Sospechosismo

La nota se ha leído 619 veces

El término, titulo de hoy, no es de mi invención. Según Wikipedia. Santiago Creel Miranda, entonces secretario de Gobernación del Gobierno de Vicente Fox, en 2004 dijo “Los invito a dejar atrás la cultura del sospechosismo”.

Hay dudas que la «inventora» de la ‘palabrita’ fue María Amparo Casar, en ese entonces asesora de Santiago Creel. Con la pertinente aclaración del término, adiciono que no está reconocido por la Real Academia de la Lengua Española, aunque es utilizada en contextos diferentes del suelo azteca México.

Hoy utilizo el título como ironía, porque resulta muy controversial, dudoso, incierto e inseguro, que aparezca distractores mediáticos que pudieran tener su origen en la comunicación gubernamental. Es decir, los productores de imagen institucional.

Me explico. El gobierno de la 4T en ese más de año, ha caído en contradicciones con las promesas electorales, por ejemplo en el tema de los aumentos, que desde finales del 2019 se llaman ajustes. También en el tema de inseguridad las estadísticas no solo contradicen, sino que reflejan números muy rojos.

La política internacional, por ejemplo, sigue dando de qué hablar con los migrantes de otras latitudes que pareciera se quedan en el territorio nacional. Más el ridículo internacional en el que caímos con el tema de Evo Morrales. Las modificaciones constitucionales por el nuevo Tratado México, Canadá, EU.

La falta de medicamentos en el sector salud y lo más reciente se refiere a la desaparición del Seguro Popular y cobro excesivos por la prestación de servicios de salud en instituciones oficiales.

Ésos son algunos detalles, pero usted sabe que hay muchos más temas, incluso este jueves 9 de enero, hubo una concentración en Tlatelolco, en la  CDMX, convocada por la familia LeBarón, Javier Cicilia y otros líderes sociales, que me parece es un termómetro para la caminata que se anuncia para el 23 de este naciente 2020 partiendo de La Paloma en Cuernavaca y hasta el Zócalo en la CDMX.

El sospechosismo se recrudece en las mentes de los mexicanos, cuando sabiendo de estos y más problemas centrales, ahora surgió una investigación por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCyP) del gobierno federal, por hechos que se supone sucedieron en 1990. Es decir hace 30 años.

Sugiero sospecha de distracción pública, porque a quien involucran en la real o supuesta investigación, es a una institución religiosa importante y que ya fue exhibida hasta en el Vaticano y en diciembre de 2019 aceptó haber abusado sexualmente de 175 menores, en su mayoría entre 11 y 16 años; 60 de ellos cometidos por Marcial Maciel.

Estamos hablando de los Legionarios de Cristo, ese grupo que empezó a construir su imperio desde el sótano de una casa en la Ciudad de México en 1941 y que a lo largo de su historia se ha visto envuelta en escándalos de abuso sexual a menores e irregularidades financieras.

El sospechosismo se arraiga en la mente porque el lector debe recordar que el presidente López Obrador, insistentemente acusa a gobiernos pasados de corrupción y ante la imposibilidad de cumplir con los compromisos, saca a la luz temas ocultos, quizá hasta delincuenciales, pero sucedidos hace 30 años.

Los abogados mexicanos -aún los menos preparados- saben que hay delitos que prescriben en un tiempo determinado y el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo debe saberlo, aunque infiero recibe órdenes.

Nieto Castillo es un abogado, distinguido en la academia que destacó su desempeño como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales, una unidad adscrita a la Procuraduría General de la República, del gobierno de México.

¿Distractores?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here