Pandemia de coronavirus sirve para prepararnos para más y peores megadesastres: experto

0
1593

Un experto de la Universidad de Columbia sostuvo que esta pandemia debe servir para estar preparados para la siguiente catástrofe.

El trabajo de Jeff Schlegelmilch, director del Centro Nacional de Preparación para Desastres de la Universidad de Columbia, explora los principales fenómenos que podrí­an llevar al fin del mundo.

En el enfoque, que fue publicado en el libro Rithinking Readiness: una breve guí­a para los megadisasters del siglo XXI, se les describe como tan masivos que podrí­an destruir los mismo sistemas diseñados para resolver este tipo de problema.

En entrevista al blog del Terra Institute de la Universidad , el autor dividió los riesgos en la investigación en cinco categorí­as:

Cambio climático; ciberamenazas; era nuclear; fallas crí­ticas de infraestructura (como redes eléctricas); y riesgos biológicos (incluidas las pandemias).

«Creo sinceramente que los megadesastres potenciales son el producto de una ruta de desarrollo insostenible, a través de la cual se prioriza el crecimiento sobre la resiliencia», dijo Schlegelmilch. El investigador también señaló que en el proceso de desarrollo de la sociedad aumentan los riesgos de desastres a gran escala, como es el caso del cambio climático.
“Estamos bombeando contaminantes a la atmósfera a tasas sin precedentes, lo que lleva a eventos climáticos más extremos. Otros desastres, como las pandemias, tienen componentes en los que el desarrollo social aumenta la amenaza y nuestra vulnerabilidad ”, comentó.
Según él, este sistema de transformaciones hace que la planificación para enfrentar los desastres sea más compleja. Por lo tanto, el aprendizaje a través de observaciones e investigaciones debe ser constante, ya que algo elaborado en el pasado puede no ser suficiente para un problema futuro. «Podemos ver esto a través de más eventos climáticos que requieren miles de millones de inversiones y gastos en respuesta a sus recuperaciones», dijo.

Coronavirus

Cuando se le preguntó si el coronavirus califica para esta clasificación, Schlegelmilch dijo que ciertamente tendrí­a un gran impacto en la sociedad global. Sin embargo, a pesar de que la situación se salió de control muy rápidamente, las consecuencias podrí­an haber sido mucho peores en comparación con otras pandemias, como la peste bubónica y la gripe de 1918.
Cuando se le preguntó si el coronavirus califica para esta clasificación, Schlegelmilch dijo que ciertamente tendrí­a un gran impacto en la sociedad global. Sin embargo, a pesar de que la situación se salió de control muy rápidamente, las consecuencias podrí­an haber sido mucho peores en comparación con otras pandemias, como la peste bubónica y la gripe de 1918.
“[La pandemia de coronavirus] es horrible y dejará cicatrices en nuestra sociedad por generaciones. Sin embargo, todaví­a tenemos el poder de mitigar los impactos y crear sistemas más resistentes para futuras pandemias. Así­ que soy reacio a ponerlo en la misma categorí­a que otros. Todaví­a tenemos tiempo para reducir los impactos, si somos holí­sticos en nuestra perspectiva y colaborativos en nuestros enfoques ”, destacó.
“No resolverá estos escenarios centrándose en un solo [aspecto]. Y ninguno de estos escenarios ocurre de forma aislada de los demás. Necesitamos promover recursos que se apliquen a diversos contextos y que puedan responder a la incertidumbre que se avecina ”, agregó.
El autor también habló sobre la percepción popular de que la amenaza de aniquilación nuclear desapareció después del colapso de la Unión Soviética. Señaló que simplemente cambió de forma y creó nuevas rivalidades entre Rusia, Estados Unidos y China. Otro punto fue que la «aparición de potencias nucleares adicionales ha aumentado el potencial de conflicto nuclear y terrorismo».
“El uso de armas nucleares puede ser más probable que nunca, pero también es mucho más probable que sobreviva que en el apogeo de la Guerra Frí­a. En lugar de los vastos arsenales globales de superpotencias del pasado, las amenazas actuales son más sutiles. No es una causa perdida pensar en la vida después de un conflicto nuclear, con la preparación adecuada ”, concluyó.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here