Salud mexicana

La nota se ha leído 1674 veces

Mucho se criticó al primer mandatario del país cuando hace unas semanas dijo ante los micrófonos nacionales sobre la fortaleza de los mexicanos y el escudo personal que él mismo porta para defenderse de los males de salud.

El mismo ‘sesudo’ del sexenio en cuestiones de salud, el Dr. Hugo López Gatell, avaló con su profesionalismo en Epidemiología que la estatura de moralidad presidencial, cubría al tabasqueño, Manuel López.

Lamentablemente los compromisos internacionales y las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hicieron que cambiara el discurso oficial para que todos los mexicanos nos limitáramos a las medidas del confinamiento familiar, solo que ser gobierno no permite saludos virtuales, según se observa en los reportes de prensa.

Lo malo del ya tradicional desabasto de medicina en la 4T, ahora se están sumando las protestas por la ausencia de insumos para hacer frente a la Pandemia del COVID 19 iniciada en la muy lejana China y que por las relaciones comerciales de ése país con el mundo, se ha esparcido en forma escandalosa por los cinco continentes.

Lamentablemente quienes no acostumbran a informarse pero que opinan, creen que el desabasto en medicinas para derechohabientes del sector público y de los insumos para médicos y enfermeras, es consecuencia de la negativa de los gobernadores azules que inicialmente rechazaron la desaparición del Seguro Popular por la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) que se supone inició el primero de enero pasado y que según el presidente estará listo para el 1 de diciembre.

En este sentido es muy cuestionable la puesta en marcha de algo que no está listo, pero que borra lo que había.

Ésos mexicanos despistados, no se dieron cuenta que finalmente los gobernadores de Acción Nacional acordaron firmar el convenio, aunque no se divulgó sobre los acuerdos a los que llegaron con el Ejecutivo Federal.

El caso es que pese a que mucho se ha dicho sobre los medicamentos y su desabasto, las clínicas, hospitales y centros de salud pública siguen por el mismo rumbo de la ausencia y en algunas instituciones los pacientes sospechan corrupción.

Lo mismo aplica con el desabasto de los insumos frente a la Pandemia del COVID 19, pues en protesta son varios los nosocomios que han cerrado total o parcialmente sus puertas porque de plano no tienen cubre bocas, gel antibacteriano, guantes y mucho menos uniformes especiales o los tan llevados y traídos respiradores.

El personal médico habla que hasta los termómetros los tienen que comprar personal de enfermería y si se trata de aparatos que requieran baterías, ellos mismos los deben de comprar.

Este miércoles Televisa del Golfo dio a conocer que ni en la tierra del gobernador, García Cabeza de Vaca, Reynosa, el hospital 270 de Especialidades del IMSS que fue seleccionado por el gobierno federal para el periodo de emergencia sanitaria, como Centro Concentrador de Enfermos de COVID-19 de la frontera tamaulipeca, carece de insumos y falta la mitad de personal.

La revelación la hizo el líder obrero, Juan Villafuerte de la Central de Trabajadores de México (CTM) en esta frontera, avalando el reclamo de personal de enfermería del hospital del IMSS en Reynosa.

Apenas una caja con 80 tapabocas N95 el pasado fin de semana el doctor Mario Cantú Salinas, entregó pero los empleados aseguran no se repartieron porque fueron para los jefes, que no tienen contacto con pacientes.

No es solo Reynosa, existen reportes de incidencias por los mismos motivos en Nuevo Laredo, Río Bravo, Matamoros, Valle Hermoso, Victoria y Tampico y solo unos cuantos directores de clínicas u hospitales enfrentan la realidad, prometiendo gestiones con las autoridades de salud para terminar con ese desabasto.

Lamentable pero real, hay personal directivo como el de la Clínica de Medicina Familiar del ISSSTE en Cd. Victoria, que a ‘puerta y lodo’ se encierra con sus allegados en la dirección y hasta el pasillo se escuchan las carcajadas, pero no recibe ni a sus médicos o enfermeras… menos a los compañeros de la prensa.

Frente al COVID 19… ¿Con qué? ¡Con la fuerza moral!

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here