La traición

3921

Inicialmente la columna del periodista tapatí­o, Salvador Garcí­a Soto, Serpientes y Escaleras, me llegó por WhatsApp y al buscarla por internet la encontré en El Universal y en Zócalo.com.mx.

Confieso que me sorprendió que el tema sobre Elba Esther Gordillo se retomara un sexenio después y más por las revelaciones que el periodista tapatí­o hace en su columna publicada el pasado sábado 20 de julio.

No habí­a razón, quizá se pudo haber guardado para un momento adecuado, pero nada… aparentemente.

La columna inicia con la insistencia de la chiapaneca, ex lí­der del magisterio nacional, Elba Esther Gordillo Morales, para la producción de su video-serie donde narre su historia, su verdad biográfica desde que su Comitán, Chiapas “…hasta su caí­da, su persecución, su lucha legal y su posterior liberación y exoneración.”

En Serpientes y Escaleras, Salvador Garcí­a escribe que el dí­a del arresto de La Maestra, nunca pensó en ser detenida; Aunque sí­ comentó con familiares y amigos cercanos la posibilidad de que el nuevo gobierno ‘la hiciera a un lado’, dejando la idea muy abierta.

Ese 26 de febrero de 2013, extraoficialmente, se sabí­a que Elba Esther Gordillo vení­a de una de sus residencias en San Diego, Cal., EU., para tener una reunión con sus colaboradores más cercanos y diseñar estrategias de combate a la reforma educativa que ya anunciaba el gobierno el de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Según la nota periodí­stica, la realidad es que el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, amigo muy cercano del presidente y de la chiapaneca, habí­a invitado a La Maestra a ‘dialogar’.

La ‘colmilluda’ lideresa magisterial, nunca imaginó que su amigo Videgaray la fuera a traicionar y menos, que ya habí­an armado todo un expediente que sustentaba los supuestos: lavado de dinero, enriquecimiento inexplicable, mal uso del dinero del SNTE, asociación delictuosa, evasión de impuestos.

Como dirí­a el presidente Vicente Fox Quezada: ‘La chamaquearon’

Elba Esther, conoce bien la polí­tica a la mexicana, por lo que sabí­a que en cualquier momento habrí­a una reacción “…desde la Presidencia, pues habí­a desafiado a su antiguo amigo, Enrique Peña Nieto, al oponerse a una Reforma Educativa.” Escribe Salvador Garcí­a.

El periodista cita a Gordillo en su “…discurso en Tlalnepantla el 6 de febrero de 2013, donde dijo que ‘ni amenazas, ni nada me van a intimidar; para morir nací­, quiero morir con un epitafio: ‘Aquí­ yace una guerrera, como guerrera murió’, pues pensaba que la querí­an asesinar.”

Sin duda con esta columna del tapatí­o, el Doctor en Economí­a, Luis Videgaray, queda como el traidor, como un ingrato, como un perjuro, como un impí­o, que engañó a la chiapaneca con un “…vamos a dialogar y llegar a un entendimiento”.

La idea de la video-serie sobre La Maestra, podrí­a poner en entre dicho a toda una generación de polí­ticos mexicanos que hasta la fecha, se infiere, siguen en la nómina presupuestal de alguno de los tres niveles de gobierno, incluyendo una que otra jugosa pensión por jubilación.

La guerrera que no mataron y que estuvo bajo arresto hospitalario, podrí­a narrar muchas historias desde su ingreso a una escuela primaria como docente y como estudiante del Instituto Federal de Capacitación del Magisterio de Cd. Netzahualcóyotl, en EDOMEX, hasta su ingreso a la polí­tica magisterial con Don Carlos Jongitud Barrios, el cobijo de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) y el de los sexenios de Ernesto Zedillo (1994-2000) Vicente Fox (2000-2006) Felipe Calderón (2006-2012).

En todos los estados del paí­s La Maestra tuvo presencia con pie muy firme. No se puede obviar aquella grabación de audio donde indica, al ahora procesado Eugenio Hernández Flores, que Tamaulipas se pintara de azul para favorecer al candidato presidencial.

¿Cuántos compromisos hay pendientes para pagarle a la chiapaneca? ¿Y dónde?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí