Maribel Guardia celebra sus 60 años con foto semidesnuda

0
3948

La actriz posa en una piscina, sin ropa, ya que sólo pequeñas figuras de color azul cubren partes de su cuerpo

Maribel Guardia cumple hoy miércoles 60 años, y para celebrar con sus seguidores en Instagram, la actriz compartió una sexy fotografí­a en la que posa en una piscina, sin ropa, ya que sólo pequeñas figuras de color azul cubren partes de su cuerpo.

La también cantante acompañó la sensual instantánea con un mensaje de agradecimiento para su familia, amigos y público.

«En mi #cumpleañosdoy Gracias a Dios por la vida, salud, familia, amigos, por mi público que me ha apoyado durante todos estos años. Un regalo para todos ustedes», se lee.

En entrevista, Maribel Guardia confesó que ahora que tiene 60 años se siente mejor que cuando tení­a 20, pues en ese entonces se sentí­a fea.

«A nadie nos gusta hacernos viejos, pero por otro lado celebro estos años con una alegrí­a enorme, más que cuando tení­a 20 años y tení­a inseguridades y me sentí­a fea; si tuviera la juventud de esa época y la experiencia, ¡lo que harí­a!», expresó.

Hoy celebrará con la familia, incluyendo a su nieto que, expresa, es la luz de su vida. «Es la cereza del pastel y estoy loca por él», comentó.
Sorprende su bien cuidada figura, y la pregunta es constante:

«La gente pregunta cómo me mantengo y pues hay que cuidarse, sé que todo por servir se acaba, pero siempre hay que cuidarse».

«Me siento mejor que a los 20», asegura Maribel.

El resumen de seis décadas es positivo: Un hijo (Julián), un nieto y más de cuatro décadas de carrera sólida en México. Maribel Guardia, quien este miércoles cumple 60 años, afirma que se siente a gusto con su edad.

«A nadie nos gusta hacernos viejos, pero por otro lado celebro estos años con una alegrí­a enorme, más que cuando tení­a 20 años y tení­a inseguridades y me sentí­a fea; si tuviera la juventud de esa época y la experiencia, ¡lo que harí­a!»

Hoy celebrará con la familia, incluyendo a su nieto que, expresa, es la luz de su vida. «Es la cereza del pastel y estoy loca por él».

Sorprende su bien cuidada figura, y la pregunta es constante: «La gente pregunta cómo me mantengo y pues hay que cuidarse, sé que todo por servir se acaba, pero siempre hay que cuidarse».

Cuando era pequeña, recuerda, Maribel querí­a ser como Janet Arceo, una periodista que trabajaba en el programa «Siempre en domingo», así­ que frente a un espejo la imitaba en todo.»Siempre soñé con dedicarme a esto, pero jamás pensé que llegarí­a a México», dice la nacida en Costa Rica.

Hoy no pierde el entusiasmo ni las ganas de trabajar. En YouTube, grabaciones de «Quiero un chacalón», hecha para la obra «Cleopatra metió la pata», donde actualmente actúa y canta, suman más de 20 mil visualizaciones. «Ha gustado mucho; las redes sociales han ayudado mucho a todos, yo me divierto por ejemplo con los memes que hacen de mí­», indicó entre risas.

La primera vez que Maribel pisó México fue hace más de 40 años como concursante de Miss Universo. No ganó, pero Televisa le ofreció una beca viendo el carisma que tení­a. Pensó mucho en aceptar, asegura Guardia, pues tení­a una vida y novio en su paí­s, siendo su mamá la que terminó por lanzarla.

«Me dijo que podrí­a arrepentirme. Salí­ de mi entorno, entonces Costa Rica tení­a dos millones de habitantes y luego llegar a esta gran ciudad fue duro: viví­a sola en un hotel, en el Continental, que se caerí­a en el terremoto y el primer año me la pasé llorando. Un dí­a desperté y dije no voy a llorar más, voy a amar a este paí­s y a partir de ese dí­a flui y agradecí­ todo».

¿Alguna vez te sentiste acosada en el medio?

– Dicen que el hombre propone y la mujer dispone. Tení­a una ventaja: estaba sola y no tomaba y lo hací­a pensando en que tomar es abrir puertas y que la gente se acerque y falte al respeto. La verdad, y no digo que nunca me invitaron a salir y ligar, pero nunca a la fuerza o por un trabajo.

¿Cómo tomas los comentarios de los hombres?

– Los hombres son ‘piropeadores’, pero las mujeres se me acercan mucho a preguntarme qué me pongo o que me tome una foto con su marido. ¡Soy como la sexy familiar! Mi baile es muy sensual en los escenarios, pero las señoras son amorosas conmigo.

También creo que fue porque nunca quise hacer una villana en televisión sino telenovelas para niños, como «Serafí­n» y «Aventuras en el tiempo», donde salí­a con faldita a la rodilla, poco maquillaje y las hice porque mi hijo estaba chiquito y podí­a llevarlo a la escuela.

¿Qué te ha sucedido cuando estás con el público?

Una vez, tras un palenque, era madrugada y no habí­a ni cenado. Entré a un restaurante y todo el lugar se paró; no habí­a celulares para fotos sino que era de autógrafos y los di uno por uno. Cuando empecé a comer se levantó una niña para pedirme que le pusiera fecha al autógrafo que hasta beso tení­a, fue cuando el papá me comenzó a mentar la madre y a decirme cosas. Tuve que irme del lugar sin comer.

¿Alguna vez te han invitado a lugares raros, quizá del narco?

Mi marido y yo no aceptamos cantar en casas particulares, sólo palenques, teatros o así­ y es para protegernos.

¿Cómo fue la experiencia en tus inicios en el cine?

Con Luis Alcoriza tuve una pelí­cula [«Terror y encajes negros»]. Un dí­a me invitó a comer y le dije que no porque habí­a ido con Gonzalo Vega ¡y canceló ese dí­a el llamado y se fue a casa! Creí­ que querí­a algo mí­o, pero no era así­. Fue una pelí­cula que cambió mi vida y me puso en otro target.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here