El COVID-19 ha modificado el proceso de duelo en la sociedad

0
1614

El tema fue abordado en el panel “Actualidad y Perspectivas Sobre la Nueva Normalidad”, organizado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Victoria (FDCSV) de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

Cd. Victoria, Tamps., 06 de Agosto del 2020. – Debido a las medidas sanitarias establecidas para frenar la pandemia COVID-19, el duelo que vive una persona al perder un ser querido ha cambiado, ocasionando con ello, que el proceso sea más tortuoso, aseguró el psicólogo Francisco Alaí­n Mendoza Soto.

Vista previa de imagen

Al dictar la charla “El duelo durante el distanciamiento social por COVID-19”, el expositor habló de las opciones que puede tener una persona, que no vivió un proceso de duelo pleno por la pandemia.

El tema fue abordado en el panel “Actualidad y Perspectivas Sobre la Nueva Normalidad”, organizado por la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de Victoria (FDCSV) de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

Dijo que la pandemia ha traí­do como consecuencia muertes y enfermedades que no se esperaban, “y se adhiere una vertiente más en el proceso de adaptación de pérdida que conocemos como duelo, y esta particularidad la conocemos como distanciamiento social”.

Vista previa de imagen

Mencionó que el duelo tiene fases como: la negación, el enojo, negociación, depresión y aceptación. Sin embargo, señaló que hay factores como los circunstanciales, que vienen a complicar el proceso de duelo.

“La falta de apoyo que estábamos acostumbrados a percibir después de una perdida. La manera en que solí­amos despedir a nuestros seres queridos ha sido modificada, antes era velar al ser querido en compañí­as de más seres queridos, de esta manera, por medio de abrazos y consuelo, era la forma de que el proceso de duelo iba mitigando el dolor emocional”, apuntó.

Vista previa de imagen

“Las exigencias sanitarias han limitado las expresiones que validan el dolor y el sentimiento de pérdida. Por lo que es necesario innovarlo, y crear rituales funerarios no solo en fallecimientos por COVID-19”, agregó.

“Se sugiere realizar actos simbólicos o actos que permitan el deshago de emociones. Una opción es una carta familiar o un altar. La carta puede compartirse en grupos de familias. El altar, es un homenaje simbólico, que permite el la aceptación del fallecimiento”, concluyó.

Cabe mencionar que el expositor es Psicólogo Clí­nico, Coordinador de Atención Psicológica en la Comisión Estatal de Atención a Ví­ctimas de Tamaulipas y estudiante de la Maestrí­a en Administración Pública y Ciencia Polí­tica de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales-Victoria de la UAT.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here