Alito: El besamanos con El Presidente…

La nota se ha leído 886 veces

Tarde pero sin sueño: Quien fue el priísta que nos aseguró que el mayor de los defectos de la élite, en esta marca, es la exacerbada disciplina con las instituciones. Retomamos el caso porque, como nos debemos a los lectores, ellos reclaman que explique la reciente reunión de gobernadores tricolores con Andrés Manuel López Obrador.

Luego de un silencio de semanas, de pronto encontraron en el INSABI, el pretexto perfecto para acudir a Palacio Nacional para que el mandatario les preguntara la hora y responder en coro: “La hora que usted diga Sr. Presidente.

¡Besamanos! Dedujeron los priístas de pie, a modo de  pregunta o de afirmación, pero los hechos, las fotos, los videos, las declaraciones, ahí están.

Y es que las imágenes, los antecedentes de los presentes, dan para considerar que el ritual del “besamanos-disciplina” no se ha movido ni un 16 y si quieren más pistas, se las pongo sencilla.

La selfie que el hoy dirigente nacional Alejandro Moreno Cárdenas se tomó un 4 de diciembre de 2018 con AMLO -feliz, feliz, feliz- durante la Conferencia Nacional de Gobernadores.

1.- Nada tiene de especial, de no ser porque un año antes,   “Alito” decía de todo tipo de “lindezas” contra su hoy mejor amigo. Dónde quedaron las afirmaciones de 2017, contra el tabasqueño; dónde, las duras y rudas, incluso maledicentes expresiones.

2.- Por eso, quienes damos seguimiento del comportamiento histórico de los políticos, no nos extraño que los gobernadores priístas acudieran a dialogar, recibir indicaciones, dar sus opiniones o lo que usted considere.  Todos, menos la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlochi, quien no pudo asistir por una cuestión médica.

3.- Los más felices y por algo será, fueron Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México; Alejandro Murat, de Oaxaca; Omar Fayad, de Hidalgo; José Ignacio Peralta, de Colima; Miguel Ángel Riquelme, de Coahuila; así como Marco Antonio Mena, gobernador de Tlaxcala; de Sinaloa, Quirino Ordaz y Héctor Astudillo Flores, de Guerrero.

4.- Y ya se imaginará los rollos. Que están haciendo equipo, que están listos, que los gobernadores al lado del Presidente en las cosas buenas y todo el rosa que usted quiera agregar  en un evento que algunos llaman estrategia, pero, para los de bronce, se quedan las tristezas y las banderas percudidas.

5.- Qué tienen que perder los gobernadores de Insurgentes  presentes. Mucho sin duda y por eso, el voto incondicional Pro Insabi es con el mandatario, un jefe de estado que eso si, cada vez que se reune con ellos, nadie le hace caras y menos gestos, porque seguramente, saben a que se atienen.

6.- Tienen los gobernadores hasta el 31 de enero para firmar con el Instituto de Salud para el Bienestar y ceder en buena medida el control de sus activos físicos, a cambio de mantener el flujo de recursos para la salud de las entidades.    Y en este plano, solamente Acción Nacional se ha mantenido firme.

7.- De Alejandro Moreno, muchos quieren respuestas. Dónde quedó el agresivo político que apenas hace dos años y meses, no perdía la oportunidad en gritarle:  “En Campeche va a encontrar  -AMLO- la horma de su zapato. Y si no lo educaron en su casa, aquí lo vamos a educar».  

Hasta a mi me da pena ajena recordar lo que decía y que, con el paso de los acuerdos, se tranformó en lo que Manuel Camacho Solís sostenía, “de la nada las cosas se resuelven”, por amor o por temor.

8.- Ahí están las señales cruzadas: Mientras los de arriba hacen  acuerdos con singular alegría, para la protección de sus intereses, los de abajo, definitivamente no comprenden que primero son sus dientes y luego sus parientes.  

Textual: El gobernador de Hidalgo, Omar Fayad jura que  durante una reunión con el Presidente se aclararon todas las dudas sobre el sector salud.

Igual nada tiene de especial, pues el siempre ha sido muy amoroso, nadie lo duda después de ver la selfie que en la tradición se tomó.

Lo mejor de cada casa…

Pero mientras eso sucede, en las grandes ligas dos temas directos que ligan a México con los Estados Unidos. Una aparentemente buena y otra para la relexión.

La primera que 425 días de que se firmó en Argentina el T-MEC, el Presidente de Estados Unidos ratificó el tratado con el que se espera, existan mejores condiciones de vida para toda la región, aumento de salarios, inversiones y condiciones de respaldo para todos, donde queda pendiente la ratificación de Canadá.

La segunda es que duro y rudo tambien sonó el mandatario norteamericano, quien en un evento de campaña confirmó para sus electores que México construyo con el ejército el muro para contener a los migrantes.

Nostra política.- Y se acabó enero…

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here