De la mano de Papá Mago…

0
1515

Cada fin de año realizamos una lista mental de lo vivido y no es malo. Lamentablemente estamos diseñados genéticamente y programados socialmente para ponderar, en grado superlativo, lo negativo, y lo pernicioso, siempre deja mayor huella.

En todos lo sentidos, en las emociones, fí­sicamente, en el acumulamiento de años y sin embargo, esta vez quiero hace una nueva alianza, pensemos en todo lo positivo para hacer meyor equilibro.

Busco en mi corazón y tiene muchas razones para parecer una uva pasa. Algunos de mis amigos de juventud y   correrí­as periodí­sticas ya no están. “Le Armandé”, “Gansito”, “Pototo”, están ahora, en algun lugar observando y corriegiendo.

Familiares tan recordados, apostoles de mi vida, que pasarí­an de Mama Munda, a Papá Toño, a Don Ambrosio y el más importante de todos, este dí­a: Don Margarito, ese guerrero de la vida que se convirtió en ángel hace ya 10 años.

Que duele por egoí­smo, Sí­.  Pero también en el tiempo, la rabia se vuelve agradecimiento y correspondencia obligada por su rectitud, valentí­a y pasión familiar sin lí­mites.

Apenas hace unos dí­as me enteré que en la historia familiar, no existió un ívila con tal capacidad arbitral, que ahora entiendo, por qué fue gestor de todo los bueno en La Villa de su tiempo, en el Matamoros de su época.

Por eso, hoy no quiero estar triste. Mago no está, pero me dejó a Lalo y a Doña Paula para alegrarme del humor especial de los Pérez. Entonces, todo para adelante, que toca ahora honrar con acciones, más que con palabras.

Ustedes pueden hacer lo mismo. Hacer un recuendo de lo  bueno, aun en lo negativo. Claro, tendremos en 2020,  mayores problemas económicos que sortear, hijos por impulsar y no hay más que ponerle el pecho a la nueva circunstancia nacional.

Que los compomisos no cumplidos, que la gasolina, que el IEPS, que se rí­en de nosotros todos los dí­as, que no corresponden a lo ofrecido. ¿Y? Claro que importa, pero considere Usted que, vale más la capacidad de reinventarnos, que toda una avalancha de insatisfacciones.

Que no hay dinero. Entonces porque las filas interminables en los puentes internacionales con Estados Unidos. Así­ que tranquilos que nuestra nación y nuestra vidas, no van a perecer en un sexenio.

No sobreviviremos todos, pero si estamos ciertos que haremos todo lo que nos toque, para poner a salvo a nuestras familias. Alguna vez lo dijimos, no es lo que ellos desde el “pulpito del poder” hacen en nuestra contra, si no la parte de suavidad que nosotros le ponemos a las decisiones.

Pero bueno, aquí­ vamos. Haga usted su lista y encontrará muchas luces encendidas, entre tanto farol apagado.

Decí­a Sócrates: “Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta”.

“Ningún hombre conoce lo malo que es hasta que no ha tratado de esforzarse por ser bueno. Sólo podrás conocer la fuerza de un viento tratando de caminar contra él, no dejándote llevar, añadí­a Clive Staples, quien tambien sostení­a.

“No creo que Dios quiera exactamente que seamos felices, quiere que seamos capaces de amar y de ser amados, quiere que maduremos, y yo sugiero que precisamente porque Dios nos ama nos concedió el don de sufrir; o por decirlo de otro modo: el dolor es el megáfono que Dios utiliza para despertar a un mundo de sordos; porque somos como bloques de piedra, a partir de los cuales el escultor poco a poco va formando la figura de un hombre, los golpes de su cincel que tanto daño nos hacen también nos hacen más perfectos”.

Y más en nuestro tiempo pues Martin Luther King explicaba.    Me niego a aceptar la idea de que la humanidad está trágicamente vinculada a la opaca medianoche del racismo y de la guerra, que hacen imposible alcanzar el amanecer de la paz y la fraternidad.

Suena todo romántico, pero no es así­. La idea, este 30, es simplemente buscar en el desorden, en la utopí­a, en el vandalismo del mundo y la nación, un poco de equilibro y amanecer fuertes para no quedar a merced de todo lo malo.

Desafortunadamente, “el equilibrio de la naturaleza estipula que la super-abundancia de sueños se paga con el aumento de las pesadillas”, esta última es de Carrel.

Oremos: “Yo Pecador: Yo confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa Marí­a siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí­ ante Dios, Nuestro Señor. Amén”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here