Fue a la morgue a despedirse de su hija y estaba viva

0
2862

Buenos Aires, Argentina.- Luz Milagros nació el pasado 3 de abril de 2012 con solo seis meses de gestación. El personal de pediatrí­a la dio por muerta y la mandó a la cámara de refrigeración de la morgue. Diez horas después, su madre fue a despedirse de ella y encontró que todaví­a seguí­a viva.

Hace siete años, Analí­a Boutet -que en ese entonces tení­a 30 años- quedó embarazada de Luz. En unos de los controles, los médicos del Hospital Perrando, de Chaco, le dijeron que habí­a desarrollado una complicación conocida como “placenta previa oclusiva total“, por lo que la vida de su hija corrí­a mucho peligro y debí­a nacer por cesárea.

Sin embargo, nació cuatro dí­as después por un parto natural sumamente traumático, según contó Analí­a a Infobae. La mujer dijo que cuando Luz nació, el personal de pediatrí­a se la llevó rápidamente de la sala. Dos horas después una enfermera regresó, pero esta vez con las manos vací­as y diciéndole que su bebé habí­a fallecido.

La mujer relató que el nacimiento de Luz se complicó por culpa de varios errores médicos que se cometieron en el proceso.

«Hicieron todo mal desde el principio“, asegura a Infobae Boutet. “Me hicieron tacto varias veces, por más que yo les decí­a que miraran mi historia clí­nica y no lo hicieron. En uno de los tactos siento que me rompen la bolsa. Le avisé a la doctora y me contestó que estaba equivocada, que me habí­a hecho pis. ¿Cómo iba a estar equivocada? Yo sabí­a lo que era romper bolsa, si ya tení­a cuatro hijos“.

Según el relato de Analí­a, una de las dos doctoras que asistió en su parto le puso una chata y le dijo a la otra: “Dejala, que lo expulse sola“. “Yo tení­a un cansancio terrible, vomitaba algo verde, querí­a ayudar a nacer a mi hija pero me era imposible“, recordó Boutet.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here