El cachito

La nota se ha leído 810 veces

El título de hoy lo tomo prestado de la muy antigua Lotería Nacional para la Asistencia Pública (LOTENAL), más conocida como Lotería Nacional, institución del gobierno mexicano, encargada de realizar juegos y sorteos legales en el país.

Desde su inicio, el objetivo de esta institución es la captación de recursos financieros a través de la venta de billetes de lotería en diversos sorteos durante todo el año también para generar riqueza a quienes sean afortunados con premios, generar empleos (administrativos y vendedores).

El marco histórico de la LOTENAL se remonta a la época de Carlos III y el Virrey Marqués de Croix quienes apoyaron el proyecto de Francisco Xavier de Sarría para crear una lotería, tomando la idea de los reinos de Nápoles, Inglaterra y Holanda, aunque con un sistema más lógico, racional y sencillo.

Según los historiadores el primer sorteo de la Real Lotería General de la Nueva España se llevó a cabo el 13 de mayo de 1771,​ y 10 años después el Virrey Martín de Mayorga otorgó la primera aportación para la beneficencia pública, canalizándola al Hospicio de Pobres.

En la guerra de la independencia, el virrey Félix María Calleja instituyó dos loterías forzosas, una para la capital y otra para los estados, con las que se obligaba a comprar billetes a todos los empleados del gobierno, la nobleza, el ejército y el clero, y de esta manera recabar fondos para combatir a la insurgencia.

El caso es que la Lotería mexicana ha sobrevivido a todos los gobiernos desde su aparición, aún con diversos nombres y distintos objetivos pero con el mismo sistema de los sorteos.

Históricamente los beneficios han sido públicos, como para adquirir obras de arte, otorgar becas de arte para alumnos que estudien en Europa, contratar maestros de pintura, escultura, paisaje y arquitectura.

La Lotería Nacional en todos los tiempos ha estado avalada por los gobiernos del país, esto es, siempre ha tenido un reglamento acreditado por el gobierno federal y en los últimos años la institución tiene muy alta tecnología en su sistema de información.

El tema viene a esta mesa porque lo de la rifa del avión presidencial parece no fue ‘puntada’ como se había considerado, porque en La Mañanera del 28 de enero el titular del Ejecutivo Federal, presentó un prototipo de boleto y la fecha probable es el Sorteo Mayor del 5 de mayo de este 2020.

Todo indica que el asunto de la rifa va en serio y para los ‘traidores a la patria’ que duden de la seriedad del tema, hay funcionarios y empresarios de la iniciativa privada mexicana, que anuncian la ‘colaboración voluntaria’ de sus empleados.

Los ‘sesudos’ de la presidencia de la República asesoraron a AMLO para que dijera en micrófonos de La Mañanera que serían 6 millones de ‘cachitos’ a 500 pesos cada uno, darían una ganancia de 3 mil millones de pesos.

Sin embargo el precio el TP-01 (Boeing 787) es de 250 mil millones de pesos, por lo que habría un remanente de 50 mil millones, mismos que según el ‘mandato’, se entregarían también al ganador como cortesía de mantenimiento hasta por tres años.

Pero no para hasta ahí. El inquilino del Palacio Nacional, no el Monarca, sino el presidente de los mexicanos, prometió que personalmente el entregará la súper aeronave que no tiene ni Obama… tampoco Donald Trump.

Quienes vendieron la ‘ideota’ de la rifa a la que me he referido, seguramente desconocen el marco legal de la Lotería Nacional, donde está se autoriza solo rifa de dinero en efectivo.

Pero si el marco legal no es suficiente, entonces este columnista recomendaría el manual más simple de administración para que se consideraran los gastos de operación, como la parte proporcional de ganancia para los vendedores y los salarios y prestaciones de los empleados y gastos de oficinas.

En el caso de los ‘cachitos’ ¿serían vigésimos, décimos o puros enteros? Luego si se hace una ‘vaquita’… o en el caso de un reintegro, ¿cuantos afortunados serían?

Lo anterior me recordó que el viejo político poblano, antes del PRI, ahora de Morena, Manuel Bartlet Díaz, cuando fue nombrado por AMLO director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) dijo que no era necesario para ese cargo, tener experiencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here