Tamaulipas, politizado en todos los frentes

La nota se ha leído 4231 veces

En términos de operación obradorista,  el único que se está moviendo, con el permiso del alto mando federal, es  José Ramón Gómez Leal. En la esquina de enfrente, de manera soterrada, los  azules de palacio, crearon 14 zonas  donde buscan hacer ruido  hasta con bingos.

Algunos dicen que a los morenos les hace falta estructura y operadores. Pero, el  2019, podría ser, una segunda edición del 2018, donde  el alto posicionamiento de AMLO y sus programas sociales, empuje al triunfo  a sus candidatos.

¿Será verdad que a  AMLO, le está haciendo falta gente en el territorio?  De ser así, los únicos que en este ámbito,podrían equilibrar la balanza, serían los candidatos. Un factor  muy adverso, para la causa del PAN cabecista, son los frentes internos que trae en ciudades como Nuevo Laredo, Matamoros y en Reynosa.

La contienda por el Congreso local que se avecina, será a ras del suelo. Con nuevos personajes, y en un escenario diferente a la lucha presidencial, ¿lo lograrán de nuevo, los de MORENA?

El pasado jueves,  José  Ramón Gómez  Leal, se apersonó en el bloqueo carretero, protagonizado por  grupos campesinos,  a la altura de la Bodega La Herradura, en el municipio de San Fernando.

En una manta de tres metros de largo y con letras color ladrillo obradorista, los ejidatarios se le fueron al cuello al gobierno federal, reclamando reivindicaciones económicas, en el proagro y el mejoramiento al precio del sorgo, entre otros. Ahí mismo, según el video, el JR llegó a un acuerdo con los agricultores. Desbloquearon el paso federal. Pero la escencia de todos estos hechos, tiene un fondopolítico, y es el siguiente:

Durante  las recientes  semanas, el gobierno panista  se ha encargado de prender fuegos, en sectores  estratégicos, donde se culpa  al gobierno obradorista  de todos los males, habidos y por haber. No es casualidad, que en el diálogo que sostuvo el JR  con los productores  rurales,  haya brillado por su ausencia, la autoridad estatal.

De igual manera en el tema de las maquiladoras, donde astutamente  la administración  de los  vientos  azules,  se ha replegado tácticamente. Y al mismo tiempo,  ha buscado arrinconar al gobierno obradorista, responsabilizándolo  de las huelgas obreras. Y de buscar  la desestabilización  de la principales industria  en la frontera.

El sector magisterial, también  es, políticamente hablando, un material inflamable. Y en cualquier momento, puede prenderse la mecha, por el lado de la falta de pagos, o cualquier otro pretexto.

Pero  el ámbito de los conflictos  sociales, y su contaminación con la lucha partidista que se avecina, entre  MORENA  y el PAN, es apenas un ángulo de la guerra generalizada, por el poder político.

En el terreno mediático, se  vive también un forcejeo por hacer prevalecer  enfoques, y posicionamientos. En este caso,  las versiones de algunos medios impresos, y de algunos portales  de internet, alineados con el PAN-gobierno, contrastan con la tendencia  y con las críticas  de las redes sociales, donde  el rechazo contra la falta de trabajo y voluntad  política  del actual sexenio cabecista,   es más que elocuente.

Un tercer frente, se localiza en la operación   de los programas sociales. En este sentido, la campaña que trae en el estado, el Delegado José Ramón  Gómez  Leal,   se hace sentir por todos lados. La gente, está  respondiendo  con entusiasmo. Y  se ve que a lo largo de este mes de febrero, seguiremos viendo  la afiliación  masiva de adultos mayores,  madres de familia  y de jóvenes estudiantes  o desempleados.

Aquí, en este terreno, el de la política social, que tanto le interesa al gobierno de la república, se ve con claridad, que el obradorismo ha rebasado  a las despensas  del sexenio cabecista. Aunque tampoco se puede subestimar la capacidad  de los azules, para condicionar y tratar  de cooptar  el sufragio, ya desde ahora. Se rumora, que un día antes  de la elección,  los de los vientos sin cambio, van a tratar de sobornar  a los ciudadanos  del campo y de la ciudad, a billetazo limpio. Es decir comprando abiertamente los votos.

La guerra política entre el obradorismo y el cabecismo, pasa también por  la gestión del presupuesto. En este sentido, se puede decir que  el gobierno estatal carece  de interlocutores  y negociadores  de  alto nivel,  con el gobierno federal.  Sus  legisladores  federales, en el senado y el la bancada de la cámara baja, no ayuda  de mucho.

Si a esto le agregamos los agrios desencuentros  entre el gobierno cabecista  y el legislador  Ricardo Monreal, líder  de MORENA  en el senado de la república, entonces  tenemos que, en términos de dinero público,  la marca Tam del panismo, ya no tiene  acceso a las generosas  bolsas de billetes,  que llegó a tener a su disposición, en el gobierno peñista.

Así están las cosas en Tamaulipas.

Mientras tanto la confrontación entre el obradorismo y el gobierno estatal,  sigue  su curso. Por cierto, ya están apareciendo  los primeros candidatos  de MORENA   en el estado, y  hasta ahora, según se observa, tienen mayores  posibilidades  de triunfo. Pero habrá que ver, finalmente como quedan los contendientes.

——–ZAFRA  IFORMATIVA——–ZAFRA   INFORMATIVA—ZAFRA INFORMATIVA-

Desde  la semana pasada,  Martha Guevara de la Rosa, se despidió  con un pastel  de la Delegación de PROFECO. No se sabe  aún quien será su relevo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here