Exponen en la UAT tema de obesidad como factor de riesgo por COVID

0
1817

Tampico, Tamps.,  6 de Junio del 2020. – Con el paso de las investigaciones derivadas de la pandemia COVID-19, a nivel internacional se empezaron a tomar en cuenta factores como la obesidad en los pacientes que dieron positivo al virus.

Así­ lo refirió la Dra. Alicia Rodrí­guez Briseño, durante la ponencia “Obesidad Metabólicamente Enferma, COVID-19 y Alimentación”, dictada ví­a remota para la Facultad de Medicina de Tampico de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

La Doctora en Nutrición Clí­nica, Investigadora y Docente de Posgrado del Hospital Central Sur de Altas Especialidades de Pemex, explicó que luego de los brotes de COVID-19 en China, Italia y España, fue hasta la propagación del virus en Estados Unidos, cuando los cientí­ficos empezaron a estudiar la obesidad como otro de los aspectos riesgosos en los pacientes positivos a COVID-19.

“Es un error usar el índice de Masa Corporal (IMC) como un predictor de obesidad. Ya que no puede predecir el peso. Y la obesidad es un incremento entre el tejido adiposo y nos lleva a un estado inflamatorio de bajo grado”, indicó.

“Hay una proteí­na mitocondrial que se encarga de regular el tejido adiposo, cuando los pacientes carecen de esta proteí­na empieza a haber una expansión de tejido adiposo disparada”, dijo, tras añadir que “un paciente delgado puede ser también con obesidad metabólicamente enferma”.

“La prevalecí­a de obesidad es muy alta en el mundo y México se encuentra en los primeros lugares a nivel mundial, y esto es muy preocupante. El 72.7% de pacientes adultos padecen obesidad”.

“La obesidad es un gran predictor para complicaciones en el paciente con COVID-19. Se complican estos pacientes, porque ya presentan un descontrol metabólico, hay una invasión de citocinas pro inflamatorias, van a tener limitado el flujo respiratorio, la pared torácica va

a estar reducida, y van a tener una reducción también en el diámetro de la ví­a área. También hay cambios en las propiedades contráctiles del musculo respiratorio”, explicó.

“En China los primeros casos de COVID-19, los pacientes que tení­an el peor pronóstico, eran pacientes adultos mayores, pasó lo mismo en Italia y España. Obviamente presentaban diabetes, hipertensión o enfermedades cardiacas. En Estados Unidos, se empezó a registrar el peso, y vieron que los pacientes que presentaban obesidad, eran los que tení­an un peor pronóstico para esta enfermedad”, señaló.

Apuntó que el hallazgo fue que pacientes de 20 a 45 años fueron prevalentes a mayores riesgos, y a requerir soporte de respiración respiratorio, “esto realmente es un problema, nos está diciendo que, más que la edad, es la obesidad metabólicamente enferma la que está llevando a los pacientes, a un peor pronóstico en esta infección de COVID-19”.

“Tiene mucho que ver, con la lipotoxicidad, con la glucotoxicidad y la inflamación que estos pacientes presentan. Lo que puede llevar a resistencia a la insulina, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, entre muchas más”, concluyó.

Cabe señalar que la Dra. Alicia Rodrí­guez Briseño, es Maestra en Nutrición por la Universidad de Barcelona, España y Doctora en Nutrición Clí­nica por la Universidad Anáhuac de la Ciudad de México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here