Un año sin Nevith, el periodista Guache. ¿A quién temen los fiscales?

La nota se ha leído 1384 veces

Es probable que este 24 de agosto se concentren en Tejupilco los miles que acompañaron el féretro de Nevith Condés Jaramillo hace un año. El periodista Guache, le decían. Aquella fue una expresión masiva de empatía con un reportero asesinado, pocas veces vista en México.

El motivo para pedir justicia otra vez es el prolongado y sospechoso silencio de las fiscalías estatal y federal, comentan entre ruidos sordos. lugareños y sus colegas. Lo emblemático del caso ya atrajo la atención del organismo internacional Justice for Journalist.

Cuatro pistas

Ese silencio oficial confirma la impunidad que rodea a la mayoría de los 27 asesinatos de periodistas y comunicadores en México desde diciembre de 2018 a la fecha, pero este caso refleja algún tipo de prevención o miedo de las dos fiscalías en rededor de las cuatro pistas de investigación del Caso Nevith, cuyas carpetas de investigación comparten:

Vista previa de imagen

Una. Por su labor como periodista que derivó en varias amenazas y en un altercado con actual presidente municipal de Morena, Antony Domínguez Vargas, también desde que era diputado priista.

Dos. Por su labor como periodista al hacer seguimiento del helicóptero, probablemente derribado, en El Rincón de Cristo, municipio de Sultepec en junio de 2019, caso tampoco esclarecido.

Tres. Por su labor como periodista que podría haber enojado y causado confusión a algunos de los mandos locales de los dos grupos delincuenciales (CJNG y La Familia que se disputan esa zona de tierra caliente) porque su cuerpo mostró haber sido torturado (100 heridas exactas en la espalda con utensilios punzantes y punzocortantes) y 47 más en otras partes, incluidas dos puñaladas mortales en el tórax y en la garganta.

Vista previa de imagen

Cuatro. Por otras causas. Hipótesis prefigurada desde el inicio, porque le desaparecieron el teléfono celular y porque la cantidad de heridas es indicativa de violencia extrema y ensañamiento (aumentar el castigo) ya por hacer confesar algo o por enojo extremo contra la víctima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here