de las casas de empeño con el fin de asegurarse que las personas al frente de estos negocios no han sido condenadas por delitos financieros, patrimoniales y de delincuencia organizada, y que están al corriente en el pago de sus impuestos y reforzar con ello la prevención de lavado de dinero.

También contempla detallar el procedimiento para la suspensión y cancelación del registro de estas empresas cuando incumplan con la Ley Federal de Protección al Consumidor.

La Procuraduría dijo a Aristegui Noticias que lleva a cabo un análisis integral de la normatividad aplicable a estos negocios, a los que define como proveedores que comercializan servicios de mutuo con interés y garantía prendaria, a fin de identificar las normas que pudieran ser reformadas para reforzar los mecanismos de salvaguarda de los derechos de los consumidores.

“Se ha identificado hasta ahora la posibilidad de aumentar los requisitos y mejorar los procedimientos que deben cumplir los proveedores para obtener el registro ante la Procuraduría, el cual es indispensable para que el proveedor opere como Casa de Empeño”, abundó.

A través de un cuestionario respondido por escrito, Profeco aseguró que considera pedir a los propietarios, accionistas, administradores, directivos y representantes legales de las casas de empeño constancia emitida por autoridad federal que constate que no cuentan con antecedentes de haber sido condenados por delitos financieros, patrimoniales y de delincuencia organizada.

También les solicitaría que demuestren documentalmente el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y haría más explícito el procedimiento para la suspensión y cancelación de registros.

Añadió que al finalizar dicho análisis se realizarían las modificaciones normativas pertinentes y se publicarán en el Diario Oficial de la Federación.

Regulación laxa

El año pasado, los 29 grupos empresariales que operan estas empresas y están afiliados a la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (AMESPRE) realizaron en sus 3 mil 500 sucursales préstamos con valor total de 73 mil millones de pesos, con un promedio de 125 mil operaciones diarias y mil pesos por préstamo, señaló el director de la Asociación, Joel Rodríguez.

De acuerdo con Profeco, en el Registro Público de Casas de Empeño al 17 de agosto de 2020 había 7 mil 915 casas de empeño vigentes.

En la actualidad, las casas de empeño son aceptadas en el Registro de Profeco con sólo presentar copia certificada por notario que acredite su constitución y la personalidad jurídica del representante legal o apoderado, dar constancia de quiénes son los socios, accionistas, administradores, directivos o representantes y acreditar que no han sido condenados por delitos patrimoniales, financieros o de delincuencia organizada.

En junio de 2006 se agregó a la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) el artículo 65 BIS que regula la operación de estos negocios y se hace competente a la Profeco para intervenir en los asuntos de este sector.

La ley dice que, para operar las casas de empeño deben inscribirse en el Registro Público de Casas de Empeño (RCPE) y refrendar el registro anualmente, registrar su contrato de adhesión, de acuerdo con la NOM-179-SCFI-2016 servicios de mutuo interés y garantía prendaria, que entró en vigor en agosto de 2017.

Establece que las casas de empeño deben informar por diferentes medios, tradicionales y digitales, el Costo Anual Total (CAT) de sus préstamos, incorporando los conceptos de tasas de interés, comisiones, premios, bonificaciones en efectivo, descuentos, montos de los pagos periódicos, factores de pago o conceptos equivalentes, y de existir alguna bonificación en efectivo, premio y descuento, debe señalarse su vigencia.

Y que en las sucursales deben colocar pizarras para informar el porcentaje promedio y mínimo de préstamo conforme el avalúo de la prenda, CAT promedio, costo mensual totalizado promedio, costo diario totalizado promedio, tasa de interés, plazo de pago máximo, cantidad de refrendos, comisiones vigentes, ramo de prendas aceptadas, número de contrato registrado en Profeco y número de Registro Público de Casas de Empeño (RPCE).

Profeco realizó a lo largo de 2019 y hasta julio pasado 796 visitas de verificación a casa de empeño, durante las cuales se colocó el sello de advertencia o suspensión a 230 establecimientos, se sancionó a 159 y se clausuraron 27.

Entre las principales irregularidades encontradas están que el contrato ante Procuraduría no contaba con sello oficial, el domicilio en el contrato difería del domicilio físico del establecimiento, el registro público no estaba vigente, la página de internet de casa de empeño no exhibía una explicación simple de la operación de empeño, la publicidad no era clara y adecuada, entre otras omisiones.

La pandemia

Dice Profeco que entre mayo y julio se inscribieron 301 casas de empeño en el Registro Público de Casas de Empeño, pero en el mismo se canceló el registro a 98 establecimientos a petición de las mismas casas de empeño, quienes manifestaron el cierre de operaciones por diversos motivos.

El número de quejas trimestrales que se reciben son poco menos de 150 bimestrales, y en este año se redujeron en abril y mayo, pero se atribuyó al confinamiento, pues los afectados las hacen personalmente en las Oficinas de Defensa del Consumidor (ODECOS).

Desde el punto de vista comercial, la pandemia borró del calendario la Semana Santa, después de la cual es común ver afuera de estos negocios largas filas de personas necesitadas de liquidez.

Pero según Jorge Rodríguez eso no significa que sea un mal año para las empresas de créditos prendarios, pues el volumen de negocio se mantuvo en los mismos niveles del año pasado.

“Estamos exactamente en los mismos estándares y dentro de los parámetros de operaciones de 2019”, afirmó el director de AMESPRE, a la que califica como la organización de casas de empeño más grande de América Latina.

Según encuestas de Profeco, lo que más empeñan los clientes de esos negocios son alhajas de oro, con 62%, y el 38% se compone de una serie de aparatos electrónicos personales como celulares, cámaras fotográficas o video, reproductor de MP3, Iphone, Ipad, PC, Laptop

Dinero dorado

El costo financiero de los préstamos que hacen las casas de empeño sale de toda proporción, y hasta ahora no asoma ninguna propuesta sobre cómo controlarlo.

Un estudio hecho por Profeco el pasado mes de diciembre y publicado en la Revista del Consumidor de enero documentó las disparidades de una compañía a otra desde el avalúo de una misma prenda, el monto que prestan, la tasa de interés anualizada que cobran y el Costo Anual Total (CAT).

Un mismo horno de microondas es valuado en cantidades que van de 406 pesos a mil 200, el monto del préstamo puede ir de 50% del avalúo al 100%, y el CAT en la casa de empeño más moderada es de 50% y en la Fundación Dondé es de 1 mil 158%.

El CAT de 1 mil 158 de la Fundación Dondé aparece en varias de las cotizaciones hechas en el estudio de Profeco.

Aristegui Noticias consultó algunas páginas de casas de empeño y constató que cada empresas hace su propio coctel de intereses y comisiones, y los aplica en función de la prenda dejada en garantía y de la antigüedad del cliente, pero tienen en común que son extraordinariamente altas.

Por ejemplo, El Cerrito cobra un CAT promedio de 144%, mientras que el costo mensual es de 12% y el costo diario de 3%, y una vez vencido el contrato se agregan comisiones por almacenaje, comercialización y garantías.

En otra casa de empeño de nombre Cash Apoyo, el CAT promedio en su producto CashFon es de 279.73%, más IVA, mientras que en su producto Cash Manéjalo es de 126%.

Un ejemplo de CAT fuera del ámbito de las casas de empeño lo dio el Banco de México en los Agregados monetarios y actividad financiera al indicar que, en materia de crédito a los hogares, en julio pasado el crédito hipotecario estándar tuvo un promedio de 12.57%.

Fuente: Aristegui Noticias

 

Deja un comentario