Amlo impulsa el cambio en morena, a través de  Díaz Durán

La nota se ha leído 4152 veces

Ayer, en un video difundido en todo el país, y que seguramente es apenas el inicio de  una campaña nacional, el político, politólogo y escritor mexicano, miembro cofundador de MORENA, Alejandro Rojas Díaz Durán,  dio a conocer su renuncia como senador suplente  de Ricardo Monreal.

Ahí mismo  anunció que da inicio a  un  recorrido por la república, donde buscará  el apoyo de los ciudadanos, para lograr el liderazgo del Movimiento Nacional de Regeneración Nacional. Este proceso de renovación, tendrá su punto culminante en noviembre de este mismo año.

De esta manera, Alejandro le está ganando la jugada al grupo Polevnsky, que  pretendían expulsarlo de  sus filas, después  de que, el alumno de  Porfirio Muñoz Ledo, les  ha estado haciendo fuertes  señalamientos, por antidemocráticos, y fuertes sospechas de venderse  a los gobernadores  en turno, como  es el caso de Tamaulipas.

Dura la pelea que se le viene encima a Polevnsky, pues  Díaz  Durán no es ningún flan, sino todo lo contrario. En primer lugar, es un hombre preparado en ciencia política, administración pública, filosofía y periodismo.

Pero lo más importante, es de qué grupo emerge, y al cual se debe. Analicemos de quien es el mejor amigo, y el mejor alumno: amigo de Ricardo Monreal, líder  indiscutible del senado de la república, y  el mejor alumno de Porfirio Muñoz Ledo,  el gurú político que AMLO ha colocado al frente de la cámara de  diputados.

Yeidckol se está peleando con los dos estrategas más relevantes  del Congreso de la Unión. Es decir, se está aventando un pleito, con el grupo político de mayor peso, en el tablero obradorista.

Por cierto, hablando  del tema Polevnsky, y más específicamente de su candidato Miguel Barbosa  en Puebla, ¿se acordará  Barbosa, que en Octubre de 2015, todavía desde el PRD, declaró  al Diario  Reforma, que AMLO era un populista y un simulador, pues a raíz de que Obrador visitó al Papa, era señalado por el actual candidato moreno en Puebla, y entonces coordinador de la bancara perredista, como alguien que buscaba capitalizar al  Vaticano, en su carrera rumbo a la Presidencia?

Claro, que en aquel entonces, Barbosa comía de la mano de Enrique Peña Nieto. Esos son los amigos  de Polevnsky, los peñistas, y sobre todo los salinistas. Pregúntele a Raúl Salinas, de que whisky le sirvieron a Yeidckol, cuando ambos  brindaron en la misma mesa, en el cumpleaños de Diego Fernández  de  Cevallos.

Con estos antecedentes, ahora nos podemos explicar, porque las justas  críticas  y señalamientos contra Polevnsky, no solo han continuado, sino que han subido de tono. Es decir, Rojas Díaz Durán ha estado muy cercano al Presidente  AMLO, y sí anuncia que  se lanza, es porque el primer jefe del país, lo está avalando. Así de claro.

¿Y a Barbosita cómo le irá  en Puebla? El PAN ya no gana, pero, pero, podría haber voto cruzado a favor de un tercer partido. Upsss.

–“MI PARTIDO ME ORDENÓ QUE NO DEJARA ENTRAR A LA PRENSA”,  DIJO AOYAMA—

En un inicio,  pensé que este chavo, jefe de Prensa de MORENA, era más honesto y que verdaderamente  tenía principios  ideológicos consistentes.

Creí en su valía política, como titular  de la cartera de divulgación, en un partido de izquierda amplia y democrática. Esta era la imagen que había proyectado MORENA,  entre la sociedad, al culminar el proceso 2018.

Aoyama solía invitarme vía  Whatsapp a las conferencias  y  en una ocasión, hasta me llegó a solicitar  apoyo para una entrevista con la senadora  Guadalupe Covarrubias, a la cual, aunque no lo confiesa, parece que le tiene fe como futura candidata a gobernadora.

Posteriormente este  Guillermo Aoyama, o Memo Aoyama,  se creció. Ya no era aquel especie de sacristán que llegaba para preparar  las misas mediáticas con los “sacerdotes” morenistas.

El   “Camarada” Aoyama, empezó a contaminarse con la ambición política, la misma ambición que empezó a retozar en el Comité  estatal de su partido. A tal grado llegó su artesanal avaricia política, que  lo llegaron a incluir en las listas para una diputación local, imagínese  la locura que se llegó a apoderar  de la burocracia morenista, en la cúpula de la membresía Polevnskiana.

Se emocionaron, y  llegó el momento en que se olvidaron de que eran  los que más cordura deberían demostrar, como dirigentes estatales…, y  nada,  fueron los que encabezaron el desenfreno político y  la calentura por  las candidaturas.

El colmo con este joven burócrata de la dirigencia MORENA,  fue el día en que arribó el Delegado enviado desde el CEN, Marco Cruz Martínez. Ese día, en el salón del  hotel Santorín,  los morenistas afines  a Polevnsky montaron la primera farsa, a la que le seguirían muchas, todas enfocadas a destruir la unidad de este partido en el estado.

La tarea formal de Cruz Martínez, era la de ser árbitro del proceso interno, pero se puso la camiseta de uno de los equipos, y con ello, operó como un jugador dopado, o sea como juez y parte. La consecuencia, fue que en lugar de fortalecer a MORENA, lo resquebrajó.

La culminación de esta labor de división y debilitamiento, culminó  con la que llevaron a cabo en el Salón  Las Fuentes. Solo acudieron los alcaldes  de  Güemez  y Cruillas.   Y para colmo, Polevnsky los dejó solos.

Se sabe que la Yeidckol solo viaja a Tampico, para reunirse con el empresario Álvaro Garza Cantú, supuesto padrino de Héctor Garza  el Guasón, aunque, con un poquito  de perspicacia, podemos llegar a  la conclusión de que, Alvarito quiere en realidad para él  la gubernatura, con el apoyo de su poderoso  hermano Ramiro. Aunque no se animan a sacar la cabeza, porque no quieren meterle un solo cinco al proyecto. Tienen  fama de que les duele el codo. Y prefieren, llegado el momento, ir a la segura.

Los hermanos  Garza Cantú  han tejido también alianzas  de negocios con el gobierno estatal panista. Si alguien  entrevista a Álvaro sobre el escenario tamaulipeco, pues habla maravillas  del progreso del sur, y describe  toda la parte bonita del asunto, ocultando  la costra de la inseguridad.

Al fin empresarios de alcurnia, no quieren arriesgar nada, hablando de temas  perdedores, y buscan colocar sus fichas en varios lados. Aunque, al menos  en apariencia, el plan A  de Álvaro, es el Guasón. En otros tiempos, cuando fue candidato del PRD  a la gubernatura, Álvaro pudo haber llegado, pero  le volvió a ganar  el síndrome regio de la tacañería. Hoy cultivan la amistad  de Polevnsky, y buscan beneficiarse  del agua revuelta en Tamaulipas.

Pero, volviendo con el tema de la supuesta  reunión  de unidad de este fin de semana,  lo peor, es que no permitieron el ingreso de la prensa. Le llamé a Aoyama, y le reclamé  su actitud  de no permitir  la entrada de los periodistas:

—-Como es posible que, tu que te dices  de izquierda y  afín a las ideas democráticas, incurras en una actitud  de segregar  a los medios de comunicación que seguimos desempeñando un papel importante, entre el poder político y la sociedad civil.

Me dijo textualmente: “Yo solo recibo ordenes de mi partido. Y desde México me ordenaron que no dejara  entrar a la prensa”.

Ahora se sabe que, Polevnsky y el gurú Héctor  Díaz  Polanco, ordenaron, meter cerrojo a la reunión de las Fuentes. Una reunión morenista, que fue de todo, menos de unidad.

Obviamente, la hipotética debacle del morenismo en el estado, trae  super contentos a  los panistas.  Acaban de publicar una foto  en las redes, donde aparecen todos los candidatos en la foto, o sea el mensaje para MORENA, no puede ser más  elocuente.

Pero la cosa  no paró ahí, pues  en una fiesta  de este fin de semana  en el Casino Victorense, se dice que el doctor  Xico y  Arturo Soto, andaban eufóricos  y burbujeantes, prodigando abrazos, a diestra y siniestra.

Arturo Soto  ya  se siente seguro de derrotar  a Irma  Sáenz  Lara, y en su caso, la que en un inicio era vista como una desconocida, la parienta Pilarica Gómez  Leal, hoy, según algunos de sus seguidores, piensa que va a derrotar  al dirigente  estatal moreno José  Antonio Leal Doria.

Y es que, con los  candidatos que sacaron los morenistas, al menos en la mayoría de los distritos, no tienen que los avale, más que la marca AMLO… nos preguntamos si esto les va ser suficiente,  sobre todo, si  ya no van a contar con el apoyo  de los  grupos  operadores, que metieron el hombro en la federal del 2018.

Hoy, muchos de ellos, aquí en Victoria, como el grupo de Vanessa  Mata  y Lalo   Gattas,  no creemos que se vayan a ir con el PAN, pero sí se van a subir a la  barda. Y todo por la soberbia con que han sido tratados. Y es que  hay algo que  los polevnskyanos se niegan a aceptar: de ese  más del 48 por ciento  que obtuvo AMLO en Tamaulipas,  cuyo equivalente fue  de 784 mil 984 votos, el 90 por ciento fue de la sociedad civil, y de todos los ciudadanos libres, muchos de ellos  que antes habían sido apáticos al tema electoral. Solo el diez por ciento fue de MORENA. Ese es el riesgo de que hoy estén cerrando el partido a toda la gente.

Imagínese si en el 2018, AMLO logró  derrotar al gobernador García Cabeza de Vaca, que había  obtenido en 2016, una elección histórica  de 721 mil 049 votos, en las elecciones  por el Congreso local que se avecinan, las dos marcas, la de AMLO y la de CV vuelven a estar en juego, cuál va a ser el resultado?

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here