La UE lidia con la ‘misión imposible’ en la cumbre de recuperación estancada

0
1619

«Mi esperanza es que lleguemos a un acuerdo y que el titular … mañana es que la UE ha cumplido la misión imposible», dijo. «Ese es mi deseo sincero … después de tres dí­as de trabajo sin parar».

BRUSELAS (Reuters) – Los lí­deres de la UE se encontraron en un callejón sin salida el domingo después de tres dí­as de regateo sobre un plan para revivir las economí­as estranguladas por la pandemia COVID-19, pero el presidente de su cumbre de casi un récord los instó a dar un último empujón en «misión imposible».

Charles Michel recordó a los 27 lí­deres de la Unión Europea durante la cena en Bruselas que más de 600,000 personas habí­an muerto como resultado del coronavirus en todo el mundo, y dijo que dependí­a de ellos permanecer unidos frente a una crisis sin precedentes.

«Mi esperanza es que lleguemos a un acuerdo y que el titular … mañana es que la UE ha cumplido la misión imposible», dijo. «Ese es mi deseo sincero … después de tres dí­as de trabajo sin parar».

Los lí­deres están en desacuerdo sobre cómo dividir un vasto fondo de recuperación diseñado para ayudar a sacar a Europa de su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, y qué medidas asignar a los paí­ses que beneficiarí­a.

Los diplomáticos dijeron que era posible que abandonaran la cumbre e intentaran nuevamente un acuerdo el próximo mes.

Sobre la mesa hay un paquete de 1.8 trillones de euros ($ 2.06 trillones) para el próximo presupuesto a largo plazo y fondo de recuperación de la UE.

La Comisión Europea ejecutiva de la UE recaudarí­a los 750 mil millones de euros propuestos para el fondo de recuperación en nombre de todos ellos en los mercados de capitales, lo que serí­a un paso histórico hacia una mayor integración, y luego se canalizarí­a principalmente a los paí­ses mediterráneos más afectados.

MEJOR AMBICIO QUE HURRIED

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, dijo que serí­a mejor para los lí­deres acordar un paquete de ayuda «ambicioso» que tener un acuerdo rápido a cualquier costo.

«Idealmente, el acuerdo de los lí­deres deberí­a ser ambicioso en términos de tamaño y composición del paquete … incluso si lleva un poco más de tiempo», dijo a Reuters

Los comentarios de Lagarde sugirieron que estaba relajada sobre la posibilidad de una reacción adversa en los mercados financieros si la cumbre falla, especialmente porque el BCE tiene un cofre de guerra de más de 1 billón de euros para comprar deuda pública.

Un grupo de estados «frugales» ricos del norte de Europa presionó durante la cumbre por un fondo de recuperación más pequeño y buscó limitar la forma en que los pagos se dividen entre subvenciones y préstamos reembolsables.

Las tensas conversaciones, aunque aún más cortas que una cumbre de la UE en la ciudad francesa de Niza hace 20 años, subrayaron el abismo entre el norte y el sur de la UE.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte acusó a los Paí­ses Bajos y sus aliados – Austria, Suecia, Dinamarca y Finlandia – de «chantaje».

La posición del primer ministro holandés, Mark Rutte, refleja realidades polí­ticas en su paí­s, donde los votantes se resienten de que los Paí­ses Bajos se encuentren, proporcionalmente, entre los mayores contribuyentes netos al presupuesto de la UE.

í‰l y su conservador partido VVD enfrentan un fuerte desafí­o de los partidos euroescépticos de extrema derecha en las elecciones del próximo marzo.

El domingo por la noche, otro intento de llegar a un compromiso fracasó. El norte rechazó un acuerdo que preveí­a 400 mil millones de euros en subvenciones, por debajo de los 500 mil millones de euros propuestos, y dijo que consideraba que 350 mil millones de euros eran el máximo.

También hubo diferencias con respecto a un nuevo mecanismo de estado de derecho propuesto que podrí­a congelar los fondos para los paí­ses que no respetan los principios democráticos. Hungrí­a, respaldada por Polonia, amenazó con vetar el paquete si su desembolso dependí­a de las condiciones de cumplimiento del estado de derecho.

Para algunos, la cumbre fue un momento crí­tico durante casi 70 años de integración europea, y no llegar a un acuerdo podrí­a poner nerviosos a los mercados financieros y generar dudas sobre la viabilidad del bloque.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here